30 de ago. de 2004

Polaris 2004/05. Primer ensayo en casa

Hoy me he pasado por el Pabellón de Deportes para ver el primer test del Polaris 2004/05 en casa. Sólo van tres semanas de preparación, pero ya se pueden atisbar algunas cosas.

La primera es que la defensa apunta buenas maneras. Aunque a ratos se bajaban los brazos, cosa lógica por la falta de ritmo de competición, se pudieron ver buenos momentos en defensa y, sobre todo, muy buena actitud de todos.

El luso Nuno Marçal tiene buena mecánica de tiro y parece que facilidad anotadora. Es muy grande y en defensa lo pasa mal, veremos cuánto de mal.

Me gustó Pedro Sala. Es chiquitín y pelín rechonchete, pero tiene buena mano para el tiro y no dirige mal. Tal vez algo lento, pero hay que verle más.

Cuthrell se mueve de manera extraña. Parece tener una pierna algo más larga que la otra, lo que podría explicar la leve cojera que manifiesta. No es un crack, al menos hoy no dio esa sensación. Es fuerte, intenso en defensa y, al parecer, buen jugador de equipo. Espero que fuera esa la idea del equipo al ficharlo o que hoy no se le ha visto en buen momento.

Durante un rato me desconcertó ver jugar a la vez a todos los jugadores llamados a formar el banquillo. No parece esa la forma más lógica de rotar jugadores. Imagino que, conforme se acerque la competición los ensayos sean más realistas.

Sí me gustó ver durante unos minutos al equipo jugar con cuatro hombres altos, con Drame y Nuno Marçal a la vez. Esperemos que Drame recupere la proyección que tenía cuando vino por primera vez a Murcia, y que no se haya convertido en un proyecto venido a menos y de vuelta de todo. Condiciones tiene. Hoy le vimos bien en defensa, intenso, fuerte, mucha fibra, buen rebote. No le recuerdo tiro exterior hoy, que es, sin duda, su gran hándicap si quiere ser un alero determinante.

El puesto de alero es el que me parece mejor cubierto, aunque no he tenido tiempo de ver lo suficiente a Carlos Martínez, quien, en un vistazo rápido, parece un jugador normalito, que ayuda en varios aspectos pero no especialmente brillante en nada. Veremos como evoluciona. Xavi Sánchez estará lesionado aún unos días más.

Turner dio algunos destellos de su clase, pero aún se le ve bastante falto de ritmo. Dada su edad es previsible que tarde en coger la forma, con lo que no sería descabellado que, los primeros meses de competición, repartiera minutos casi a la par con Sala, para coger él totalmente el mando del equipo al entrar en la segunda vuelta.

El juego de ataque parecía algo inconexo aún, pero parece lógico a estas alturas.

No dejó mal sabor de boca, pero hay que ver más partidos para juzgar con más datos.

Guerra al esteroide como solución a la crisis de la NBA

Que la NBA está en crisis creo que no lo discute casi nadie. Me parece interesante el decálogo que propone G. Vázquez en ACB.com, sin embargo, todo ese decálogo gira en torno a una cuestión principal: la musculitis en la que se basan las bestiales defensas que han suplantado a los buenos ataques.

La solución, en mi opinión, es relativamente sencilla: implantar controles antidoping que persigan ferozmente los esteroides que consumen con fruición estás máquinas destruir baloncesto.

Ello traería consigo un efecto bola de nieve inverso al que ha traído el abuso de estas sustancias. Me explico. El esteroide ha permitido construir en unos meses una máquina de destruir el baloncesto del equipo rival, cuando un buen sistema de ataque implica bastantes años de enseñanza de fundamentos técnicos y tácticos del jugador, primero, y de construcción del juego del equipo, después. Estas sustancias les permiten tener un equipo competitivo en tan sólo un par de años, partiendo casi de la nada y de un buen montón de esteroides.

También se ha relegado a un segundo plano a los jugadores talentosos pero con poca base muscular. A su vez, se ha influido en las dinámicas de aprendizaje: el jugador que ve que se premia su capacidad muscular y que es capaz de meterla para abajo corriendo y saltando mucho no siente motivación para la mejora técnica y táctica.

Todo eso se lograría eliminando el esteroide. Los músculos no serían tan poderosos, no habría tanto desequilibrio con los jugadores talentosos, que tendrían su hueco. Los entrenadores se verían forzados a construir sobre la técnica y táctica, al no tener el recurso fácil del músculo bestial. Los jugadores verían que el camino del éxito pasa por aprender baloncesto, no por tomar esteroides y no salir del gimnasio.

Tan sólo haría falta una pequeña ayuda adicional. Que los criterios arbitrales no cayeran, como dice Vázquez en lo que se denominó en su dia Jordan Rules:

Jordan Rules, una de las obras más influyentes en la historia de la NBA, era buscar anularle con una especie de mafia táctica: la constante cercanía a la falta personal sobre todo el equipo de Chicago haría bajar el listón de la sanción arbitral (no se podía pitar todo)

Es una estrategia que termina por hacer caer en la trampa a los árbitros, quienes, en busca del mal menor, deciden bajar el listón para no terminar expulsando a todo el equipo en 5 minutos. Con ello se consigue que los equipos hagan falta continuamente y sea el músculo y la cuasi-violencia las que manden.

Bastaría con que los árbitros aplicaran el reglamento y que avisaran antes de empezar la temporada de que así lo pensaban hacer. Si los equipos no se lo tomaban en serio por las buenas, lo harían por las malas, cuando vieran a sus jugadores eliminados por faltas.

Prácticamente todos los males y vicios que están acabando con la NBA giran en torno a ese aspecto. Atajando el cáncer y con predisposición al cambio se puede lograr.

Lo que no hay que hacer es culpar a la defensa en sí. No. Los equipos ganadores tienen una gran defensa, pero, ahí está la cuestión, la defensa es la base para el ataque o, al menos, un aspecto del juego igual de importante. Además, las grandes defensas suelen cometer pocas faltas y no necesitan un físico privilegiado para funcionar. Evidentemente es más fácil construir una defensa efectiva a base de músculo y de aplicar las "Jordan Rules". Pero ojo, el que sea más fácil no quiere decir que sea mejor, ni más bello, ni tan siquiera más espectacular y por supuesto, más limpio.

¿Vieron la defensa que hizo Italia o España en la Olimpiada? Incluso la Argentina (Nocioni aparte). Pues eso, eran fantásticas defensas, que no implicaban cargarse de faltas rápidamente y que, en todo caso, se complementaban con un ataque plenamente solvente, respetando en buena medida el fair play.

Esperemos que el ridículo hecho en la Olimpiada haga pensar a los responsables de la NBA y se se den cuenta de que se están jugando también los dineros, único elemento de juicio que tiene esta gente, pues los partidos son cada vez más aburridos, rozando lo soporífero. Una sucesión de mates y golpes, sin más, resulta aburrida cuando es excesiva. Un buen mate debe ser colofón a un momento puntual del partido, pero si el partido se basa en el mate... mal tema.


29 de ago. de 2004

Premio para Argentina e Italia. Regalo para USA.

Argentina e Italia vieron recompensados su esfuerzo y valía con llegar a la final. Se impuso la calidad Argentina. Italia, con una excepcional defensa, pudo plantarse en la final con muchos apuros gracias a su sacrificio y buen hacer defensivo, que se vieron recompensados. Sin embargo, a los norteamericanos de Larry Brown había que hacerles algún tipo de regalo, no sé si por desagravio de algo o qué. El caso es que su partido contra Lituania fue casi un calco al que disputaron con España: partido igualado, con alternativas en el marcador, acierto en el tiro de tres (sobre todo en la segunda parte) y descarado regalo arbitral. Lituania no mereció que le despojaran de una medalla para regalársela a un equipo USA que no había hecho méritos para conseguirla.

España séptima tras perder un partido. USA tercera con tres partidos perdidos. Argentina, dos partidos perdidos, campeona. Italia, tres perdidos, medalla de plata. Los dos finalistas habían perdido contra España. Mucha lógica tiene ese sistema de clasificación. Pero es lo que hay.

Argentina hizo un partidazo en semifinales frente a USA. Tuvo más serenidad que España para doblegar a los prepotentes jugadores de la NBA de USA. Bien es cierto que el arbitraje, aunque parcial y favorable a los yankis, no fue del descaro de los partidos de España y Lituania. Vamos, lo suficiente para que Argentina pudiera mantener sus pequeñas ventajas, e incluso incrementarlas. De hecho, aunque anecdótico, a Oberto le rompieron un dedo de la mano de un manotazo, de los de libro, que no fue señalado con falta siquiera, al igual que tampoco fue señalado con falta un bofetón en media pista a Wollkowyski, ni la mayoría de jugadas en la zona, de la que, al igual que contra Lituania y España, cada jugada salía despedido fuera de la pista un jugador o dos.

Resulta patético que los USA tengan que llevarse una medalla de bronce merced al uso de anabolizantes y a los arbitrajes parciales. Es para volver a casa con la cabeza baja y replantearse muchas cosas en su sistema de baloncesto.

Se me antoja curioso anécdotas como que le recordaran a Ginobili una claúsula que, al parecer, había firmado con los Spurs, según la cual se comprometía a no jugar contra el equipo USA en competiciones oficiales. No conozco bien las leyes estadounidenses, pero juraría que eso se tiene que llevar para adelante unas cuantas de ellas. Vamos, no dista mucho eso de comprar partidos directamente. Al menos, los árbitros parecían estar en nómina.

Si le pueden pagar una millonada a un jugador y escribir explícitamente que no puede jugar ese partido, qué no podrán hacer con un árbitro no profesional, fácilmente impresionable ante el olor de los dólares frescos. No obstante, los árbitros no necesitan venderse expresamente para favorecer al que consideran más grande, pues saben que eso les traerá más recompensas que pitar contra el grande. En fin, con lo sencillo que sería pitar sin intentar decidir partidos...

En definitiva, España, que ha realizado un campeonato impecable, y sólo superada por los jugadores USA en un día inspiradísimo en el tiro exterior, ve premiado su buen hacer siendo relegada a la séptima posición. USA, que hizo mal campeonato, y el ridículo por momentos, recibe una medalla de bronce que no merecieron. Las semifinales fueron grandes partidos, en las que el que mejor aprovechó el momento fue Italia, a priori equipo poco potente para tal destino. Sin embargo, consiguieron neutralizar el tiro exterior de los Lituanos con una gran defensa y un día muy fino en ataque de sus hombres exteriores y del conjunto en general.

Una lástima que España no estuviera en el juego de las medallas. Italia, hoy por hoy, no es mejor equipo que España, Argentina está más o menos a la par, aunque les hemos ganado dos veces en unos días, y USA, con arbitrajes decentes, tampoco es claramente superior a España. Sin embargo, esto es lo que hay...

26 de ago. de 2004

Anabolizantes, Árbitros y Acierto en el tiro

Las tres 'A' acabaron con España: Mucho músculo Anabolizado, Árbitros que no recordaban que estaban en FIBA y que el reglamento debe ser igual para los dos equipos y un gran Acierto en el tiro de tres acabaron con las ilusiones españolas de medalla.

En España ningún fallo de más. Todo más o menos en lo esperable. Salvo Navarro, que tras un inicio prometedor volvió a perderse. Gasol con las pilas puestas desbordando a todo el que se le ponía delante, y no le hacía falta, claro, porque le habrán hecho más de 20, entre las señaladas y las no señaladas.

Era curioso ver como en cada jugada dentro de la zona salían disparados cada vez uno o dos jugadores españoles fuera de la pista. "Sigan, Sigan", o sea, "go, go", pues hoy todo iba en inglés, hasta las normas.

Tenía entendido que sólo se puede hacer un paso antes de botar y que no se podía empujar al rival, pero después del partido de hoy he llegado a la conclusión de que es posible la mixtura de una competición NBA y FIBA. Cada uno juega con sus reglas, y listos. Claro, los de la NBA se quejarían porque ellos tendrían el tiro de tres más lejos, y eso sería injusto.

Imagino que no dirían nada si al rival le pitan pasos si hace dos pasos antes de botar. Ellos no, ellos sí pueden dar dos pasos. También pueden empujar más que el rival. Bueno, no. En la NBA sólo es algo más permisivo el arbitraje con el físico, pero los mamporros que han pegado hoy no los consienten ni en la NBA. Vamos, hasta les daban a ellos los balones que echaban fuera: "Pobrecito, lo ha echado fuera por error, vamos a dejarle que lo intente otra vez".

Ellos, en esa imaginaria liga mixta, también pueden tomar anabolizantes, y el rival no. Otra ventaja del rival "internacional" sería que pueden defender en zona y ellos no del todo (no me aclaro aún con lo de la semi-zona esa que les permiten allí).

Y claro, ellos jugarían solitos los últimos dos minutos de cada cuarto. Imagino que así lo mismo hasta consiguen canar esa liga fantástica.

Pues algo así es lo que ha pasado hoy. Por darles hasta les han dado 8 o 10 puntos por la cara en el marcador. Menos mal que alguien se ha dado cuenta y, tras mucho protestar, han puesto el marcador en lo suyo.

Si jugamos con unas normas jugamos con unas normas. Lo que no puede ser es que unos tengan unas y los demás otras diferentes.

Es vergonzoso que los árbitros tengan que ayudar a USA para que pasen su eliminatoria. Que ni con todos esos cientos de kilos de músculo pudieran dominar claramente el partido.

Además, hoy les entraba todo el tiro exterior. No me creo que sean tan malos tiradores como hasta hoy ni tan buenos como parecían esta mañana. Pero bueno, esa ha sido hoy la única cosa deportiva que les ha ayudado a ganar.

La táctica parecía clara: zona muy cerrada y que que tiren. Pero les ha dado por clavarlas. Entre eso y el desacierto de Navarro, nos hemos metido en el tercer cuarto con desventaja, cuando podríamos haber llegado incluso con alguna renta.

Los jugadores lo dieron todo. Navarro incluso lo intentó. No me gustó que estuviera escondido muchos minutos. Eso era mal síntoma, no quería ir al banquillo y sabía que no estaba bien, por eso no arriesgaba. Cuando llegó el momento de la verdad tuvo el partido en sus manos. Cuatro puntos abajo y unas tres ocasiones seguidas falladas. No sé si Rudy hubiera solucionado mejor las situaciones, creo que le falta el talento mágico que tiene a veces Navarro, pero tiene muchas opciones de conseguir puntos.

La defensa fué muy buena, salvo por el tiempo que tardamos en darnos cuenta de que estaban tirando muy bien desde fuera. Para entonces ya no había quien les parara.

En fin, recurso al tópico, jugamos como nunca y perdimos como siempre.

25 de ago. de 2004

Cómo jugarle a USA

El tema viene complicado, pero la clave es hacer la defensa que hizo Lituania o algo parecido.

Es decir, zona todo el rato. Cerradísima. Todos en la pintura y regalarles el tiro exterior. A muerte todos cerrando el rebote (Jiménez, te necesitamos).

Todos bien cerraditos

En el supuesto de que alguien las pueda meter desde fuera intentamos una caja y uno con ese jugador o volver a la zona de ajustes que tan buen resultado nos ha ido dando.

Tengo la duda de Dueñas. Lo intentaría, pero tal vez no funcione. Es demasiado lento para las malas bestias aquellas y me temo que se cargaría de faltas. No obstante, sería de las primeras variaciones que haría para este partido.

El que pasaría más problemas sería Comas, que lo pasa muy mal cuando el base rival es fuerte físicamente y le defiende duro. Así que lo mismo jugamos un rato con Navarro de base (como en Indianápolis). También me preocupa el bote de balón tan alto que tiene Calderón. Enseña demasiado el balón y los bases estadounidenses tienen manos muy rápidas para robar.

Las rotaciones deberán ser más rápidas que en otros partidos. Hay que darlo todo en defensa contra estos tíos, que son mas fuertes que nosotros y, además, toman anabolizantes, cosa que a nosotros no nos dejan hacer. El problema es la fluidez del ataque, que suele resentirse si los cambios son muy frecuentes. Pero es la única manera de llegar frescos a los últimos minutos y no tener bajones defensivos. En un minuto de relax nos hacen diez puntos y nos lían el partido.

El papel de los árbitros será clave. Si les pitan una de cada tres faltas a los USA, como vienen hanciendo hasta ahora, mal tema. Tal vez podamos con ellos, pero también con sus hachazos ya es demasiado pedir.

Los lituanos también les sorprendieron bastante con el tiro exterior de sus pivots. Ahí tendrán mucho que decir Garbajosa y, tal vez, Iturbe, alternando posición de alero y falso pívot, aunque no sé si se nos volvería en contra en defensa, pues Iturbe apenas está en dos metros. Se podría probar un par de minutos mientras descansa Garbajosa o si está Dueñas en pista. Los triples de Gasol serán decisivos. Está tirando bien y los grandes USA no sé si se atreveran a salir hasta los 6,25, pues les podría venir una penetración hasta la cocina del jugador catalán.

El equipo USA no se ha caracterizado por hacer mucho scouting, pero digo yo que habrán visto los partidos de España en la Olimpiada. Por ello, otro pequeño factor de sorpresa podría venirles por parte de Rudy, Yebra, Dueñas o el citado Iturbe. Jugadores de calidad que han jugado poco y de los que, casi seguro, no tienen la más mínima idea de cómo juegan.

Para este partido no nos valdrá la pájara de Navarro, o los altibajos e indolencia momentáneas de Gasol. Todos tendrán que estar a un buen nivel. Si no, no habrá manera.

Una lástima si perdiéramos, de momento el mejor baloncesto de la Olimpiada está claro que ha sido el de España. USA podría hacerlo pero, de momento, no lo ha hecho. El partido de cuartos es su última oportunidad de limpiar un poco su mala imagen. Lo malo es que el rival candidato a pagar los platos rotos de su pésimo inicio de Olimpiada es España.




Los cupos y la selección española

Se suele hablar mucho de la cuestión de los cupos de jugadores extranjeros y su repercusión en la selección española. Es obvio, si no juegan los jugadores españoles no se puede hacer un buen equipo (argumento a favor de los cupos). Otros defienden que si la competencia es dura los jugadores se esfuerzan más para conseguir un puesto y los jugadores que salen salen de más calidad (argumento contra los cupos).

El tema de implantar cupos tiene dos lecturas, y yo mismo tengo dos opiniones, ambas contradictorias entre sí.

Por un lado creo, hasta cierto punto, en la libertad de mercado y circulación de trabajadores, etc (sin llegar a un economía liberal feroz, claro). Vamos, no me gustaría nada irme a trabajar a otro país y que mi contrato dependiera de un cupo. Pues al contrario igual. Todo el mundo tiene derecho a trabajar donde sea, y los empresarios tienen derecho a contratar a los mejores para desempeñar su puesto. Vale, esa es la teoría contra los cupos.

Pero por otro lado, creo que una parte muy importante de un jugador profesional es el haber podido formarse en la práctica, es decir, haber podido jugar minutos en ligas de calidad. En España no se dan las circunstancias para que nuestros jóvenes jueguen más allá de los 18 años. De momento, la LEB no termina de cumplir con esos objetivos, pues todos vemos que está llena de jugadores mayores, comunitarios, extranjeros etc. Hay más jóvenes que en ACB, pero poca cosa. Y el nivel tiende a ser demasiado bajo respecto a la ACB, con lo que el salto se hace demasiado grande.

Por tanto, si a los jugadores de 18 años con proyección no se les puede poner a jugar minutos de calidad están condenados a no llegar a ser todo lo buenos que podrían haber sido. Sólo los que está claro que son o serán figuras tienen esos minutos.

Estamos hartos, sobre todo en lugares como Murcia, de ver que se ficha a cualquier comunitario que mida dos metros y diga que juega al baloncesto antes que a un jugador español de proyección. La clave está en que, aunque malo, el jugador comunitario viene con experiencia en su haber. La NCAA hace disputar cada año a cientos de jugadores jóvenes minutos de mucho nivel. Esos años de universidad son la diferencia entre un jugador que promete y llega a ser buen jugador (no estrella) y un jugador que promete y se queda en el camino.

Los jugadores de nivel medio que pasan por la NCAA llegan a ser buenos jugadores y terminan jugando en las ligas de medio mundo. Con los jugadores españoles no pasa eso, no dan el salto.

Por tanto, no veo un disparate lo de los cupos. Mejor que traer a paquetes de fuera darle minutos a jóvenes con proyección que se puedan convertir en buenos jugadores.

No creo que si hay cupos los jugadores se relajen por tener garantizado el puesto. Esos jugadores, de existir, no son buenos jugadores, tengan o no competencia.

El problema es que lo de los cupos es inconstitucional incluso. He ahí el dilema.

23 de ago. de 2004

Ganamos a Nueva Zelanda ¿Y ahora qué?

Ya hemos ganado a Nueva Zelanda y hemos demostrado lo buenos que somos. Bueno, más o menos. Porque lo hemos pasado mal para ganar el partico. O sea, que demostrar, demostrar, sólo hemos demostrado el Quijote que todos los españoles solemos llevar dentro.

Bastaba con dejarse llevar y sacar los jugadores reservas. Si se gana bien, y si no no pasa absolutamente nada. En todo caso, que Serbia se queda fuera, cosa que, visto su fair play y, porqué no, su calidad potencial, no debería molestar a nadie de entre los españoles.

Jugar limpio, sí. No dejarse ganar, sí. Ser honrado, de acuerdo.

Pero el caso es que Calderón y Garbajosa se han pegado un buen palizón. Gasol ha jugado muchos minutos pese a tener molestias, nuestro nivel de juego no ha sido soberbio, los reservas, por tanto, no es que hayan jugado mucho.

Luego ¿qué tenía de bueno esa forma de plantear el partido?. Pues no sé. Mantener la racha de victorias no tengo claro que sea tan importante como para machacar a tus mejores jugadoes y llevarlos cansados a la segunda fase.

Los serbios más contentos que unas castañuelas, no harían lo mismo si nos afectara a nosotros. De hecho, creo recordar que fue en el último Europeo donde nos la jugaron y se dejaron ganar, y tuvimos que pasar de chiripa.

Y ahora, casi seguro, USA, que saldrán, ahora sí, dispuestos a jugar todo el baloncesto que saben jugar, que está devaluado pero sigue siendo suficiente para ganarnos sin problemas.

¿Cómo era eso? ¿"Poner la otra mejilla"? ¿Que son gigantes y no molinos de viento?.

En fin, cada maestrillo tiene su librillo, pero yo no lo he entendido.

22 de ago. de 2004

Lituania 94 - USA 90. Gana el cerebro frente al Clembuterol


Todos estábamos viendo en qué consistía el potencial de USA: Mucho músculo y Duncan. De media y larga distancia no las metían ni con embudo.

Solución: les regalamos el tiro de 5 metros en adelante y hacemos una fortaleza en la pintura. Dicho y hecho. Los lituanos se pasaron todo el partido defendiendo en zona.

Pasados los primeros minutos, además, esa zona se convirtió en la zona más cerrada que he visto jamás en el deporte de alta competición. Había visto cosas así en los patios de colegio o competiciones de escalas inferiores, pero nunca con jugadores profesionales. Siempre había al menos cuatro jugadores dentro de la pintura, a ratos, los cinco. Regalaban totalmente el tiro exterior.

No les preocupaba un 20 por ciento de acierto desde fuera. Lo que les preocupaba era el poder demoledor del musculín clembuterilizado dentro de la zona. Culazo, tiro a medio metro y dentro. O bien: rebote, fallo, rebote, fallo, rebote, canasta. Pues bien, todos a cerrar el rebote y, si se atreven, que tiren desde fuera.

La táctica funcionó bien casi todo el partido, hasta que Jefferson, que llevaba más de 10 intentos triples en el campeonato sin acierto alguno, empezó a meter. Debieron, entonces, abrir un poco más la zona y puntear algo los tiros, no fueran a cogerle el gusto a meter triples a estas alturas.

El resto lo que también casi todos sabíamos: tiro exterior letal de los lituanos, con Saras, más que nunca, haciendo de ariete, tal vez para vengar aquel triple fallado de hace 4 años que les podría haber hecho pasar a la historia como el primer equipo que derrotaba a USA en una olimpiada. En esta ocasión ya llegan tarde, esa victoria ha perdido buena parte de su valor. No obstante Saras dio un auténtico recital de tiro de tres puntos, dirección, pase e inteligencia.

Por unos momentos USA dijo de defender a tope, y se me pusieron los pelos de punta al imaginármelos defendiendo así todo el partido contra España, probable cruce de cuartos. Pero los norteamericanos no parecen haber venido con las pilas mentales cargadas o el entrenamiento suficiente como para aguantar muchos minutos defendiendo a tope. Bajaron la intensidad de esa defensa y Lituania se los comió.

Esperemos que los USA no sean capaces de hacer esa defensa, que durante pocos minutos se vio hoy, contra España, porque defendiendo así, y con esos músculos nos ganan, fijo.

Por cierto, durante este partido me di cuenta de algo curioso, creo no haber visto un sólo jugador blanco en este equipo. Creo que van a arrepentirse mucho de no haber traído al menos un jugador, como decía Andrés Montes, "blanco tirador".

Estadísticas del partido

Y ahora ¿qué?


Todo deportista de élite serio saldrá siempre a ganar, eso está claro. Lo que pasa es que te puede pasar lo que a España, que de tan listos que somos nos vamos a tener que enfrentar, muy probablemente, contra USA en los cuartos.

Y claro, USA ha hecho el ridículo hasta ahora, pero si yo fuera Pesquera estaría comiéndome los puños. El nefasto inicio de los norteamericanos nos ha puesto la cabeza en la guillotina.

Salvo que realmente sean tan malos de solemnidad como parecen estos días va a ser lo habitual: jugamos como nunca y perdemos como siemrpre.

Los jugadores USA deben tener, en alguna parte, recóndita, un poquito de orgullo. Simplemente con eso, con sus clembuterizados músculos y con el pelín de calidad que, sin duda, deben atesorar, les debería bastar para mandarnos para casa.

Ojalá me equivoque, pero, al menos por una vez, nos habría venido bien empezar mal el campeonato. A un sólo partido, USA se dejará el pellejo, aún haciendolo con un 20 por ciento de acierto en el tiro. Su poderío físico e, imagino, su tesón e intensidad para no verse en el mayor ridículo de su vida, serán letales contra nosotros.

Me gustaría comprobar que, efectivamente, todas las críticas que les hacemos a los NBA resulten ciertas y seamos capaces ya, en un partido realmente decisivo, de ganarles sin recurrir a la invocación del santoral.

Morir de éxito es como se llama esto.

20 de ago. de 2004

NBA. La liga del Clembuterol

En mi modesta opinión, la NBA aún es superior al resto de ligas, pero por dos cuestiones totalmente extradeportivas:



Shaq, ¿de dónde sale tanto músculo?


Los jugadores de fuera de USA van allí, sobre todo, por la pasta, pues cada vez hay más dólares y menos juego.

Los físicos de esos jugadores están potenciados con medios que no se permite emplear en el resto de ligas (los anabolizantes están totalmente permitidos). Eso es lo que les da su gran ventaja en la pista.

Si no hubiera tanta pasta y esa permisividad con las drogas deportivas (los muy cínicos sólo persiguen las "callejeras", tipo coca y cannabis) los mejores jugadores del resto del mundo no irían a esa liga con tanta facilidad, y su poderío físico sería bastante menor, con lo que quedaría una buena liga, a secas, tal vez la mejor del mundo, pero por los pelos.

Como no espabilen, y se dediquen en los colleges a entrenar más la técnica y menos el gimnasio y las "ayudas extra" las van a pasar canutas en unos años.

Los propios norteamericanos terminarán por hartarse de ese tipo de juego, digo yo, porque mira que tiene poco fuste sólo ver correr y saltar cual saltinbanquis.

Además, como he dicho alguna otra vez, está la mentalidad norteamericana, a la que llamo "ombligista", de mirarse el ombligo. Todo lo de fuera es malo, el resto de ligas son menores, los que no hablan inglés son despreciables. Es decir, somos mejores que los demás y, por eso, nos podemos permitir el lujo de poner y quitar gobiernos, de invadir países, de montar guerras por la cara.

En definitiva: prepotencia. Sólo puedes ser prepotente si eres muy muy superior. Si no eres tan superior, de tantas ganas que te tendrán te harán pasar vergüenza con frecuencia, como ya les está pasando a los jugadores de los combinados USA en las últimas competiciones en las que participan.

Por favor, que no vuelvan a mancillar el nombre de Dream Team, aquello sí que era de ensueño (Barcelona 92 por si algún despistado).

18 de ago. de 2004

España empieza a hacer soñar

España 87 - Argentina 76

Sabíamos que sería dificil mantener el nivel mostrado en la preparación, en la que la selección española había ganado todos los partidos, incluida Argentina y Serbia (por dos veces ésta última). Sin embargo, el partido de ayer mostró algo que, hasta ahora, en la preparación, casi no habíamos visto: tener que hacer una buena remontada, en este caso de 9 puntos (el único precedente había sido precisamente contra Argentina).

También resulta interesante saber que todo eso se produjo con el hándicap de que nuestro segundo mejor jugador atacante estuvo totalmente desacertado. Hasta el momento hemos visto que la selección puede jugar a muy alto nivel aún sin una de sus estrellas. Con las dos a tope será una maravilla ver jugar a este equipo.

La clave, como casi siempre en este deporte y, sobre todo en este equipo, estuvo en la defensa. Tal como era conocido, Argentina es muy fuerte en todas las facetas del juego, pero especialmente temible en los juegos de pase corto entre pivots. Aunque en el segundo cuarto, sobre todo con un inspirado Scola al frente, les funcionó un rato, la defensa que implantó Pesquera supo anular ese juego.

Por lo que se pudo apreciar, la clave del juego de pase corto entre pivots era tener en cuenta que normalmente esperan una ayuda y entonces pasan al otro pivot, que estará sólo o en buena posición. Estadísticamente hablando, la inmensa mayoría de esos pases pasan justo por el centro de la zona. Así, creí entender que la táctica de Pesquera era ir rápido a la ayuda, contar dos segundos y, antes de que el jugador rival hiciera nada, recuperar la posición central de la zona, lugar por el que habría de pasar el pase, justo un momento antes de producirse éste. Es decir, se ofrece el pase e inmediatamente después se cierra la linea de pase, cuando ya está el jugador lanzando el pase. Ahí recuperó España cerca de 5 balones, e impidió otro buen número de pases. Parece que la experiencia de Madrid sirvió para solucionar, al menos en parte, este problema. Decimos en parte porque Scola ayer estuvo insuperable.

Lo malo de los partidos amistosos contra rivales directos es que estos también toman buena nota. Y los argentinos supieron encontrar algunos agujeros a la poderosa zona española en el amistoso de Madrid. El más visible estaba en el lateral donde defiende Dueñas cuando está en pista. Magnano colocó a Scola en el sitio estratégico: en la línea de fondo, cerca de dueñas, lo suficientemente lejos como para que éste no llegara a tiempo y lo suficientemente cerca para un tiro cómodo. No obstante, los flecos de dicha zona se antojan mínimos, y los argentinos tampoco sacaron demasiado provecho de las carencias. Más bien aprovecharon el estado de gracia de Scola.

Otra lección que, al parecer, aprendió el seleccionador español fue que Rudy Fernández tenía problemas para defender a Ginobili. Por ello, en cuanto quedó claro que Navarro no tenía su día, se decidió por De La Fuente en lugar del cambio habitual, Rudy, para reemplazar a Navarro. La apuesta era arriesgada, pues durante algunos minutos el quinteto de España fue: Calderón, De La Fuente, Jiménez, Reyes y Dueñas. Un quinteto muy defensivo pero, en principio, con poco poder resolutorio en ataque. Sin embargo la jugada salió bien, De La Fuente aprovechó las oportunidades de tiro exterior con las que claramente le tentó Argentina y metió 10 puntos en muy pocos minutos, incluidos un par de triples.

Aguantar bien esos minutos de quinteto defensivo, con el posterior relevo de Jiménez por su compañero de equipo Iturbe, fue decisivo para conseguir la remontada.

Lo que no se comprende bien es el movimiento de banquillo que realizó Magnano en los últimos cinco minutos. Con el partido complicado optó por sentar a Scola y Ginobili y poner en pista a Leonardo Gutiérrez para dar leña a Gasol. La única explicación que encontramos es que Magnano intentara varias cosas a la vez:
- Dar un respiro a ambos y que los gregarios recuperaran algún balón, aunque fuera desquiciando a palos y consiguiendo una falta antideportiva o similar.
- Descentrar a Gasol
- Entrar rápidamente en el bonus de faltas, cometidas por gregarios para, a continuación, hacer la clásica protesta a los árbitros del tipo "mira cuántas faltas nos habéis pitado" y así, justo después, sacar a Scola y Ginobili blindados ante las faltas y con los árbitros predispuestos a favor.
De ser ése el planteamiento el tiro salió por la culata, pues España dió el último acelerón y consiguió una diferencia excesiva en el marcador como para recuperarla cuando volvieron Scola y Ginobili.

Destacar, por último, la importante labor de Calderón, que supo ver que el principal punto flaco de los Argentinos, o su parte menos buena, era la defensa de los bases, y pudo desatascar en ocasiones el ataque español con varias penetraciones y tiros exteriores. Garbajosa apareció en el tramo final, dando vida al equipo con sus triples de alero (corte, bloqueo y tiro rápido al recibir), que los pivots argentinos tuvieron problemas para defender.

Grecia tuteó a USA (Grecia 71 - USA 77)

En otro de los partidos de la jornada, el equipo anfitrión supo tutear con desparpajo a los jugadores norteamericanos que, esta vez sí, salieron a intentar jugar con intensidad. Lo que ocurre es que la intensidad de los jugadores de USA se basa en el músculo, en la potencia física.

Aunque estuvieron algo mejor en el tiro exterior que contra Puerto Rico, sus porcentajes eran de patio de colegio. La diferencia es que, con tanto kilo de músculo clembuterizado, cogían casi todos los rebotes y tenían 3 y hasta 4 opciones de tiro en cada ataque. Si no contabilizamos los mates realizados, el porcentaje de tiro era una auténtica vergüenza.

No sé si los propios jugadores norteamericanos empiezan a ser conscientes de su inferioridad técnica y táctica para jugar al baloncesto. Tal vez sí, porque cada vez menos intentan hacer jugadas que no se resuelvan por la fuerza bruta.

Al menos, vimos destellos de calidad: Iverson más acertado en el tiro exterior, algunas jugadas de calidad de James (10 puntos en 11 minutos jugados) y Duncan. El resto, músculo, mucho músculo y poco cerebro.

Los helenos supieron jugar con cabeza, sabedores de que el rival es batible (qué mal han ido haciendo los USA estos años al dejarse perder el respeto...), con mucho coraje para combatir al músculo americano y una defensa intensa e inteligente. Por supuesto, muchos minutos en zona.

El jugador del partido, sin duda, fue el madridista Fotsis, que brindó algunas acciones de muchísima calidad. Este chico sería un portento si fuera más regular y, tal como hizo ayer, jugara con intensidad todos los minutos.

Lituania va a más (Lituania 98 - Puerto Rico 90)

Aunque no da tanta sensación de poderío como Argentina, Serbia o la misma España, Lituania parece ir a más conforme pasan los minutos de campeonato. El partido de ayer frente a Puerto Rico era una oportunidad para calibrar más precisamente el nivel real de ambos conjuntos. Los portorriqueños, aún con la borrachera de la derrota infringida a USA salieron con ímpetu y descaro, pero con el paso de los minutos Lituania fue poniendo las cosas en su sitio y dejando claro que desde el exterior son peligrosísimos (13 de 30 lanzamientos desde 6'25). Los portorriqueños tampoco lanzaron mal desde el exterior (12 de 26 en triples), pero no tenían un día tan fino como contra los USA.

En los últimos minutos, los de Puerto Rico parecieron acusar también la ausencia (parece que por lesión) de su líder Piculín Ortiz, más importante, tal vez, psicológicamente que por la aportación real al juego que realiza a sus 41 años. Bien es cierto, que el punto flaco de Puerto Rico son sus pivots, y que un Piculín ya en declive (aunque nadie lo diría viendo su aún imponente físico) sigue siendo un jugador importantísimo, por lo que hace, por lo que manda y por el respeto que inspira.

La parte menos poderosa de los Lituanos parece estar en su juego interior, lo que les hace basar su juego en su tiro exterior y penetración. Los equipos que les quieran defender en zona tendrán que hilar muy fino si no quieren verse ametrallados por Macijauskas, Saras, Stombergas y compañía.

Fue una lástima no poder presenciar el partido de Serbia e Italia, pero, pese al dispositivo de multiseguimiento televisivo internacional (terminaremos aprendiendo alemán a este ritmo) no fue posible localizar, entre las sintonizables, una TV que lo transmitiera. Hubiera estado bien tener algún referente del juego de Italia, al que aún no hemos podido ver este año.

Mañana más, prepárense algunos españoles para madrugar ;)

16 de ago. de 2004

JJOO. Interesante debut

La primera jornada de baloncesto masculino en los JJOO de Atenas ha dejado un buen sabor de boca. Por un lado, por la victoria del equipo español, que con más oficio que brillo se quitó de encima a una China, liderada por el NBA Ming, de la que se esperaba algo más. Los otros nombres propios de la jornada fueron el portorriqueño Arroyo y el argentino Ginobili.

Le costó trabajo a la selección española entrar en la competicion. Al menos en lo que a triples se refiere los porcentajes fueron malísimos, dignos del que esto suscribe. Afortunadamente, el resto de facetas del juego compensaron esta grave carencia que, frente a un equipo más sólido que el chino, habría podido costar una clara derrota.

A la selección española, triples aparte, se le ve cada vez más como un conjunto, una maquinaria bastante bien ajustada y entrasada. Así, sin hacer un gran partido, se pudo ganar gracias a una buena defensa y un aceptable ataque, en el que brilló Gasol como casi siempre. Era muy importante ganar este partido, porque el grupo es durísimo y China se perfilaba como de los pocos rivales claramente batibles. Un fallo hubira complicado muchísimo la situación.

Resultó positivo que Navarro se recuperara de su pájara inicial y que diera alguna pincelada de su talento, que Gasol fuera el ariete que debe ser, y que el resto aportara en múltiples facetas. También me tranquilizó ver jugar a Comas con frescura, superado ya (esperemos) el momento de miedo escénico que le entró al verse dentro de la lista definitiva. No podemos hacer nada importante con un sólo base. Por eso era importante que ayer Comas jugara a su nivel. No es el mejor base español de todos los tiempos pero jugando a su nivel aportará cosas interesantes que ayudarán al equipo.

Garbajosa no estuvo fino y se cargó de personales. Consuela ver que Felipe Reyes está ya al nivel deseable en la selección.

Cura de humildad para USA

Lo que terminó de alegrar la jornada fue ver el repaso que Puerto Rico le dio a los engreídos niños ricos de la NBA. Parecía que el único jugador de NBA en ese partido era Carlos Arroyo (bueno, y Duncan si acaso). Mientras Arroyo subía la moral a sus compañeros y les hacía creerse enormes, los profesionales de la NBA aún no se habían bajado del autobús.

Si juegas como una banda, pareces una banda y te tratan como si fueras una banda, seguramente eres una banda. Eso es lo que fue ayer el equipo norteamericano al que no se le puede llamar Dream Team para no mancillar así el nombre del que sí lo fuera en Barcelona 92.

Era la primera vez que un equipo norteamericano integrado por profesionales perdía un partido en una Olimpiada. Pero es que parecían pedirlo a gritos. No defendían, no tenían sistemas de ataque y sobre todo, no jugaban como un equipo, sino como una suma de individualidades al ralentí.

Hoy en día no hay grupo de jugadores que pueda salir a una cancha a jugar en ese plan contra los mejores equipos del mundo, ni siquiera contra un buen equipo del mundo.

También es cierto que Puerto Rico, ayudado por la falta de responsabilidad, las ganas, el coraje y un poquito de suerte, hizo un gran partido. Todo entraba. Pero la suerte hay que buscarla, y los portorriqueños lo hicieron.

Carlos Arroyo brindó algunas jugadas de esas por las que vale la pena levantarse en un mal día. Sus jugadas eran un torrente de imaginación, frescura y desparpajo que se le atragantó a los norteamericanos, poco dispuestos a sufrir para ganar.

Tras un principio en el que los árbitros hicieron ciertas concesiones a Puerto Rico, y visto el cariz que empezaban a tomar los acontecimientos, en la segunda parte, y con la manida excusa del dejar jugar ("sigan sigan"), les permitieron hacer de casi todo a los jugadores NBA, como es costumbre en cada campeonato internacional. Pero ni por esas.

Son mucho más fuertes físicamente, pero resulta penoso ver en unas olimpiadas a jugadores de EEUU que tienen serias carencias técnicas. Algún día les obligarán a pasar controles antidoping y, entonces, ese día habrá caído para siempre el mito del baloncesto americano. Sólo su poderío físico los hace claramente superiores al resto. Sin él serían un gran equipo, pero perderían muchos más partidos de lo que están haciendo últimamente.

También les pierde su visión ombligística del mundo. Vamos el dedicarse a mirarse el ombligo en lugar de averiguar cómo juegan los rivales, en preocuparse por jugar como un equipo, no como la suma de individualidades que son. Quedó claro que un equipo vale muchísimo más que los cinco jugadores que están en pista.

Incluso se permitieron hacer el ridículo tras una falta antideportiva, al demostrarse que ni se sabían las reglas del juego FIBA (dos tiros y banda). La soberbia se paga, y los norteamericanos tienen para dar y repartir. Un poquito de jarabe de humildad les vendrá bien.

Argentina y Serbia

El partido que brindaron Argentina y Serbia fue como se esperaba. Muchos quilates, intensidad, piques y emoción. Ginobili dio una lección de baloncesto, con muchos puntos y algunas canas inverosímiles, incluida la que, sobre la bocina, les dio a los argentinos la victoria.

Argentina es un equipo tremendamente conjuntado con jugadores de una calidad extraordinaria. Me permito apostar, cada vez más, por ellos como Oro, sobre todo, tras ver las figuras de la NBA haciendo el ridículo.

Serbia es un gran equipo, pero menos conjuntado que los argentinos. Sin Stojakovic pasan de ser letales a ser un muy buen equipo. Tal vez menos que eso fue la diferencia que ayer les separó del triunfo.

Para guardar en la memoria videográfica las jugadas de Ginobili, que las metió desde todos los sitios, hasta desde el suelo; un "látigo" letal de Bodiroga a Wolkowyski y el juego de equipo de Argentina que, aunque menos, también dio algunas muestras de su excelente compenetración de hombres altos y los pases cortos dentro de la zona.

La selección española deberá ganarles bien a Argentina o bien a Serbia, pues si no la cosa se pondría muy complicada y hasta podría tocar un cruce con EEUU, que, aunque con el respeto ya perdido por todos, tienen el potencial que tienen, y que nos tendrán ganas tras la derrota que sufrieron contra España en Indianápolis (su propia casa).

Las claves para el partido de Argentina: que Ginobili tenga problemas para recibir el balón y entorpecer al máximo el juego de pases entre pivots. En el último amistoso hicieron mucho daño con esos pases. Con Dueñas y Gasol a la vez fue aún peor.

Si se gana a Argentina bajará mucho la presión y, jugando tranquilo, se pueden hacer cosas muy grandes. Que se lo digan a Puerto Rico.

11 de ago. de 2004

Pronósticos para los JJOO. Otra vez Lituania

Este es mi pronóstico de clasificación y medallas en los Juegos Olímpicos de Atenas. De nuevo Lituania tiene la llave. Seré pesimista, así luego no duele tanto (la derrota) o se disfruta más (la victoria)

Grupo A:
  1. Serbia
  2. España
  3. Argentina
  4. Italia

Grupo B:

  1. EEUU
  2. Grecia
  3. Lituania
  4. Puerto Rico

Cruces de cuartos:

Serbia - Puerto Rico -> Serbia

España - Lituania -> Lituania (¿?)

Argentina - Grecia -> Argentina

Italia - EEUU -> EEUU

Semifinales:

Serbia - Lituania -> Serbia

Argentina - EEUU -> EEUU

Final:

Serbia - EEUU -> EEUU

3º y 4º: Lituania - Argentina -> Argentina

Por tanto:

Oro - EEUU

Plata - Serbia

Bronce - Argentina

Sé que España ha ganado todos los partidos previos y eso es precisamente lo que me preocupa. Hemos jugado siempre al 100 % y Serbia, por ejemplo, dudo mucho que haya pasado del 70-80 %. Algo por el estilo diría de Argentina, aunque tras el partido de Madrid que ganó España no lo tengo tan claro. Ahora nos creemos los reyes del mambo y cuando llegue la hora de la verdad veremos a ver.

Calderón hará pronto faltas, tendrá que salir Comas descompuesto de verse ahí y se nos irán en el marcador, volverá antes de tiempo el del TAU y tendremos que terminar con Navarro de base sin haber ensayado esa opción.

Aunque pronostico que caemos ante la Lituania de Macijauskas y Saras deseo equivocarme y que esta vez, al fin, vayamos con la lección aprendida y tengamos el día bueno contra ellos en el partido de cuartos. Si es así, aspirar al bronce sería un gran resultado.

Ganarle le hemos ganado a todos los rivales recientemente, incluida EEUU. Todo lo que sea ir más allá de lo dicho es casi soñar, aunque la llave la tiene Calderón y, sobre todo, Comas (como vengo diciendo en el resto de post), pero como soñar no cuesta nada, pues mira...

Soñemos pues.


10 de ago. de 2004

Polaris elige a Salvador Hernández como presidente del club porque jugaba al... fútbol

La cosa tiene bemoles. Se va el cacique que no sabía de baloncesto (pero que con los años algo aprendió el hombre) y nos quedamos con el directivo-tiburón futbolero que no ha visto un partido de basket en su vida. No sé que es peor.

Valverde era un cabeza hueca que, para bien y para mal, hacía todo a golpe de testosterona, aunque más para mal que para bien. Pero al menos, sentía al equipo como algo suyo. Aunque claro, eso también era su parte mala, que lo sentía tan tan suyo que en su grado de implicación llegaba a sentirse no "parte de" sino "amo de", cosa que no es lo mismo y que no era para nada positivo.

Creo que los aficionados de Murcia recordamos esas famosas entradas en los vestuarios como elefante en cacharrería, esos despotriques ante la prensa contra sus propios jugadores, rociando gasolina para apagar los fuegos.

Tal vez haya que claudicar a la realidad y reconocer que todo en este asqueroso mundo es un negocio, y en los negocios no sirven de mucho las implicaciones personales. Pero claro, cuando uno entra en un negocio, aunque no se implique personalmente, sí debe hacerlo técnicamente. Es decir, hay que conocer el mundo en el que te metes a hacer negocios. Esperemos que el conocimiento del mundo de los negocios de Hernández, y de Polaris, compense su ignorancia absoluta en basket.

Pero no me inspira confianza ninguna que una empresa como Polaris elija como presidente a alguien basándose, como criterio principal, en que es lo más parecido que tienen a un hombre de baloncesto. Es total, lo más parecido que tenemos a un hombre de baloncesto es... un futbolero.

En fin, virgencica virgencica, que me quede como estaba...

El texto completo de la entrevista en La Verdad de hoy: «La verdad es que de baloncesto no tengo mucha idea»

6 de ago. de 2004

Sale Cabezas y se queda Comas. Cuestión de equilibrio

Cabezas ha sido el último descarte de la selección. Aunque no es fácil tenerlo claro, seguramente es la mejor opción, aunque por poco.

A nivel global Cabezas aporta un poco más. Sin embargo, entiendo que diga Pesquera que ha sido el peor momento de su vida deportiva, pues ha sido muy poca la diferencia que ha inclinado la balanza para que se quede Comas, por una cuestión de detalle. Me explico: aunque la suma total de aportaciones le deje ligeramente por debajo de Cabezas, Comas aporta algo que nos hace mucha falta: dirección de juego. De los tres bases creo que es el que mejor dirige el juego y mueve el balón, además de tirar bien, correr bien y penetrar de maravilla (por rapidez y habilidad frenta a por potencia, que es como lo hacen Calderón y Cabezas).

Lo que me preocupa es que tal vez su ventaja en la dirección de juego respecto a los otros es demasiado pequeña (no es Corbalán), y es más grande, en cambio, su diferencia en el juego defensivo, que me parece bastante más débil que el de Cabezas y Calderón (sin que sea un negado en ese aspecto, claro). Vamos, que era una cuestión de equilibrio.

Pasaremos minutos malos cuando tengamos en frente a un base buenísimo, de esos a los que hay que apretar las clavijas todo el partido. En cuanto Calderón pase por el banco tendremos problemas en ese tipo de defensa.

Salvo que se opte por la opción Imbroda, que era poner al escolta a defender al base. Lo malo es que eso excluye a Navarro en pista, y dejaría ese papel a De La Fuente o a Rudy que, pese a lo que he leído en algún post, me parece un muy buen defensor que a veces tiene pequeños despistes. En cuanto desaparezcan los despistes y pille algo más de músculo, Rudy va a ser una maravilla de jugador.

Todo el mundo lo tiene muy claro, pero yo no tengo tan claro que nos vaya a ir bien con sólo dos bases. Si no hay lesiones no pasa nada, pero como se lesionara uno de los dos lo pasaríamos muy mal. Se dice que Navarro puede jugar perfectamente de base, pero no he visto ensayar esa posibilidad un sólo minuto. Además su juego de base suele ser en plan base jugón: "dádmela a mí que ya se me ocurrirá algo", algo por el estilo a aquel partido contra EEUU que casi ganó él solito.

Al que me cuesta más ver es a Yebra, al que veo más como jugador franquicia en un equipo pequeño que como jugador de equipo en un grande. Tampoco hubiera sido bueno que se quedara fuera y que hubiera una lesión larga de un alero, pues jugar todo el tiempo con sólo tres aleros sería complicado. E Iturbe últimamente de alero juega pocos minutos. Es más efectivo como pivot atípico que juega dentro-fuera y corre.

Pero bueno, sólo pueden ir doce...

3 de ago. de 2004

Selección Española: ¿como la de fútbol?

Para Pau Gasol no estar en semifinales de los Juegos Olímpicos sería un fracaso. Algo así viene diciendo Pesquera, el resto de jugadores y los pocos medios de comunicación que tocan el tema.

En los partidos de preparación la selección está arrasando, ganándolo todo, incluso, por dos veces además, a Serbia.

¿Qué me recuerda esto?. Pues a la selección de fútbol. Muchas espectativas previas, muy buenos resultados cuando no se juega nada y, a la hora de la verdad, a las primeras de cambio, ridículo y para casa.

Ojalá en baloncesto sea diferente y el espíritu de los juniors de oro pueda más que ese carácter perdedor español que hace arrastrarse a la selección de fútbol campeonato tras campeonato.

No vendría mal perder algún partido de preparación, aunque sólo sea como toque de atención, para no bajar los brazos y no pensar mucho en el cuento de la lechera.

Mimbres hay. El equipo parece compensado, incluso el ataque sin Gasol es bastante bueno casi siempre. Tenemos a Dueñas y a Iturbe como complemento perfecto al terceto Gasol- Garbajosa-Reyes. Dueñas manda poderío por dentro cuando la cosa se ponga fea con el rebote o tengamos un 5 demasiado grande delante. Iturbe puede romper con su velocidad y versatilidad.

En los aleros también parece estar compensada la cosa. La única duda es si Yebra podrá aportar cosas a la selección jugando sólo unos pocos minutos, pues es un jugador que rinde bien jugando mucho tiempo, y sobre todo en las segundas partes, con bastantes minutos de sudor en el cuerpo. Carlos Jiménez y Navarro serán los que empiecen los partidos, pero estarán siempre al quite De la Fuente y Rudy Fernández, que le pondrá caros los minutos a Navarro cuando no esté fino del todo. En cuanto tenga un pelín más de experiencia habrá que ver como se rentabiliza tener a dos escoltas de tanta calidad juntos. De la Fuente jugará sobre todo de 3, aunque podrá defender sin problemas al escolta rival cuando Jiménez tenga que pasar por el banco.

El puesto de base es el que más dudas me sigue ofreciendo todavía. Calderón parece algo cohibido en ataque, tal vez porque sabe seguro su puesto y no quiere arriesgar más de la cuenta, limitándose a obedecer órdenes directas de Pesquera. Bien es cierto que en esta selección hay gente suficiente para jugarse las bolas complicadas y su acierto de cara al aro aún no ha sido verdaderamente necesario. Sí que arriesgan más Cabezas y Comas, pues no en vano su puesto es el único que no está seguro. Comas es un gran penetrador, domina bien el balón y la dirección de juego, pero no es tan duro en defensa como Calderón y Cabezas. Cualquiera de los tres tiene sitio en la selección, pero ya dije que Cabezas y Calderón son de un perfil demasiado parecido: mucha fuerza, gran defensa, regular control de balón y flojillos en la dirección de juego. Tal vez Comas es el que menos calidad global tenga de los tres, pero es el que mejor dirige el juego. No obstante en los dos partidos que le he visto no ha estado muy brillante en la dirección aunque no lo ha hecho mal en cuanto a anotación.

Lo dicho, aunque hasta podríamos conseguirla sin él, para la medalla nos falta sólo Raúl... y que la furia española no se convierta en los nervios atenazantes característicos de los de las patadas.