11 nov. 2010

¡Nunca por el centro!. Las buenas defensas empiezan por la buena defensa del 1x1

Ideas básicas de la defensa del atacante con balón [Baloncesto para todos]

Sea cual sea la defensa que estemos presenciando sólo será una buena defensa si hay de por medio una buena defensa del uno contra uno (1x1). Ni individual, ni ayudas, ni zona, ni mutante, ni mixta. Si no se defiende bien en 1x1 ninguna defensa se sostiene.

Otra cosa es que haya defensas que, gracias al trabajo colectivo, nos ayuden a disimular alguna carencia defensiva determinada, pero eso no contradice la premisa fundamental de la necesidad del buen 1x1.

Una idea fundamental también es que la defensa es una parte de capacidad y otra mucha de ganas y convencimiento de que se puede hacer bien. Para defender el tener ganas de defender significa tener ya una buena parte del trabajo.

Es complicado sintetizar los objetivos de una buena defensa en general, pero si hubiera que tomar una idea, más allá de la obvia de evitar que nos hagan canasta o forzar malos tiros al contrario, sería que jamás nos penetren por el centro. Un atacante que consigue penetrar por el centro tiene la posibilidad de hacer un tiro fácil desde cerca y una buena posición para dar un pase a cualquier lugar con un buen ángulo de pase. Así que el que un jugador rival se encuentre en mitad de la zona con balón y sin un defensor claro encima es lo peor que nos puede pasar desde el punto de vista de la defensa.

Orientar al atacante con balón a zonas de bajo peligro

Como es imposible jugar a evitar canasta tenemos que jugar a tomar opciones respecto a lo que queremos que el atacante pueda hacer. Una vez decidido que haremos todo lo posible para que no nos penetren por el centro tendremos que tratar de orientar al defensor lejos del centro, y a ser posible por donde menos daño nos pueda hacer, digamos hacia una banda, una esquina, y preferiblemente hacia el lado de la mano débil del rival, pues nadie es igual de bueno botando con la derecha y con la izquierda.

Otra idea genérica sería "mejor lejos que cerca". Podemos invitar con la actitud e intensidad gradual defensiva a que sólo puedan jugarnos lejos del aro y no cerca, dejando como único pase posible el más lejano a nuestro aro. En principio, un rival que se limite a pasarse el balón a 10 metros de nuestro aro estará jugando a nuestro favor (salvo que estemos en los últimos instantes de partido y sean ellos los que tengan ventaja en el marcador).

Si somos capaces de llevar al atacante con balón lejos del aro o bien a las esquinas estaremos haciendo una buena parte del trabajo defensivo. Las bandas, y principalmente las cuatro esquinas del campo, tienen una característica añadida de aliada a la defensa, pues se convierten en barreras naturales para el atacante. Si conseguimos meter al jugador con balón en una esquina y además “rodearlo” con dos de nuestros defensores (trap) impidiéndole hacer nada con el balón estaremos muy cerca de recuperar el balón.


Cuando el jugador con balón inicia el bote es fundamental que el defensor se desplace con él interponiéndose en su camino realizando un desplazamiento de pies lateral, sin cruzar los pies y sin llegar a pegarlos en ningún momento del desplazamiento, siempre situándose entre el balón y el aro, flexionado y con la mirada en línea con balón, molestando con brazos y no dejando que construya juego, si no destruyendo el juego.

Orientación de los pies en la defensa al jugador con balón

La posición de los pies es la que, en definitiva, permitirá cerrar un camino y abrir otro, de modo que en la mayoría de los casos ante un atacante en perpendicular al aro la posición de los pies será paralela a las líneas de fondo y medio campo (“vete para cualquiera de los lados pero no por el centro”).

Negamos el centro, permitimos ir a las bandas, pies paralelos a líneas de fondo y medio campo
En el lugar de 45º o posición típica de alero los pies también tendrán esa inclinación respecto al aro, con las punteras apuntando a la esquina de centro de campo más cercana, es decir, en la intersección de línea de medio campo con la de banda (“puedes irte hacia el centro del campo o hacia la banda, pero no irás hacia el aro”).

A 45º pies mirando a la esquina del medio campo, permitimos ir a centro de campo o banda
Cuando el atacante con balón está junto a la banda los pies estarán paralelos a la línea de banda (“puedes irte a la esquina o hacia el centro del campo”).

En la banda pies paralelos a la banda, permitimos ir a esquina o medio campo

Cuando el atacante con balón se acerca a la esquina puede haber dos formas de defenderlo, bien seguir en paralelo a la banda si no contamos con una defensa de ayudas planificadas, o bien orientar los pies dejando como única salida al atacante la línea de fondo (pies apuntando a la esquina) con el objetivo de que allí acuda la ayuda de un compañero con el que efectuar un 2x1 (trap) al atacante que se creía con paso franco hacia la canasta pero que termina cayendo en una trampa planificada.

Cerca de esquina orientamos a esquina o fondo si tenemos prevista ayuda
Situación ideal: 2x1 (trap) en la esquina 

Las manos siempre activas defendiendo al jugador con balón

Mario Pesquera: "¡ataca al jugador con balón!"
Es fundamental que además de los pies se realice un constante trabajo con las manos para obstaculizar al atacante el avanzar con el balón. Las manos han de evitar tocar al contrario, pero sí han de amenazar constantemente al atacante, para estar en disposición de robar el balón si nos lo "ofrece" el atacante pero, sobre todo, de hacer que éste esté más pendiente de nosotros y nuestras manos que de lo que tiene que hacer.

Siempbre ha de haber una mano obstaculizando la línea de pase y la otra, por arriba, obstaculizando un posible tiro, de forma que si el jugador sostiene el balón sin bote y lo orienta a un lado estará en alto la mano de ese lado y baja la del contrario, cambiando cada vez que el jugador con balón cambie la postura. Mario Pesquera se refiere con este movimiento constante de brazos a "atacar al defensor" de forma que ese cambio constante de posición tiende a formar una especie de dibujo de abanico.

En este video del Centro de Tecnificación del CB La Salle los chavales muestran bastante bien lo que hemos contado de la posición y movimiento de pies y manos:


Y por supuesto... las ayudas

En jugadores con buenos fundamentos ofensivos en la inmensa mayoría de situaciones de uno contra uno tiene ventaja el atacante, es por eso que prácticamente todas las defensas imaginables, de un modo u otro, tengan planificado un sistema de ayudas para compensar ese problema.

Las ayudas implican que un jugador que no defiende al atacante con balón acuda a ayudar al compañero rebasado o con la intención de hacer un 2x1. La cuestión clave en las ayudas defensivas es desde dónde viene la ayuda y cómo se recupera ésta, pues está claro que si hay un jugador rebasado y alguien acude, o hay 2x1, algún atacante ha de estar sin marca en ese momento.

Pero el tema de las ayudas da bastante de sí como para dedicarle una entrada aparte.