11 mar. 2007

El Polaris busca respirar tranquilo a costa de un Fuenlabrada en mala racha

Los madrileños han apartado a Prasikevicius por bajo rendimiento y los murcianos contarán con Myers ya recuperado de su pequeña lesión

Jornada 24. 11/03/2007 - 12:30 horas. Polideportivo Fernando Martin.
Árbitros: Pizarro, Murgui y Pérez Niz.

Alta Gestión Fuenlabrada: Brown (5), Miso (31), Solana (13), Wideman (9), Guardia (8)
Banquillo: López (10), Martínez (11), Blanco (21), Paraíso (35), García (12)
Entrenador: Luis Casimiro
Polaris World: Gavel (4), Myers (11), Richacher (10), Fizer (53) y Thompson (7).
Banquillo: Dragic (9), Robles (6), Sánchez (8), Brown (22), Triguero (5), Fernández (13) y García (14).
Entrenador: Manuel Hussein
Hace media liga que el Polaris brindó a su afición la primera victoria holgada de la temporada (84-70). Fue contra el Fuenlabrada y entonces el equipo de Luis Casimiro atravesaba un buen momento, en el sexto puesto de la tabla mientras el Polaris estaba a un paso de los puestos de descenso. Sin embargo, de cara al partido de esta mañana (12.30 h., La 7) las cosas han cambiado. El Fuenlabrada ha ido a menos y el Polaris a más. Ahora están empatados a 10 victorias en los puestos 10 y 11 de la tabla. De ganar hoy el Polaris confirmaría su buen momento de juego, de hacerlo el Fuenlabrada rompería la mala racha que le ha llevado a cosechar tres derrotas consecutivas y a tener que apartar del equipo al ala-pívot Prasikevicius por bajo rendimiento.

Pocos problemas de enfermería tuvo el equipo de Hussein esta semana. Myers se perdió las primeras sesiones de entrenamiento al resentirse de una vieja tendinitis y Pedro Fernández estuvo convaleciente unos días de un cuadro febril. Lo que preocupa al técnico polarista el rendimiento de Juanjo Triguero, quien parece haber perdido la chispa y garra que le caracterizan en las últimas semanas. No obstante, tras la reprimenda de Hussein, el de Gandía parece haber vuelto a darlo todo en los entrenamientos semanales y afrontar este choque mucho más motivado. Aunque no debería tener nada que ver, el bajón de Triguero ha coincidido en el tiempo con la entrada en escena de Oscar García, que ha sorprendido a todos con su entrega, intensidad y acierto anotador desde el banquillo.

LAS CLAVES
El ‘regreso’ de Triguero.
El joven pívot de Gandía no ha vuelto a ser el mismo desde el día de su esguince de tobillo. Su problema no es físico sino de actitud. El toque de atención de Hussein debería haber hecho efecto.

Ganar con un Fizer estelar
Hasta ahora cuando Fizer hacía un partido de MVP su equipo perdía. Su juego está cada vez más conjuntado, pero aún falta que sus mejores actuaciones también lleven a la victoria al Polaris.

Jugar como en casa

En la ACB es muy complicado jugar fuera, pero no hay nada que objetivamente sitúe en inferioridad al visitante. Hasta ahora sólo las salidas a Alicante y Menorca se saldaron con victoria de los de Hussein.
El Fuenlabrada es el equipo de la ACB que tiene a más jugadores nacionales en su plantilla, y también el que más los utiliza. El norteamericano Wideman es el jugador más importante del Fuenlabrada, aunque el protagonismo está bastante repartido entre sus jugadores, siendo Miso, Solana y Guardía los nacionales que más aportan a este conjuntado equipo, que hoy tendrá que echar el resto en las rotaciones interiores al no contar con Prasikevicius, lo que hará que el veterano Paraíso juegue bajo la pintura parte del partido.

Las bazas de ambos conjuntos se centran en el juego de equipo, aunque en el Polaris el papel de estrella de Fizer está mucho más marcado
Las bazas de ambos conjuntos se centran en el juego de equipo, aunque en el Polaris el papel de estrella de Fizer está mucho más marcado que en el caso del Fuenlabrada con Wideman. El ala-pívot del Polaris es el máximo anotador de la categoría (18,5 puntos por partido) y ya ha sido dos veces MVP de la liga, aunque en ambas ocasiones el conjunto murciano perdió. Se le cuestionó mucho al norteamericano su compromiso con el juego de equipo, pero en las últimas jornadas se le ve mucho más acoplado al conjunto sin dejar de brillar individualmente. También Myers está en un excepcional momento. El pequeño escolta ya es el segundo máximo anotador del equipo, con 13.4 puntos, así como el mejor triplista de la ACB con un 54% de acierto desde los 6,25.

Buena oportunidad para el Polaris de demostrar que el objetivo de la permanencia es perfectamente superable e incluso revisable con vistas a algo más, aunque Hussein insista una y otra vez que hasta que no tenga 14 victorias no hablará de otra cosa que no sea la permanencia.