17 mar. 2007

El Polaris busca recuperar su juego frente al Akasvayu, el nuevo grande de la ACB

Howard Brown cederá su puesto a Vetoulas por decición técnica, Triguero jugará tocado y Myers y Thompson se enfrentarán a su ex equipo.

Jornada 25. 18/03/2007 - 12:30 horas. Palacio de Deportes de Murcia.
Árbitros: Amoros, Araña y García León.
Polaris World: Gavel (4), Myers (11), Richacher (10), Fizer (53) y Thompson (7).
Banquillo: Vetoulas (12), Dragic (9), Robles (6), Sánchez (8), Triguero (5), Fernández (13) y García (14).
Entrenador: Manuel Hussein
Akasvayu Girona: Marinovic (41), Thornton (11), Salenga (9), Fucka (7), Bagaric (4)
Banquillo: Sada (9), McDonald (10), San Emeterio (19), Keselj (21), Gabriel (13), Gasol (33).
Entrenador: Vledimir Pesic
Cuenta la mitología griega que Ícaro trató de escapar de su prisión en Creta valiéndose de unas alas de plumas, hilo y cera. Pero el joven Ícaro fue imprudente y voló cada vez más alto, el sol derritió la cera de sus alas y cayó al mar. El Akasvayu Girona, rival de hoy del Polaris (12:30 h., La 7), estuvo a punto de caer al mar la temporada pasada tras intentar volar cerca del sol con alas fijadas con cera.

La llegada del patrocinador Akasvayu a Girona con dinero fresco y prisas por escapar del rol de equipo modesto le hizo fichar una plantilla con una nómina altísima pero de poca solidez. Sobraban figuras asentadas y faltaban gregarios y jugadores con hambre, con más futuro que pasado. No consiguieron grandes logros la pasada campaña pero este año han sabido reaccionar, recomponer sus mimbres y remontar el vuelo justo a tiempo, antes de caer al mar.

El Akasvayu Girona ocupa el tercer puesto con 16 victorias y ocho derrotas, y llega a Murcia con la moral por todo lo alto tras clasificarse para la Final Four de la ULEB, que se disputará precisamente en Girona del 13 al 15 de abril. Tras el Real Madrid y TAU, que parecen ir un peldaño por encima de los demás, el equipo de Pesic es el más en forma esta campaña.

El Polaris tratará de recobrar el buen juego que mostró en los dos últimos partidos en casa, una vez que las dos salidas consecutivas, a Barcelona y Fuenlabrada, se saldaran con sendas derrotas y un alarmante bajón de juego.

Para el partido de hoy será baja Howard Brown por decisión técnica, debido al estilo de juego de Akasvayu. Su puesto lo ocupará el griego Vetoulas, quien había dejado su ficha a Dragic tras la recuperación del esloveno hace un par de semanas.

Juanjo Triguero se perdió casi todos los entrenamientos semanales, aunque estará en condiciones de ayudar a su equipo en las rotaciones. Myers también tuvo problemas, aunque entrenó sin contratiempos desde el miércoles.

A Hussein le preocupa el rival, que “tiene continuidad en su juego ofensivo y defensivamente, son jugadores con una gran capacidad para defender el uno contra uno”pero sobre todo está pendiente de su propio equipo, capaz de tornar la brillantez de su juego en el mayor desatino en sólo unos días: “Espero que haya rabia contenida para sorprender en este partido, porque lo cierto es que nuestro rendimiento en Fuenlabrada fue muy malo”, sentenció el entrenador polarista.

El partido de esta mañana será algo más especial para Myers y Thompson, pues se enfrentarán al que fuera su equipo de las últimas temporadas, del que fueron sus puntales principales cuando aún no era un aspirante a grande de la ACB.

En las filas del conjunto catalán militan dos campeones del mundo. Uno es Marc Gasol, cada vez menos el hermano de Pau y más una realidad del baloncesto español. El otro medalla de oro es Germán Gabriel, en su caso intengrando la mítica selección de los ‘juniors de oro’ que asombró al mundo del baloncesto en 1999 en Lisboa.

EL RIVAL
Akasvayu versión 2.0. Ahora sí

LAS CLAVES
Subir el balón
Vetoulas ocupará el puesto de Brown para contrarrestar el juego del Akasvayu, que juega casi todo el partido con dos bases y presiona mucho la subida del balón. Vetoulas deberá ayudar a superar la defensa en medio campo.

La conexión gerundense
Myers y Thompson dieron su mejor juego para mantener al Girona en la ACB. En los últimos partidos ganados por el Polaris su aportación ha sido decisiva. Hoy tendrán motivación doble.

Ahogar al Akasvayu

El equipo de Pesic anota más de 80 puntos por partido. Para ganarle los de Hussein deberán frenar su fluidez ofensiva. Jugar la ULEB y meterse en la Final Four puede implicar para los catalanes mayor moral, pero también más cansancio.
Este año sí funciona el ambicioso proyecto de Akasvayu, tras rehacer una plantilla millonaria y tornarla más competitiva y menos ‘galáctica’. El principal acierto este año ha sido apostar por jóvenes ambiciosos como Gasol, Sada, San Emeterio o Marinovic.

El equipo dirigido por Pesic tampoco ha tenido complejos para aglutinar jugadores que el Winterthur FC Barcelona ha ido rechazando: Fucka, Sada, Thornton, Gasol y el propio Pesic tuvieron que dejar las filas del actual campeón de Copa, al que ahora superan en la clasificación.

Al Akasvayu le gusta jugar con dos bases y defender en media pista para ahogar a su rival, aprovechando su talento atlético para dificultar la subida del balón al rival, lo que ha provocado que Hussein convoque a Vetoulas en lugar de Brown y trate de aprovechar el manejo de balón y visión de juego del griego para sortear los aprietos en media pista.

Al Akasvayu le gusta jugar con dos bases y defender en media pista para ahogar a su rival, lo que ha provocado el cambio de Brown por Vetoulas
Marinovic, McDonald, Sada, y San Emeterio se reparten los puestos de base y escolta. Marinovic, aunque parece haber bajado su rendimiento últimamente, no dudará en jugarse los balones calientes si pasan por sus manos. Sada es todo corazón en defensa y McDonald aúna sapiencia en la dirección con defensa y acierto en el tiro. El juego exterior gerundense lo completan Salenga y Thornton.

El juego interior de Akasvayu suele contar con Bagaric y Fucka para el quinteto titular. Bagaric aporta solidez defensiva y Fucka versatilidad, quedando el talento de Gasol y Gabriel preparado en el banco para terminar de complicarle los partidos al rival con su tremenda calidad y fundamentos técnicos, si bien la defensa es el punto menos brillante de estos dos campeones del mundo. Si alguna lesión o contratiempo merma el juego interior también puede Pesic contar con el incombustible Middleton, quien a sus 41 años ya ha sacado a su equipo esta temporada de más de un apuro.

No hay comentarios: