23 mar. 2009

El CB Murcia es el equipo menos inteligente de la ACB

El CB Murcia es el equipo menos inteligente de toda la ACB. Es capaz de hacer algunas cosas bien, lo suficiente para mantenerse en los partidos, e incluso sacar alguna ventaja. Pero cuando llega la hora de la verdad, cuando se está jugando los partidos y tiene la ocasión de ganarlos, prácticamente todas sus decisiones son desacertadas. Es difícil que de casualidad se tomen tantas decisiones mal precisamente en esos momentos. Sólo hay una explicación: una tremenda falta de inteligencia.

Faltaba como minuto y medio para el final, 5 puntos de ventaja y balón. Simplemente agotando tres posesiones se gastaba un minuto y doce segundos, lo que dejaba al Cajasol unos 20 segundos para meter tres canastas. Sólo se podía perder ese partido haciendo cosas como tirar antes de los 24 segundos, no hacer ni un buen tiro, dar el balón al rival a falta de tres segundos de posesión teniendo un buen tiro a tres metros, no forzar ninguna situación de potencial falta, hacer falta al rival para que no corra el tiempo, hacer falta al rival cuando tira un triple a la desesperada. ¿Dificil?, pues todas y cada una de esas acciones las hizo hoy el CB Murcia en el último minuto y medio. Todas.

Somos el equipo con menos cabeza de toda la liga. Así no ganamos un final apretado en la vida. Ya estamos de nuevo en puestos de descenso y los próximos rivales no parecen candidatos a dejarse ganar, y menos por no saber usar la cabeza en finales igualados.

Lo primero que se me ha pasado por la cabeza al ver ese final de partido, aún peor gestionado que los dos finales de Bruesa, ha sido lo que dice Goran Bregovic en su canción. Tranquilos, es sólo una metáfora, no soy un chico Columbine.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿De verdad crees que fue falta la última jugada?

Juan Carlos García Gómez dijo...

Técnica y estrictamente no lo fue, a cámara lenta en la repetición se puede ver que la patada se la da únicamente al balón, pero cualquier árbitro habría pitado ahí falta, cuando no algo peor por eso de la patada al rival. El hecho es que ahí el gestito de la patada sobraba.