30 ago. 2006

Japón 06. Cuartos: Francia-Grecia. Para echarlos a los leones

Los técnicos de scouting de USA intercambiaban sonrisas y bostezos mientras veían jugar (lo de jugar es un decir) a Francia con Grecia en los cuartos de final. Desde luego, parece que el mundial está preparado para facilitar que nadie pueda hacer sombra a los norteamericanos antes de la final.

Si ayer mismo la cara que tenían los técnicos norteamericanos era de susto al ver jugar a España, primero, y a Argentina, después, la de hoy dejaba claro que tanto en cuartos como en la semifinal USA no tendrá que despeinarse siquiera para ganar.

Los alemanes no deberían haber pasado siquiera a la segunda fase. Angola hizo méritos sobrados para ganarles. Alemania debería haber perdido el partido antes de las prórrogas. De hecho, a Nowiztki le dieron como tiro de tres el lanzamiento de dos que les permitió jugar las prórrogas. No obstante, fueron los angoleños los que tiraron un partido en el que demostraron hacer más méritos. Igual ocurrió con Nigeria, que tampoco supo jugar sus bazas en el final de partido. Es decir, Alemania es Robin Hood Nowitzki y cuatro amigos. No es un equipo serio para estar en cuartos, no digo ya siquiera en semifinales.

Pero es que, tras deshacerse de Alemania, a USA le espera en semifinales una Grecia de espanto. La eliminatoria contra Francia parecía un partido de pretemporada de LEB (con mis respetos para los equipos LEB). Qué sopor, dios mío... Alguien podría decir aquello de que las defensas se imponían a los ataques, pero es que las defensas no eran especialmente buenas. O se podría decir que el ansia de ganar les hacía fallar más de la cuenta, pero es que parecían dormidos los dos equipos. Parecía imposible fallar tantos tiros fáciles en ambas canastas.

De acuerdo estoy con Itu en sus acaloradas críticas al entrenador francés Claude Bergeaud, empeñado en hacer jugar de base a su mejor jugador, Diaw, en lugar de proveerle de balones para que anotara algo él, vista la inoperancia del resto de su equipo en ataque.

Además, Bergeaud solamente se había llevado a japón un base, pues los supuestos reservas de Parker eran Gomis y Bokolo, cuando ninguno de los dos es un base puro y, además, Bokolo es puro talento atlético pero muy verde como jugador de baloncesto. Para tener al menos un base de verdad a última hora incorporó a Jeanneau, un jugador que no parece un superclase y que, desde luego, no sigue el perfil de jugador atlético que predomina en la selección francesa. Sin embargo, para no haber entrenado más que unos días con la selección, el papel del base blanco me ha parecido bastante digno dadas las circunstancias y su falta de ritmo y acoplamiento. Lo que no se entiende es que no hubiera estado en la lista inicial y se jugara toda la dirección de equipo a la mera presencia de Parker.

Grecia, al fin y al cabo, ha demostrado tener más saber hacer que Francia. Haciendo un partido nefasto, han sido menos malos que su rival francés. Han tenido algo más de cabeza, se han jugado menos malos tiros que su rival y han perdido muy pocos balones. No obstante, el partido parecía una tienda de melones. Era peligrosísimo pasarse bajo uno de los aros, pues en cualquier momento podría caerle a uno en la cabeza un pedrusco (o melón) perdido. Hacía tiempo que no veía tantas pedradas en un partido de supuesta élite.

Patético. Me temo que tras el pequeño sustillo de Italia y un buen ratillo de Eslovenia tendrá que ser en la final cuando alguien le ponga algo en apuros a USA. Lo malo es que el mejor momento para batir a USA es antes de la final, que es cuando se les puede pillar algo relajados. En la final me temo que harán todo lo que saben, aunque sólo sea jugar muy bien en uno contra uno y defender al hombre.

A ver si es España quien se lleva para adelante a los USA. De momento vamos por buen camino.

No hay comentarios: