13 ago. 2006

Japón 06. Espectacular preparación de la selección española

España ha finalizado los partidos previos al Mundial de Japón 2006 con clarísimas victorias ante rivales que apenas ofrecieron oposición. Y no sólo jugaron contra Angola y China (con ausencias), ni siquiera con la descafeinada Serbia y Montenegro de Alicante o una Argentina con un día malo por el jet-lag y los árbitros caseros (eso dijeron ellos al menos).

En el torneo de Singapur los rivales han sido Eslovenia, Serbia y Montenegro y Argentina, y ya no quedan más partidos previos para ir mejorando. Se supone que todos los equipos han ido con lo mejor que tenían a darlo todo, y que ahora los ensayos deberían ser prácticamente a nivel de partido oficial.

Y pese a que todos en Singapur iban a tope España se los ha merendado con patatas, permitiéndose darle a Marc Gasol más de diez minutos de la basura, que es el papel que le tiene reservado Pepu en este mundial. Y ojo, que ese papel de Marc es importante, pues si no lo hace dignamente puede que los minutos de la basura en los partidos claros haya que contarlos en los últimos tres o cuatro en lugar de los últimos diez, y esos 5 minutos de descanso extra para Pau (o los otros dos pívots) pueden ser fundamentales de cara a la parte final del campeonato.

La duda es de cajón, la de siempre, lo que ya nos pasó con Pesquera y en convocatorias anteriores. Una preparación larga, intensa, victoriosa, eufórica. Mucho trabajo en las piernas, muchos partidos previos y al llegar la segunda fase, que es cuando hay que darlo todo, cuando hay que estar a tope, nos llega el fatídico día malo de cada torneo, en el que nada entra y en el que parece que pesan las piernas para defender y ganar atrás lo que no se es capaz de meter delante. Y, como siempre, para casa antes de semifinales. Con un porcentaje victorioso estupendo, sí, pero perdiendo el partido realmente importante.

Quizás lo que ocurre es que el equipo llega en su punto idóneo de preparación y en realidad no son capaces de jugar bien cuando hace falta, pero me resultó muy mosqueante que en el anterior Europeo de Belgrado la progresión fuera de más a menos, y de un modo muy evidente. Entonces, la preparación también fue similar aunque, al no contar con Gasol, los resultados fueron menos apabullantes y creo que hasta se perdió algún partido de preparación.

Estamos hartos de ver selecciones (Serbia/Yugoslavia, EEUU, la misma Argentina...) que afrontan los grandes campeonatos jugando fatal en los partidos amistosos, con una preparación aparentemente insuficiente, que pasan por los pelos la primera fase y que, al llegar la segunda, que es donde se juegan los trofeos y los viajes de vuelta a casa, empiezan a jugar como el gran equipo que son y llegan a la final pletóricos.

A ver si me equivoco y la preparación está siendo la justa, y este excepcional estado de forma aparente responde a la realidad. Si no vamos pasados de preparación, y el nivel nuestro y de los rivales es es realmente el que se ha visto en la preparación, la cosa se presenta muy bien.

Y no, no me da la gana de que luego lleguemos a octavos y nos crucemos con Alemania, Nowitzki lo meta todo, a nosotros no nos entren y, como siempre, para casa con la cabeza baja y la sensación de que no es justo, de que somos mejores, de que les salió el partido de su vida a los otros y todo eso. No, si somos mejores debemos ganar, si perdemos de coña un cruce debe ser algo anecdótico, cada muchos torneos. No al revés.

No hay comentarios: