8 oct. 2007

La canasta mágica de Hunter. Yo estuve allí

Hay ocasiones en la vida que pasan al imaginario popular. Son esos momentos en los que todo el que pudo presenciarlo en persona dice años después eso de "yo estuve allí". Son momentos irrepetibles como el mayo del 68, un concierto de los Stones, y en baloncesto cosas como el Dream Team de Barcelona'92, algunos de los momentos de Michael Jordan... o aquella canasta de Larry Bird por detrás del tablero.

Ayer tuve la ocasión de presenciar uno de esos momentos. Me refiero al canastón imposible de Hunter, con un punto abajo, tras dos intentos fallidos, uno de ellos con tapón de Weis, desequilibrado, saliéndose del campo, con una o dos décimas de segundo para el final de partido y teniendo que mandar el balón por el único sitio posible: por encima del tablero. Bajó con nieve el balón y se nos hizo eterna la espera hasta que lo vimos entrar limpiamente, como si fuera así de fácil todos los días.

El partido, especialmente, en la primera parte, fue un tostón, pero esa canasta justificó con creces estar allí. Otros cuantos lo vieron por televisión, pero yo, con otros tres mil y pico más, yo estuve allí.



1 comentario:

Anónimo dijo...

La "canasta mágica" parece que nos ha hecho olvidar el pésimo partido que Polaris nos dio el domingo.

Perdidos en el campo, se podria llamar a lo que vimos durante todo el encuentro. Un equipo sin rebote ni ofensivo ni defensivo, en el que Hussein utilizó 30 combinaciones de jugadores diferentes sin dar con la acertada, donde pudimos ver a un Marco Gaona que, por mucho que nos quieran vender la moto, no está maduro ni fisica ni tecnicamente para jugar en ACB.

En fin, mucho que mejorar en este equipo pero como en los buenos espectáculos de mágia, si al final del sonbrero sale un conejo, todos contentos.