20 nov. 2011

Con seis no se puede si los árbitros no quieren

Ana Cardús, hoy protagonista. (Foto: EFEDOS/Javier Bernal)
Tenía pensado hablar de Ana Cardús en esta entrada. Lamentablemente voy a tener que hacerlo pero no del modo y sobre el aspecto que me habría gustado. Me refiero al arbitraje de hoy, no sólo de Cardús, aunque ella fue la que puso la guinda para decantar el partido del lado de los toronjas. Fue un arbitraje de esos que si uno no se fija bien no da el cante como esos que a veces se dedican a machacar a uno de los equipos. No, hoy han hecho un trabajo fino, premeditado, pero fino, profesional al fin y al cabo, señalando "mal" sólo las situaciones justas para decantar un partido igualadísimo, que se podría haber decantado por el azar, los detalles... pero que se decantó por la actuación arbitral.

Los colegiados no midieron con el mismo rasero a ambos equipos, hiperprotegieron a Splitter, castigaron a los jugadores del CB Murcia de los puestos con menos repuestos, los interiores (qué casualidad), fueron rigurosos en acciones de pasos del CB Murcia (esa chorrada de pasos a Sergio Pérez en una parada sin más) pero permisivos con Valencia (Splitter bajo aro dando varios pasitos, los de salida de San Miguel...). Situaciones que fueron haciéndose un poco más evidentes al llegar los minutos finales de partido. Agustine que atrapa fuerte un rebote y Lishchuk llega por detrás, le mete un manotazo (en la mano) y balón fuera con balón... para Valencia (otra casualidad). El colmo fue un minuto más tarde, ya a menos de una posesión para el final. Lanza un exterior de Valencia, rebote largo, Caner-Medley va como loco a por él, salta sin mirar ni por donde va y le mete un golpe fortísimo a su compañero Lishchuk que cae medio grogi al suelo. Ana Cardús, precisamente la única que no podía ver lo que pasó porque la tapaban un buen montón de jugadores, tiene la ocurrencia de pensar que si un jugador se lleva un empujón así de brutal tiene que ser falta... si no fuera porque choca con su compañero. Pues falta del primer jugador del CB Murcia que ve por allí, Barlow.

Ya todas esas situaciones eran para tener claro que no había sido un arbitraje ecuánime, pero en la pista intenté no comerme la cabeza con mi tendencia al forofismo y me pedí a mí mismo contención, moderación y frialdad para enjuiciar honestamente. Eso traté, pero en la prórroga un detalle me dejó clara la confirmación del arbitraje premeditado. Si no recuerdo mal en la prórroga sólo se pitan dos faltas. El CB Murcia defendía con miedo a ser castigado con la falta pero pese a ello en un momento dado Miso tocó levemente a un rival, lo suficiente para entrar dentro del reglamento y recibir falta, precisamente en un momento crítico en el que el CB Murcia jugaba a defender y no hacer falta (vaya casualidad). Sin embargo, a unos segundos del final de la prórroga el equipo de Guil, con aún 6 segundos en el marcador (y sin tiempos muertos disponibles), necesitaba hacer falta para parar el reloj y llevar al tiro libre al Valencia. Pues venga, puesta en juego del balón, y jugador del CB Murcia que se lanza de inmediato a hacer falta, manotazo... y no se oye silbato, otro manotazo... y sigue sin oírse silbato, y ya manotazo, empujón y casi rodillazo y entonces sí se oye el dichoso silbato, eso sí, ya con sólo tres segundos disponibles (otra casualidad). Aisladamente, salvo la disparatada situación señalada por Cardús, todas las acciones reseñadas entran dentro de la interpretación más o menos lógica del reglamento, errores humanos incluídos. Lo malo es cuando te das cuenta de que todas esas situaciones reseñadas, todas, benefician siempre a sólo (sí, lo pongo con tilde) uno de los dos rivales.

Con sólo seis no se puede

Pero una cosa está clara, los árbitros sólo pueden manipular sutilmente un partido con final igualado si se llega a un final igualado, valga la perogrullada. Y en que el CB Murcia no lograra una renta mayor de cara a un final con árbitros "halcones" entran otros factores. El primero creo que está claro. No se puede aspirar a ganar un partido ACB jugando con 6 jugadores. Ya conté en ocasiones anteriores que el UCAM Murcia cuenta este año con apenas unos 8-9 jugadores de los que realmente pueden sumar en partido. Con la lesión de Rivero y Kurz (ojo, que tiene para un mes, justo lo que parece quedarle al lockout de la NBA) nos quedamos en 6-7. No es realista esperar que con sólo 6 jugadores y rotaciones de los jugadores que vienen a ayudar a entrenar pueda ser suficiente. Pese a todo el UCAM Murcia puso mucho coraje en la pista y tuvo en sus manos llevarse el partido. Si eso fuera poco, mediado el tercer cuarto, Barlow, que estaba haciendo un buen partido, se llevó un gran golpe en la cabeza y a partir de ahí a duras penas consiguió entrar un par de veces en el partido y deambular por la pista aún medio grogi.

No obstante, es de elogiar el juego del CB Murcia con recursos tan limitados. El inicio de partido, con el quinteto de gala, fue claramente superior para el CB Murcia, que se puso más de diez puntos arriba, pero conforme las faltas y las rotaciones entraron en juego hubo que echar mano de jugadores como un voluntarioso Rejón para emparejarse a Splitter, con el tirillas Sergio Pérez para luchar en la zona con un Pietrus que casi le arranca la cabeza en la refriega, o un Jasen para el que hoy no parecía ser un buen día para jugar muchos minutos. Así es casi imposible, pero casi, casi se logra lo imposible a base de multiplicarse.

Detalles que valen un partido

Creo que esa falta de banquillo, unida a detalles de desacierto, se notó en algunas situaciones, y así a bote pronto pienso en una acción de Agustine en contraataque en minutos finales que en lugar de hacer un mate de los que revientan el tablero hizo una bandejita blanda que se salió (¿llegó sin aire?), otra similar de Miso que hizo superblandita y se la comió, muchos tiros libres fallados (11/18, un 61%), baja intensidad general de algunos finales de defensa, alguna recuperación lenta de Agustin tras hacer 2c1 al pick&roll que le hizo llegar a su par cuando la segunda ayuda ya se había marchado y su par con balón ya estaba sólo bajo el aro.

Grimau se pega un empacho a triples

Grimau ya mete triples (Foto: Victor Soriano)
Sabíamos que tenían que entrar los triples, incluídos los de Grimau, que eran los que más se resistían. En principio es el peor tirador de triples de nuestros exteriores, pero hablamos de un jugador que el año pasado metía un 33% tirando un buen número de tiros, con lo que para nada era mal tirador. Y hoy le entraron. Le entró el primero, un tiro liberado de los que habitualmente logra la circulación de balón del UCAM Murcia, pero a diferencia de en partidos anteriores este entró, a ese le siguió un segundo triple, no punteado pero no tan cómodo como el anterior. Creo que en ese momento Grimau supo que era su día, y a partir de ahí no cejó en el empeño y tiró todos los triples cómodos que le llegaron, y también unos cuantos nada cómodos ¡¡que también metió!! y así hasta siete veces. Sietre triples de un total de 12 (58%). Una gran lástima que no sirviera para nada. Bueno, para nada tampoco, pues aunque no se ganó el partido sirvió para tener vivo a su equipo hasta el último segundo con vida y que nos fuéramos a casa con el sabor agridulce de saber que se podría haber ganado el partido si algún detalle de los que salieron mal, uno, sólo uno, hubiera salido bien.

¿No hay NBA para Murcia?

La lección de hoy creo que está clara, con seis jugadores no se puede, incluso con ocho tampoco. Me dirán que no hay dinero, pero está claro que con la plantilla que hay y la lesión de Kurtz, que tiene para un mes, no hay que ser muy listo para pensar que o se intenta pescar en el mercado de jugadores en paro de la NBA para intentar pegar un arreón al menos mientras esté aquí o la cosa se complicará aún más de lo que ya está. Splitter bajó del avión el viernes y hoy ya jugó y se llevó un montón en valoración. Y ahí creo que tal vez el CB Murcia se equivocó un poco. Aunque es una estrella de la NBA en el día de hoy Splitter quizá habría que haberlo visto como un jugador fuera de forma recién aterrizado. Buena parte de lo que sacó Splitter fue gracias a las faltas que se cobró por la hiperatención que le prestó la defensa de los de Guil (bien secundada por los colegiados, siempre raudos a cobrarse la falta) lo que le llevó mucho al tiro libre y condicionó las posteriores defensas debido a las faltas.

Esta entrada también se publica en los blogs de La Opinión de Murcia

2 comentarios:

Pedro Navarro Gambín dijo...

Estoy completamente de acuerdo con tu opinió de que tenemos una plantilla corta. Ya vaticiné al principio de la temporada que la batería interior no iba sobrada de efectivos, y con la lesión de Kurz esto se hace más patente. Lo del puesto de base es otra cosa puesto que Miso puede ayudar a subir el balón en momentos puntuales. También está el tema de que necesitamos un anotador exterior. Walsh apunta maneras pero n o termina de convencerme. Prefiero no opinar sobre los árbitros, pero yo estuve en el Palacio ese día y me pareció excesiva la protección a Splitter.
Muy buena entradada, felicidades por este blog tan completo. Yo nllevo muy poco tiempo con el mío, podrías exarle un ojo y decirme si te gusta?
gracias y un saludo¡

Pedro Navarro Gambín dijo...

http://a-pie-de-pista.blogspot.com/
que se me olvidaba¡