18 mar. 2007

El árbitro Amorós ratifica la condición de ‘grande’ del Akasvayu a costa del Polaris


80 - Polaris World Club Baloncesto Murcia (19+22+22+17): Gavel (0), Myers (9), Risacher (10), Fizer (23) y Thompson (20) -cinco inicial-, Triguero (2), Robles (0), Dragic (0), Vetoulas (13) y Óscar García (3).

81 - Akasvayu Girona (22+16+21+22): Marinovic (15), Thornton (9), Salenga (11), Fucka (8) y Bagaric (11) -cinco inicial-, Sada (7), McDonald (2), Gabriel (0), San Emeterio (7) y Marc Gasol (12).
El Akasvayu Girona ya puede ser considerado a todos los efectos como un ‘grande’. Así lo sugiere su puesto en la tabla clasificatoria y lo confirma el hecho de que los colegiados acudan en su ayuda cuando anda apurado y se las ve con un modesto. Eso es, al menos, lo que hizo el árbitro Amorós, decidido desde el primer instante de partido a propiciar que la victoria fuera para el equipo de Pesic.

No lo tuvo fácil Amorós en su labor, pues aunque el Akasvayu puso toda la carne en el asador durante buena parte del partido, sobre todo al final, el Polaris jugó muy serio en defensa y ataque y, pese a todo, dominó el partido durante casi todo el tiempo. Sin embargo, el diferente criterio arbitral a la hora de juzgar a uno y otro equipo hizo que los de Hussein no pudieran llevar su renta a más de diez puntos y que una vez resucitado artificialmente el rival éste jugara mejor sus bazas en los últimos instantes.

Los de Pesic buscaron hacer falta a Fizer con el marcador empatado y a menos de 20 segundos para el final. El norteamericano falló uno de los tiros libres y su compañero Myers tomó dos decisiones desacertadas. La primera fue forzar la falta a Marinovic (1 de 4 en lanzamientos libres hasta ese momento), pero el base no falló sus lanzamientos. La segunda fue jugarse él la última bola, que estaba pensada para Fizer. La defensa de su ex equipo había ensayado durante la semana cómo actuar de plantearse esa situación final. Defendieron bien, pero sin realizar la falta que iba buscando, lo que hizo que el escolta del Polaris ‘se comiera’ la última bola y el partido se fuera para un Akasvayu que no había hecho méritos suficientes para llevarse esa victoria tan imporante.

El base griego Vetoulas, que entró en la convocatoria por decisión técnica en lugar de Brown, dirigió a su equipo con buen criterio. Fizer y Thompson hicieron un partido muy completo, sumando 43 puntos y 18 rebotes entre ambos con un altísimo porcentaje de acierto en el tiro. Por los catalanes Marc Gasol no hizo mal partido (12 puntos y seis rebotes), aunque cierto es que lo tuvo más fácil que sus rivales a la hora de poder defender duro o recibir la señalización de faltas. Marinovic (15 puntos) estuvo acertado desde la línea de tres puntos y anotó los dos tiros libres decisivos.

Importante e injusta la victoria que se llevaron los de Akasvayu, con la que mitigan su mala racha y ahogan las esperanzas del Polaris de conseguir la permanencia con tiempo suficiente para disfrutar de las últimas jornadas de liga.


La Figura: Amorós. De poco le sirvieron a Fizer sus 23 puntos y 7 rebotes o a Thompson sus 20 puntos y 11 rebotes, ni su alto porcentaje de acierto. Tampoco sería justo señalar a Gasol o Marinovic como el mejor del partido, pues el principal mérito de la victoria de Akasvayu no estuvo en ningún jugador concreto, sino en todo caso en el colegiado Amorós.

Les dejo un par de jugadas. La primera es un triple de Myers, que aprovecha que Salenga le flota en el lado débil para recibir y anotar un pase cruzado por Vetoulas.



La segunda es un triple de Vetoulas, que aprovecha que Marinovic se queda en el bloqueo de Fizer y nadie acude a ayudar.