13 nov. 2006

Dudas y decisiones

Hay quienes no entienden algunas de las decisiones de Hussein en el partido de ayer, aunque la mayoría de estas dudas son sencillas de resolver. Hay otras actitudes o decisiones que cuesta entender, aceptar o valorar positivamente, pero la dirección de banquillo de ayer no me suscita tantas dudas como a otros. Veamos algunas de las cuestiones que he leído u oído recientemente.

¿Por qué Hussein sentó a Gavel cuando estaba jugando bien y, encima, no volvió prácticamente a salir?.

Gavel jugó unos 12 minutos seguidos desde el inicio y, en efecto, lo hizo aceptablemente bien. Anotó y sólo perdió un balón. Después jugó otro rato y ya no volvió a salir. Hay una cosa en el deporte profesional que se llama cansancio, con lo que se explica porqué Hussein lo sentó después de 12 minutos seguidos de juego. Después salió Dragic a pista y, pese a que sus estadísticas no dicen nada bueno de su partido, creo que le dió buena dirección al equipo, con más ritmo que Gavel. También era difícil que su juego brillara, pues le tocó salir cuando el partido ya se había ido a hacer puñetas, y los buenos minutos del primer cuarto eran historia. Como el chico estuvo bien en la dirección y no perdió balones jugó hasta el final.

La estabilidad de nuestros bases está cogida con alfileres, cualquier alteración, como sentarles 5 minutos puede ser sufifciente para que se vayan del partido. Por eso, si Dragic estaba bien debía seguir jugando mientras tuviera fuerzas, pues además estos bases, sobre todo el esloveno, si no cometen errores graves al principio, van a más con los minutos, por eso era bueno que estuvieran durante rotaciones largas, así, exactamente lo mismo que hizo Hussein en la primera parte con Gavel hizo después con Dragic, que llegó hasta el final del partido al timón de la nave.

Aunque también sería bueno reseñar que, en realidad, aunque el equipo jugó todo el partido con bases natos, durante buena parte del choque era Myers el que hacía la función propia del base y el base el que se iba a la esquina de la pista, como castigado, o como buscándole un sitio donde no estorbara.

En todo caso, me parece muy importante que ayer los dos bases estuvieran a un nivel digno. Esa es la primera premisa para el crecimiento y que se conviertan en grandes bases. Con partidos como el que hicieron ante el Real Madrid no avanzan demasiado, y si no juegan minutos, pues tampoco.

¿Por qué se fichó a estos dos bases sabiendo de su inexperiencia y que en España "hay 20 bases mejores que ellos"?

Porque esos 20 bases mejores que ellos pedían mucho más dinero que estos dos zagales, y porque estos dos zagales tienen potencial pero no experiencia y pueden terminar la temporada siendo bastante mejores que la mayoría de esos 20 bases mejores que ellos. Como esto del baloncesto también consiste en gestionar bien los dineros, si se hubiera fichado a uno de esos 20 bases, por ejemplo Ordín (con todos mis respetos), lo mismo no habría quedado dinero para fichar a Fizer.

¿Por qué contra el Bilbao jugó menos Triguero?

Porque, como se comentó en la mayoría de medios de comunicación, casi no había entrenado durante la semana por problemas físicos. Además, Fizer ya está para jugar al menos 30 minutos. Evidentemente, el que lo ya dicho le hiciera estar desafortunado en el juego, acortó aún más los minutos que debió estar en pista.

¿Por qué jugó más Fernández?

Falló y perdió balones de esos que dan ganas de hacerle cortar las manos a los jugadores. También se mató en defensa. Jugó tanto porque había que proteger a Fizer de las faltas, porque Thompson estaba medio muerto de la paliza que se había dado a pelear bajo los aros (eso no suele salir en los números ni es muy vistoso para el aficionado poco observador), porque García está sólo para cubrir un cupo y porque Triguero estaba lesionado y desacertado.

¿Por qué sentó Hussein a Myers un buen rato y luego lo saca para los minutos finales?

Porque Terrell perdió la cabeza y mediado el partido se puso a jugar 'su' partido, olvidándose de que esto es un juego de equipo, y de que se trataba de ganar el encuentro, y no de que él hiciera sus números. Vamos, que había salido el Myers chupón y encima no le entraban, como dijo Hussein "tenía la cabeza en el culo y viceversa". Por eso se fue al banco, a 'reflexionar'. Al final del partido, en cambio, hacía falta un tío con experiencia, manejo de balón, habilidad en el juego y alto porcentaje de tiros libres para tener la bola y recibir las faltas que haría su rival. Y Myers es el tío que responde a ese perfil.

Lo bueno que tiene el baloncesto es que casi nada tiene por qué ser definitivo. El que Myers hubiera perdido los papeles a mitad de encuentro no quiere decir que no fuera el más indicado para tomar la responsabilidad al final, sobre todo si el entrenador se lo explica bien explicadito mientras pasa por el banco.

¿Porqué los periodistas deportivos son tan mala gente y sólo buscan hacer daño?

Pues depende de lo que se considere hacer daño, y de lo que se considere periodista. Alguna gente (dirigentes y empleados del club básicamente) creen que la prensa es un altavoz de lo que ellos quieran contar. Por eso existen los gabinetes de prensa, para intentar que salga en los medios las noticias que ellos quieren de la forma que ellos quieren.

Todos los que estamos vinculados al periodismo, siquiera sea tangencialmente, sabemos eso y lo aceptamos. Pero la palabra clave es la que describe la misión del gabinete de prensa: "intentar". Una cosa es que ellos intenten decidir qué es lo que sale en los medios (les pagan por ello) y otra es que lo hagan realmente, que puedan hacerlo, o que deban hacerlo. En muchos casos consiguen dictar los textos del supuesto periodista, pero en otros casos no. ¿Porqué no? pues porque el periodismo consiste precisamente en contar lo que es noticia (distinto de lo cotidiano, actual, relevante...), no lo que le conviene al club o, lo que es peor aún, lo que le conviene a algún directivo de turno, que no siempre es lo mismo que lo que le convenga al club, que ha de estar por encima de las personas que lo gestionan en un momento dado.

Es decir, es posible que al club le hubiera convenido hacer una cosa determinada que no se llegó a hacer, pero a un directivo concreto podría no convenirle que se supiera que decidió expresamente no hacer tal cosa que sí debía haber hecho.

Si el club organiza actividades para la cantera, amplía el número de equipos de base o se lleva a los chiquillos a ver a la selección a Alicante, pues es una cosa fantástica, y se cuenta.

Si el club contrata a una figura mundial del baloncesto, con una calidad enorme, pero que también genera algún tipo de duda sobre su adaptacion, pues se cuenta.

Si el club mete la pata, por error, mala fe, o prepotencia, y mientras que todos los equipos de la región regalan unas pocas entradas para una fiesta universitaria el Polaris no lo hace, precisamente cuando tiene problemas para atraer gente a la grada, pues se cuenta también, igual que si, como hace la mayoría de clubes, los entrenamientos pasan a ser a puerta cerrada, pero se emplean malas formas en ello y se levanta de la grada a gente que merece cierto respeto, pues eso también se puede contar, sea en esta bitácora o en la prensa de verdad según el caso, y aunque no tenga la misma importancia que otros hechos, que sí que deberán tener un tratamiento más detallado.

Luego está el periodista que abusa de su tribuna mediática para saldar rencillas personales, o el que simplemente no tiene demasiada idea de baloncesto pero le toca cubrir este deporte para cobrar su sueldo, o el que, ya sea por pereza o por falta de tiempo, hace artículos de poca monta, con inexactitudes o directamente inventándose cosas porque no da para más. De todo hay en este mundillo. No obstante, aunque no sirva de excusa, algunos tendrían que ver cómo hay que ingeniárselas en las redacciones para entre unos pocos (cada vez se reducen más las plantillas) sacar adelante un periódico todos los días del año.

Pero sería bueno que no confundiera el lector al mal periodista (sea por actitud o aptitud) con el que simplemente intenta hacer periodismo de verdad, contando lo que pasa, sea bueno o sea malo, mostrando lo bien hecho y denunciando lo mal hecho. No está bien meterlos a todos en el mismo saco si realmente quieren que el periodismo deportivo (y el general, demonio) tenga un mínimo de calidad.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que en la polémica del periodista innombrable nunca se han incluido a todos los medios. De hecho he leído buenas opiniones otros y de este sólo malas.

Pero el problema muchas veces no es del periodista (aunque en este caso se unen las dos cosas), sino del tratamiento mediático. Y es cierto que todos los diarios han adoptado el poner el baloncesto al final de los deportes y el voleibol femenino, junto a los clasificados. Detrás de la tercera regional.

Eso es general a todos los medios escritos murcianos y ahí si se pueden incluir a todos, pero a los medios, no a los periodistas. Eso está claro.

Peludo dijo...

No me refería a ningún periodista en concreto, algunas cosas iban por mí mismo, otras por el periodista al que creo que aludes y otras por las críticas a la prensa en general.

Sobre dónde se ubica el basket en los medios, a mí tampoco me gusta que vaya tan atrás, pues el fútbol español no ha ganado nada y pese a eso es lo primero que sale, pero fíjate que sale todo por bloques de deportes completos, así que mientras el fútbol en general sea considerado por los jefes de los periódicos como más importante que el resto de deportes saldrá primero el fútbol, también por orden de supuesta importancia informativa, que no es necesariamente por categoría, pues para la ciudad de Murcia puede ser más importante empezar por el Real Murcia y el Ciudad de Murcia que por el Real Madrid.

Eso sí, una vez puestos con el fútbol no pasan a otro deporte hasta agotarlo, es decir, hasta que sale todo lo que tienen del Ágilas, El Abarán, y el Esparragal F.C.

Anónimo dijo...

Bueno, esto es lo que hay. ¿No se de que te sorprendes? Polaris es el centro del universo y si lo que escribes es bueno, pues semos todos cojonudos y todo lo hacemos muy bien. Si escribes en negativo, eres un "petardo" tipo Belmonte, que si que es un petardo de cuidado, y solo ves las cosas malas.
Por ejemplo, el equipo está 3 a 5 y con dos partidos fuera ahora, y eso que se han gastado una pasta, gansa por cierto (según cuentan ellos mismos).
Última campaña en ACB, jornada 10ª con una banda sin director técnico de campanillas y jugadores muy malos, 4 victorias y 6 derrotas. Veremos en dos partidos como vamos esta temporada.
Solo tienes que escribir que Polaris es una experiencia religiosa que están haciendo más grande la Región y que gracias a ellos existe el baloncesto.
Que cojones, es que no hay nadie que escriba algo de verdad de todo esto. Que estos son unos prepotentes de cuidado y que no tienen ni "fruta" idea. Que han dejado el club en manos de un "correveydile" de Pedro García, el Dios de Polaris, y éste, en manos de un vividor del deporte sin ninguna formación, ni académica ni deportiva.
Esto es lo que hay.
Vida sin Polaris.

Anónimo dijo...

No se si hay vida sin polaris, lo que si que hay, tal y como ha sido demostrado, es vida sin los anteriores propietarios/técnicos. Respecto al tema prensa, pienso que las quejas de los aficionados pasan más por los flagrantes errores y despropósitos (si ciertamente el objetivo del periodista es buscar la noticia, ésta al menos debe ser contrastada y con la mínima veracidad) errores, digo, del periodista que todos piensan (hay varios ejemplos para probarlo en los foros del cbmurcia) que de la orientación patronal/personal de éste. En resumen, noticias si, pero contrastadas, por parte de los profesionales y un poco de dignidad para los rencorositos antipolaris.

Anónimo dijo...

Ya que se habla de la ultima campaña en ACB ciertamente después de 10 partidos el resultado era de 4/6, un arranque excelente a primera vista (aunque engañoso porque se había perdido con rivales directos). El comienzo no fue malo del todo. El autentico problema vino a partir de ahí, y fueron los siguientes partidos con un resultado de 3/25 para un 7/35 final.

Un ruso en Berlin dijo...

Por fin, Juan Carlos, te has dignado a publicar un artículo que se salga de los cánones correctos y rígidos de, por otra parte, tus excelentes previas y análisis de los partidos del Polaris. Me gusta tus preguntas y respuestas. Creo que estás muy acertado. A Gavel y Dragic hay que darle confianza. Creo que es el único error que está cometiendo Hussein. Por lo demás está pagando las consecuencias, como tu decías, de una mala pretemporada. Estoy seguro que el equipo con el tiempo va a crecer, claro, siempre que el técnico dé confianza a sus bases.
Sobre periodistas y periodismo no te engañes. Hay más periodistas vendidos por la causa polarista que periodistas "objetivos". El gabinete de prensa, de la sin par Ana Rosa, hace su labor que es destacar y comunicar hechos relevantes de su club. Eso hace también un periódico cuando habla de sus éxitos y nunca de sus fracasos empresariales e informativos. He aquí la clave.
Creo que tu periódico La Opinión está dando una cobertura de los partidos interesante. La Verdad también lo hace bien, con las excelentes columnas de Ballesta y las paridas y crónicas de Paco Belmonte, mitad periodista y mitad payaso.
En fin, tu mundo, el del periodismo, es un pozo sin fondo. El periodismo deportivo en Murcia, a lo largo de su historia, ha estado vendido al poder establecido. Una vez, Paco Guzman, emulando a José María García, se pasó con el Real Murcia y recibió una paliza. Ahora, Paco es un periodista de TVE muy domado. Es un ejemplo de tantos otros que te puedo poner.
Ánimo. En tu bitácora más opinión y menos previas y crónicas formales, que últimamente habías perdido el gancho.

Peludo dijo...

Querido Ruso, no es un problema de gancho, sino de tiempo y energía. Es lo que tiene el pluriempleo...

No obstante, saber que de vez en cuando se pasa alguien a leer estos textos y que se agradece los comentarios de bitácora más que el reciclaje de material periodístico me anima a buscar un poco más de hueco y reservar algo de energía para esta bitácora.

Gracias por estar ahí. Escribir para nadie es muy triste...