30 nov. 2009

ACB. El teatro del basket

La segunda principal liga de baloncesto del mundo no es más que una pseudocompetición manipulada

La ACB cada vez se parece más a un partido de los Globetrotters. Puro teatro, con un guión y un final previsto. Todos saben a priori casi siempre quién va a ganar y poco más o menos lo que va a pasar. Está todo previsto. Es decir, la que se denomina segunda mejor liga del mundo no es más que un espectáculo amañado con apariencia de liga regida por unas normas. Sin embargo eso de que se regule por normas es así sólo en parte. Porque hay normas, sí, pero no se aplican siempre igual, y ello no es por casualidad. De por medio hay una compleja red de intereses, presiones y poder que se podría resumir diciendo que el más poderoso presiona más que los demás fuera de las pistas y la ACB tiende a cuidarles a ellos especialmente, en detrimento de los más débiles. A su vez, es la propia ACB la encargada de gestionar los árbitros, con lo que ésa es su principal manera de dar curso a la resultante de esas presiones. Los árbitros, sin que medien, o eso creo yo, peticiones expresas, se encargan de que todo vaya según el plan previsto o, más bien, de reconducir situaciones cuando tienden a salirse de ese plan previsto y no escrito. Evidentemente, procuran no dejarse ver cuando el grande, como grande que es, va ganando de paliza.

Este argumento es igualmente aplicable al basket FIBA en general. Imagino que todos recordamos el bochorno de arbitraje de la final olímpica. No fue un mal arbitraje, no pitaron mal los árbitros, ni son malos árbitros. Simplemente velaron para que todo saliera según lo previsto, y lo previsto en aquel caso era que EEUU tenía que ganar a toda costa, aunque eso implicara que los árbitros tuvieran que ayudarles descaradamente. Hay incluso gente que desde dentro afirma que en este caso sí había instrucciones expresas para que ganara EEUU, lo cual ya es el colmo de la desvergüenza.

Esto no es nuevo, por supuesto. Viene así desde que recuerdo ver mis primeros partidos de baloncesto profesional, y hace de eso algo más de 25 años. Como muchos habrán adivinado, saco el tema a colación del arbitraje perpretado ayer por García Leal (este sobre todo) y Peruga, con el beneplácito de todo un pedazo de árbitro como Arteaga, que ayer se prestó a quedarse en un segundo plano mientras sus dos compañeros se encargaban de ayudar a Estudiantes a recuperar su buen nombre.

La jugada de marras creo que todos saben la que es. Faltan 25 segundos, ataca Estudiantes, que tiene 2 puntos de ventaja. CB Murcia necesita robar o una buena defensa para tener opciones de jugarse un último tiro ganador. Moncho Fernández intenta hacerse oír entre el griterío del pabellón “¡¡saltamos, saltamos!!” grita el gallego, insiste, pero ahora da un pasito hacia delante, vuelve a insistir, y otro pasito, este último ya con los pies dentro de la pista. Se acerca García Leal y sin más aviso, ni gesto ni nada le señala técnica. Viendo el video debo matizar algo lo dicho. García Leal no se acerca en realidad, sino que desde la altura del banquillo de Estudiantes, y aún con Oliver en pista trasera ya está levantando el brazo para señalar la técnica, ni siquiera esperó a aproximarse y estimar que el entrenador del CB Murcia pudiera estar entorpeciendo la jugada, pues aún no había ningún jugador en sus proximidades. Y por supuesto ni hizo gesto para que se quitara de ahí ni nada, desde la pista trasera ya tenía claro que le pitaba técnica.

Con el reglamento en la mano está claro que eso es una incorrección sancionable con técnica, pero todos sabemos que eso prácticamente nunca se pita aunque en todos los partidos de baloncesto ocurre en mayor o menor medida. Es más ¿Alguien ha visto a un árbitro alguna vez pitar una técnica a Ivanovic en su cancha por pisar parcialmente la pista a falta de 20 segundos con el partido a vida o muerte en juego? O incluso, ¿alguien ha visto a Ivanovic recibir una técnica en cualquier momento y en cualquier cancha por pisar la pista?. Ya les digo yo la respuesta: no. No lo han visto porque nunca ha pasado. Y el reglamento estaba así escrito desde antes de que Ivanovic se metiera por primera vez en la pista a ayudar a defender a sus jugadores. No, en los miles de partidos que llevo vistos en mi vida sólo se lo he visto pitar ayer a un entrenador como Moncho Fernández, y mira que he visto muchos más partidos de equipos grandes, que son casi los únicos a los que retransmiten partidos por TV (que esa es otra).

Lo que quiero decir es que unos minutos antes esa técnica habría sido un serio correctivo, habría estado también fuera de lugar, pero justo en ese momento de partido es una forma de humillar al débil, de decirle que “tú aquí no pintas nada, no quieras aspirar a lo que no te corresponde, vas a perder porque yo lo digo” o algo por el estilo. Es decir, que la técnica la pitó con toda la intención de quitarle al CB Murcia las opciones de ganar el partido. ¿Por qué?. Es muy sencillo, Estudiantes es un histórico de la ACB, que le ha dado muchos momentos de gloria a la competición e, imagino, la ACB se siente en cierto modo en deuda con el Estudiantes y no desea que descienda uno de sus mejores activos.

Evidentemente, lo que ayer le dio a Estudiantes mañana se lo quitará contra el Barcelona o el Caja Laboral, pues frente a esos el pequeño es el Estudiantes y el grande ha de seguir ganando partidos para que la maquinaria no se pare y no llame el lunes indignado a la ACB Chichi Creus o Querejeta. Que todos los respetos, no es lo mismo la presión que eso mete en los estamentos de la liga a que lo haga un tal Paco Guillem desde un pueblo llamado Murcia respecto a un partido que no se televisó a nivel nacional.

Pero como decía antes, esto pasa en prácticamente todo el baloncesto profesional. La pasada temporada fue cuanto menos curioso lo que le ocurrió al Real Madrid en Murcia y unos días después en Atenas. Jugó el Real Madrid contra el CB Murcia, los árbitros de aquel día echaron una mano (por no decir que hicieron un atraco) al equipo de Joan Plaza, quien se mostró muy contento con el resultado y la legitimidad del partido. Apenas tres o cuatro días después del robo en Murcia ese mismo Real Madrid y ese mismo Joan Plaza lloriqueaba hipócritamente en Atenas reclamando más respeto arbitral porque, al parecer, a su equipo no se le tenía el “respeto” que merecía. Vamos, que en Atenas el atraco lo sufrieron ellos, pero entonces sí le pareció mal al señor Plaza este sistema de jerarquías y arbitrajes basados en el eufemístico “respeto”. Me temo que ese día empezó a fraguarse la salida del señor Plaza del Real Madrid. Sus dirigentes tienen claro que, además de con más presupuesto y mejores jugadores, con un entrenador llamado “Messina” es más fácil lograr que los árbitros te respeten que con un entrenador llamado “Plaza”. Es triste, pero así funciona esto.

En el poco tiempo que llevo viendo basket de formación no veo que pase esto en esas categorías. Ahí simplemente el nivel de los árbitros es como el de los chicos, bajo. Bajo por estar aún formándose o bajo por no dar para más, pero sin especial maldad ni ansias de manipular. Sí pasa, y en verdad hasta los puedo entender, que en categorías senior o en pueblos de los duros algunos árbitros hacen arbitrajes caserillos, más pensando en llegar sanos y salvos a casa que otra cosa.

Pero en el baloncesto profesional, lamentablemente, pues es donde realmente están los mejores árbitros, sí que la mayoría de estos se prestan a adulterar la competición, de forma indirecta, y no necesariamente en todos los partidos, pero sí hay una pauta no escrita para que los grandes ganen más y los pequeños pierdan más.

Y me dirán que tal vez es muy osado decir que eso viene articulado desde arriba. Pero es fácil comprobarlo. No tienen más que ver que las finales y los grandes partidos los terminan pitando los árbitros buenos buenos, como Arteaga, y los árbitros que más se prestan a estas manipulaciones. La solución sería muy fácil. A los que se les ocurra hacer este tipo de cosas se les castiga de algún modo (nevera, descenso, sanción…) pero no, no sólo no se les castiga, sino que se les premia. Por tanto, la lección para los árbitros está muy clara: “si quieres prosperar en esto del arbitraje tienes que saber interpretar los deseos de los gestores de la liga”. Deseos que suelen ser normalmente que gane el grande o, por ejemplo, que Estudiantes no descienda entre tanto logra sanear su economía y volver a lo que era (sin hacerle sombra a los grandes, claro, eso tampoco).

Si quieren comprobar que se premia a estos árbitros sólo hay que armarse de paciencia y tirar de hemeroteca o memoria, para comprobar cómo los señores que pitaron la final olímpica (el argentino Pablo Estévez, el lituano Romualdas Brazauskas y el finlandés Carl Jungebrand) siguen pitando en grandes competiciones internacionales y cómo García Leal seguirá pitando partidos importantes en las próximas semanas.

El problema es que esto tiene que tener un equilibrio. No todos los partidos pueden estar decididos de antemano. Tiene que haber cierto margen para lo inesperado, para la sorpresa. Sin pasarse, eso sí. Porque si los pequeños nunca tuvieran opción ninguna antes o después éstos se hartarían, y abandonarían la competición, para que así jueguen directamente, sin liga previa, los play off el Madrid, Barça, Caja Laboral y Unicaja y se dejen así de farsas a costa de los equipos modestos, a los sólo quieren de comparsas para mayor lucimiento de ésos grandes.

Al final, esto del baloncesto ACB no es más que un teatro para lucimiento de los grandes equipos, en los que los pequeños apenas son figurantes o, en el mejor de los casos, actores secundarios a los que, a veces, se les deja decir alguna frase que otra.

Una muestra de que a Ivanovic estas cosas se las pitan como a todo mortal, pues así lo pone el reglamento, les dejo este video en el que se ve claramente cómo cuando Ivanovic pisa la pista el árbitro le pita técnica sin aviso previo ni nada... ¿o no?

29 nov. 2009

CB Murcia - Estudiantes. Toca disipar dudas

El CB Murcia intentará refrendar frente a Estudiantes la mejoría de la última semana, en un partido de los que hay que ganar en casa.

CB Murcia: Marco (8), Robles (6), Sánchez Bernat (11), Powell (23) y Moss (7).
Banquillo: Vujanic (18), Prestes (15) Delininkaitis (9), Faverani (13), García (13) Moncasi (24) y Scepanovic (43).
Entrenador: Moncho Fernández

Estudiantes:
Oliver (4), Ahearn (6), Suárez (15), Caner Medley (22), Popovic (17).
Banquillo: Driesen (7), Clark (10), Granger (11), Gabriel (12), Jasen (14), Nguema (24), Beirán (33).

Entrenador: Luis Casimiro
Llega el momento de dejar claro hacia dónde va el CB Murcia. El Estudiantes es un rival de los llamados a luchar por la parte baja de la tabla y, por tanto, de los que se supone que en casa no se puede dejar escapar. Los de Moncho Fernández deben demostrar esta mañana (12:30 h. La 7) que el trabajo de la última semana ha servido para enderezar el rumbo y llegar a ser un equipo combativo en defensa que no se diluye en la pista cuando vienen mal dadas.

Lo malo que tienen los cambios sobre la marcha es que exigen un periodo de ajustes. Moncho Fernández le dio la vuelta a los planteamientos iniciales acerca del CB Murcia cambiando su quinteto inicial. Contra Xacobeo Blu:sens a fuerza de puro orgullo se ganó, contra el DKV faltó sólo un punto, pero la mala defensa sobre algunos jugadores, especialmente Valters, y los 21 balones perdidos impidieron que se consumara la victoria en Badalona. Ahora, con los nervios más templados, toca estabilizar la situación y jugar con coraje, sí, pero también con cabeza, aunando esfuerzo y precisión.

El CB Murcia es colista con dos victorias, una menos de las que cuenta su rival de hoy. Esta semana varios jugadores del CB Murcia tuvieron problemas físicos (Xavi Sánchez, Powell y Scepanovic), pero los tres estarán a disposición de Moncho Fernández para jugar hoy. Por parte estudiantil Driesen, Jasen y Suárez han tenido problemas físicos durante los últimos días, pero llegarán sin problemas al partido de hoy.

La clave de este nuevo CB Murcia es que el quinteto inicial imprima un buen nivel defensivo y que desde el banquillo salgan jugadores con talento pero capaces de no perder ese punto de intensidad defensiva. En ese aspecto será fundamental que jugadores como Delininkaitis asuman que en ACB sólo se puede llegar a algo defendiendo. Ya en Badalona al lituano, pese a sus limitaciones, se le vio con ganas de aportar en defensa. Si Vujanic también se suma a la labor defensiva aumentarán mucho las probabilidades de victoria del equipo murciano.

Bajo tableros se medirán hoy dos de los mejores equipos reboteadores de la liga, pues el CB Murcia es el segundo mejor reboteador y el Estudiantes el tercero, siendo a título individual Moss el máximo reboteador de la ACB, con casi 10 por partido, y Caner-Medley el tercero, con cerca de ocho.

Estudiantes. Adaptándose a las vacas flacas


LAS CLAVES

No perder balones.
Hasta 21 pérdidas sumó el CB Murcia en Badalona. Hoy los nervios deberían contenerse mejor y jugar con más precisión tanto en el pase como en el control de violaciones.

Defensa constante. El equipo murciano es el que más puntos encaja por partido de toda la ACB (82). Sólo acercando lo más posible los puntos encajados a la frontera de los 70 puntos tendrá opciones de disputar un final igualado.
El Estudiantes es uno de los clásicos de la ACB. Siempre se caracterizó por lograr buenos resultados con presupuestos modestos, siendo un habitual en los play-offs e incluso dando algún susto serio a los aspirantes al título final. Sin embargo, desde hace unos años las cuentas no le salen a los estudiantiles, que han pasado por agonías económicas que han hecho peligrar la continuidad del club y que les ha condenado a tener que sobrevivir con presupuestos mínimos y a coquetear con el descenso.

Este año los del Magariños han intentado reconducir la situación a base de filosofía de juego a falta de presupuesto. Han apostado por fichar un buen base director como Oliver, uno de los puntales históricos de este club, que siempre ha tenido grandes directores de juego. El ex de Pamesa cuenta con la ayuda en su puesto del potente y joven Granger, mientras que Nguema apenas goza de minutos.

El principal cañonero del Estudiantes es el norteamericano Ahearn, quien promedia un 42% en tiros de tres puntos pese a lanzar hasta siete triples por partido. Su relevo natural es el joven Beirán, quien lucha por ir jugando minutos esta temporada. Los que constituyen una garantía en el puesto de alero son Jasen y Suáez, de los mejores de la liga en ese puesto, pudiendo ambos hacer mucho daño posteando o penetrando.

El principal referente interior del equipo madrileño es Caner-Medley, quien promedia casi 12 puntos y ocho rebotes por partido, pudiendo anotar triples con facilidad, al igual que su relevo, Gabriel, un consumado especialista en triples pese a ser un interior. Popovic aporta garra en el puesto de pívot, mientras que el belga Driesen apenas tiene protagonismo en este equipo.

22 nov. 2009

La revolución de Moncho Fernández aguanta hasta la prórroga

Sólo un punto le faltó al CB Murcia para volverse a casa con la tercera victoria de la temporada. De nuevo el espíritu de lucha y los jugadores comprometidos con el equipo trazaron el camino a seguir, sólo que ahora parece que todos los jugadores responden al llamamiento de Moncho Fernández para dejarse la piel defendiendo. Sólo los detalles que hacen que un balón entre o deje de hacerlo decantaron el partido hacia la Penya, que se impuso claramente en la prórroga. Tal vez la mejor sensación que brindaron esos minutos extra fue poder ver cómo Delininkaitis con su defensa forzaba sendos fallos en los dos últimos lanzamientos de Tucker, culminando así el buen trabajo defensivo sobre el mejor anotador del DKV Joventut realizado por el equipo en general y Xavi Sánchez en particular.

No pudo repetir Moncho Fernández el quinteto inicial que sacó contra el Xacobeo debido a la lesión de Powell. Su lugar en la pista lo ocupó Faverani pese a sus molestias en el pie, pero se mantuvo el espíritu del pasado jueves: compromiso, lucha, defensa y ganas de jugar al baloncesto. Al igual que contra el Xacobeo, pese a la defensa inicial el rival logró sacar ventaja con lanzamientos triples. Marco tuvo problemas para frenar a Valters, quien anotó ocho puntos casi consecutivos y con demasiada facilidad al obtener ventaja en cada bloqueo que le colocaban al base de Abanilla.

Saltó Vujanic a pista, y lo hizo como un ciclón. Pese a los problemas del CB Murcia para impedir los lanzamientos de tres puntos del Joventut Vujanic decidió echarse el equipo a las espaldas y, a base de pedir bloqueos directos, anotó 11 puntos, incluidos tres triples, en su primera irrupción en pista. Sin embargo, el base serbio tampoco fue capaz de parar a Valters, quien anotó 16 puntos en la primera parte (24 al final del partido), cuatro triples incluídos, pero su capacidad anotadora y dirección le dieron otro aire al equipo en la parcela anotadora.

Una de las mejores noticias que trajo este partido fue ver a Delininkaitis en pista y, además, verle defendiendo con ganas. El lituano nunca será un buen defensor, pero al menos ayer se le vio esforzarse por hacerlo y luchar por cada balón. Con Vujanic, Delininkaitis y Scepanovic en pista el CB Murcia movió bien el balón y logró tiros liberados para que Scepanovic y Delininkaitis se sumaran al recital triplista de Vujanic y anotaran dos triples cada uno.

La irrupción de Prestes desde el banquillo dió bastante más solidez al rebote, además de aportar puntos en el poste bajo. La segunda unidad del CB Murcia continuó la labor de los trabajadores que hicieron la primera labor de desgaste. Lo que empezó siendo un trabajo de defensa y algo de atasco en ataque pasó a un escenario en el que se logró mayor acierto ofensivo gracias a la calidad de los que saltaron desde el banquillo y la mentalidad de lucha que inculcaron en éstos los que empezaron el partido.

En la segunda mitad volvió el quinteto titular. Marco defendió a Valters más agresivamente, ocupando las líneas de pase para dificultar la recepción de balón del base letón y acosándole en el bote de balón. Además, el de Abanilla logró ver con más claridad a sus compañeros, lo que contribuyó a un arranque de 2-9 para el CB Murcia en la segunda mitad que tuvo que parar Sito Alonso con un tiempo muerto y nueve puntos de ventaja para los murcianos (43-52). La Penya apretó más en defensa, ahogó las líneas de pase al CB Murcia y le provocó varias pérdidas de balón en forma de pasos de los murcianistas cuando intentaban encontrar un compañero liberado. De la mano de Bogdanovic el DKV volvió a encontrar el camino de la anotación, lo que les llevó a volver a mandar en el marcador al finald el tercer cuarto (61-56).

LA CLAVE
Los triples del Joventut. Pese a la buena defensa del CB Murcia el Joventut tuvo mucho acierto en los lanzamientos triples, sobre todo en el inicio de partido y en la prórroga, lo que les lleva al récord de 19 anotados en un partido, sumando 11 entre Valters y Tripkovic.

EL MEJOR
Valters. Ni Marco ni Vujanic pudieron con él y sus triples. La defensa de Marco sobre el letón en el inicio del tercer cuarto propició el mejor momento de partido del CB Murcia, pero con Vujanic de nuevo en pista el base del DKV volvió a las andadas y se convirtió en el máximo anotador del partido (24 p.)
Vujanic ya no veía el aro con tanta claridad como en la primera parte, aunque los triples del DKV tampoco entraban con tanta facilidad como en el inicio de partido, lo que permitió al CB Murcia mantener unos minutos de marcador igualado en espera del tramo final de partido. Durante varios minutos se mantuvo el luminoso estancado en un 65-60, pero un contraataque de Xavi Sánchez desatascó el marcador a falta de cuatro minutos (65-62). Tuvo el CB Murcia un balón para empatar o ganar en la última jugada (68-66). Tras un primer intento de buscar un triple ganador, frustrada por una falta del DKV, Moncho Fernández optó por salirse del guión esperado por el Joventut, cambiar de estrategia y jugársela a empatar, con lo que una penetración de Vujanic con palmeo final de Moss llevó el partido a la prórroga.

El tiempo extra empezó como lo hizo el partido. Cuatro triples sin fallo de La Penya dinamitaron las opciones del CB Murcia, que encajó en la prórroga un parcial de 15-5 que en nada hace justicia a lo visto en el resto del partido. Además, esos cuatro triples en la prórroga llevaron al DKV a marcar un nuevo récord en la ACB, con 19 anotados en un partido.

Este equipo es otro, ahora no hay dudas de que quiere ganar y pone todos los medios para conseguirlo y por hacerlo desde la defensa. Hoy sólo le faltó un punto más para lograrlo. La revolución de Moncho sigue en marcha, no fue flor de un día.

21 nov. 2009

Tiempo de redención

El CB Murcia viaja a Badalona a intentar confirmar el cambio de actitud experimentado al tomar protagonismo los actores secundarios

CB Murcia: Marco (8), Robles (6), Sánchez Bernat (11), Powell (23) y Moss (7).
Banquillo: Vujanic (18), Prestes (15) Delininkaitis (9), Faverani (13), García (13) Moncasi (24) y Scepanovic (43).
Entrenador: Moncho Fernández
DKV Joventut: Valters (9), Tucker (24), Tripkovic (4), Koffi (21), Hernández-Sonseca (16).
Banquillo: Bogdanovic (10), Bueno (11), Jelinek (15), Norel (17), Tomàs (19), Fernández (34).
Entrenador: Sito Alonso
Tiempo de redención en el CB Murcia, que esta mañana (12:30 h. La 7) tendrá la ocasión de refrendar la revolución promovida por Moncho Fernández para sacar el coraje a un equipo que parecía no tenerlo hasta el pasado jueves.
El entrenador del CB Murcia arriesgó frente al Xacobeo Blu:sens poniendo su destino como entrenador en las manos de jugadores poco habituales pero comprometidos con la camiseta que defienden. La jugada salió bien y de la humillación de Alicante y los feos gritos de los aficionados que allí se desplazaron se pasó a una clara pero luchada victoria y a cánticos de “esta camiseta, sí la merecéis”.

El pulso que algunos jugadores parecen haberle echado al entrenador del CB Murcia en el partido de Alicante se viene saldando de momento con un 1-0 a favor del gallego. Hoy será un buen momento para comprobar si el pulso aún sigue en pie o si ya todos los jugadores se han sumado a la causa de dejarse la piel por defender los colores del club que les paga. En juego no está sólo el futuro profesional de técnico y jugadores sino, lo que es más importante, el del CB Murcia, y eso son palabras mayores.

Apenas han tenido tiempo jugadores y técnicos de regocijarse en la victoria frente al Xacobeo Blu:sens. Tan sólo unas horas después los técnicos han de estar revisando videos del DKV Joventut y los jugadores recuperando las piernas para un nuevo esfuerzo en Badalona. Es dudosa la participación de Powell, quien se hizo daño en la rodilla y en un tobillo el pasado jueves y no ha entrenado estos dos días, así como la de Faverani, quien se resintió de su fascitis plantar. El equipo catalán cuenta con la duda del concurso de Eyenga, aún convaleciente de una gripe.
El entrenador del CB Murcia tiene claro que es perfectamente factible perder en Badalona, pero lo que no considera admisible es que su equipo no ofrezca la intensidad y ganas de luchar que mostró el pasado jueves. Una victoria, además, frenaría los conatos de agonía y metería al equipo murciano en la senda del optimismo.

Nuevos jugadores, viejo estilo

Un año más el DKV Joventut tiene que ver cómo se le marchan sus mejores jugadores. Si la pasada campaña fue Rudy Fernández en dirección a Portland este año fueron Ricky Rubio, al FCB Barcelona, y Pau Ribas, al Caja Laboral. Vuelta a empezar, reconstrucción del equipo con nuevos jugadores pero permaneciendo fieles a un estilo de juego clásico, intenso y rápido, de correr y usar la cantera, marcado desde el banquillo por Sito Alonso, en la que debe ser su campaña de confirmación como técnico en la élite tras su debut la pasada temporada como sucesor del mítico Aíto García Reneses.

LAS CLAVES
Parar a Tucker. El cañonero del Joventut es un quebradero de cabeza para plantear este partido. Tucker ya deslumbró en Sevilla la temporada anterior por sus triples y su facilidad anotadora en general. Pero obsesionarse con él también sería un suicidio.
Creer en el cambio. El mensaje de Moncho a sus jugadores del pasado jueves sólo es un punto de arranque, si no todos creen en él y en su estilo aguerrido será dificil que cuaje la revolución del gallego y que ésta no pase de ser flor de un día.
Equilibrio en el juego. Los cambios en las rotaciones de Moncho pasan por meter en pista menos ‘caviar’ y más ‘bocadillo de chorizo’, además de cambios de posición, pero si los artistas no están dispuestos a remangarse para trabajar se reducen las posibilidades tácticas.
Para cubrir la baja de Rubio el club verdinegro a apostado por dos jugadores de garantías, como el joven Valters, quien hizo una gran campaña en Fuenlabrada el año pasado, y Mario Fernández, hoy convertido ya en un base sólido y experto en la ACB.

Sin duda el principal refuerzo de esta temporada es el cañonero Tucker, ex del Cajasol, un jugador capaz de anotar de las maneras más diversas, especialmente peligroso en el lanzamiento triple. El serbio Tripkovic y el canterano Pera Tomàs se repartirán minutos en el puesto de alero si Eyenga no consigue recuperarse a tiempo de su gripe.

Los refuerzos interiores de esta temporada han sido Antonio Bueno, que vuelve al club en el que se formó para aportar calidad, y el internacional francés Koffi, quien suma esfuerzo e intensidad, mientras que repiten del año pasado Hernández Sonseca, quien parece haber empezado la liga peor que en otras temporadas, y el holandés Norel, que espera que este año las lesiones le dejen realizar la evolución que no pudo concretar la pasada campaña.

**********
Tiempo de redención. Y para tiempos de redención nada mejor que una canción de redención de uno de los más grandes de la música. Redemption Song, de Bob Marley, interpretada en esta ocasión por su hijo Ziggy y Lauryn Hill.

20 nov. 2009

CB Murcia - Xacobeo Blu:sens (86-66). Una lección de orgullo (por no decir cojones)

"y el que quiera
defenderla honrado muera;
y el que traidor la abandone
no tenga quien le perdone,
ni en tierra santa cobijo,
ni una cruz en sus despojos,
ni las manos de un buen hijo
para cerrarle los ojos
".

Arturo Pérez Reverte en El Capitán Alatriste

"Hasta aquí hemos llegado. ¡¡Síganme los valientes!!". Algo así es lo que vino a decirle Moncho Fernández a sus jugadores antes del partido que les enfrentó al Xacobeo Blu:sens y en el que su puesto estaba claramente en juego. Moncho apostó por vender cara su destitución ante lo que parecía un pulso que le estaban echando algunos de sus jugadores. "En este equipo o se juega echándole huevos o no juega". Así que Moncho tiró de los valientes dispuestos a dejarse la piel en la pista, en hacerlo porque sí, simplemente porque hay que hacerlo.

Una vez más, y ya van unas cuantas, Xavi Sánchez terminó luchando por defender la camiseta de su equipo en momentos críticos. Y como siempre, hizo lo que sabe: ayudar en todo lo que puede sin jugar a ser un figura. Luchando todo lo posible en defensa, ayudando a mover el balón, tomando buenas decisiones, tirando si tienes un tiro liberado, o estando atento a cualquier opción de contraataque. Cuánto tiempo hacía que no se veía un contraataque en esta pista. Y de nuevo tuvo que ser Xavi el que corriera el contraataque, el que pusiera el pundonor y las ganas de jugar al baloncesto, simplemente porque es tu trabajo, porque te gusta, porque eres un profesional y porque tienes orgullo, por no decir unos cojones como los del caballo de Espartero.

Moncho, aunque en la rueda de prensa lo negó, le aceptó el pulso a Delininkaitis y Vujanic. Ambos se quedaron en el banquillo. Lo de Vujanic fue un toque de antención. Salió Marco de titular pese a la supuesta gran diferencia de pedigrí entre el de Abanilla y el balcánico. Lo de Delininkaitis fue algo más, pues el lituano no llegó a pisar el parquet ni un segundo. Mientras no quiera defender parece que los minutos en este equipo los tiene contados. Ni siquiera Kobe Bryant se permite el lujo de defender al 50% de su capacidad, y eso que Kobe es un excelente defensor cuando se pone manos a ello, e incluso cuando defiende al 80%. Pero alguien que no es Kobe no puede defender al 50% (y ni Kobe hace eso) y esperar que no pase nada por ello.

Vujanic tampoco defiende casi nada, no defiende un pijo, vamos, que decimos en Murcia, pero al menos su talento ofensivo compensa parcialmente esa indolencia atrás. Pese a ello, Vujanic ayer hizo cierto esfuerzo por estorbar al base rival, siquiera para que no pensara cómodamente y jugara a placer. Algo básico en un jugador si no quiere que pensemos que ha venido sólo a hacer números para las estadísticas y sacarse un buen contrato el año que viene en algún equipo que no haya visto videos de partidos completos. La defensa no es sólo cosa de piernas, sino también de ganas. Pedro Robles es un jugador negado para la defensa, pero eso no quita para que lo intente y ponga lo que tiene y, al menos, no tire la toalla y deje a su par jugar a placer o no se moleste en intentar hacer una ayuda. No, eso no, una cosa es que te superen y otra dejarse superar.

Oscar García
también puso su grano de arena con su especialidad, revolucionar partidos a base de salir desbocado desde el banco. Salió a pista en un momento complicado, con el equipo que parecía empezar a ir un poco para abajo (para entonces Xavi, el jugador que marcaba la pauta en defensa, ya empezaba a llevar una minutada importante en las piernas) y de nuevo su casta, sus cojones, vamos, le pegó un cambio de aire al equipo.

Moss y Powell fueron otros dos cuya honestidad no parece estar cuestionada en modo alguno, aunque ninguno sea una estrella del baloncesto (otro tema es si el sueldo de Moss está en consonancia con su capacidad). Powell incluso no dudó en volver a saltar a la pista tras haberse hecho bastante daño en el tobillo y la rodilla. Quería ayudar todo lo posible, y lo hizo.

Otros fueron sumándose a la causa. Prestes estuvo más intenso que nunca, con verdaderas muestras de hambre y ambición. Scepanovic también pareció verle las orejas al lobo y tal vez decidió que mejor remar en el barco que dejarse hundir con él.

No creo que Moncasi estuviera castigado, como ha dicho algún compañero. Creo que a Moncasi el partido le venía grande. Demasiada carga emocional para un jugador tan propenso al empanamiento mental como él en un partido en el que con Moss, Paulao y Powell se estaba cubriendo bien el puesto de pívot.

Faverani volvió a dar muestras de sus problemas de concentración y capacidad de usar la cabeza. Hay que tener muy poca cabeza para hacer lo que hizo tras recibir dos personales, pues se acercó al árbitro a propósito para aplaudirle irónicamente en la cara. Hay que ser poco listo...

En definitiva, y como dijo Moncho en la rueda de prensa, si lo que has venido haciendo frente a los problemas no funciona sólo te queda hacer algo distinto, pues ya quedó claro que lo que hacías no funcionaba. En este caso fue apelar a la casta y honestidad de los jugadores, a su orgullo. Vamos ¡¡A echarle huevos, qué demonios!!

El guiño musical lo dejo para una banda que me tenía loco hace 20 años, Gun, y un tema de su primer album, Taking on the World, que viene que ni pintado, Better Days, aunque por lo poco que entiendo de la letra en la canción parece que habla de la esperanza de mejores días más que de disfrutar de ellos como es el caso.

18 nov. 2009

Última oportunidad antes de la guillotina

Moncho Fernández y varios jugadores en el disparadero. De perder hoy el CB Murcia podrían caer varias cabezas además de la del entrenador

CB Murcia: Vujanic (18), Robles (6), Powell (23), Moss (7), Prestes (15)
Banquillo: Delininkaitis (9), Marco (8), Sánchez Bernat (11), Faverani (13), García (13) Moncasi (24) y Scepanovic (43).
Entrenador: Moncho Fernández
Xacobeo Blu:Sens: Stanic (18), Sánchez (22), Vasieladis (7), Reyshaw (24), Jackson (25)
Banquillo: Aguilar (8), Bulfoni (9), Manzano (11), Djedovic (12), Hettsheimer (17), Higgins (21), Molina (33).
Entrenador: Curro Segura
La guillotina está preparada. Sin disimulos ni los típicos falsos refrendos. Si esta noche el CB Murcia no logra una victoria frente al Xacobeo Blu:Sens es seguro que mañana rodarán cabezas. Y no sólo peligra la de Moncho Fernández, pues varios jugadores están también en el punto de mira tras el bochornoso espectáculo ofrecido por el equipo murciano el pasado domingo en Alicante, algo insólito en los 25 años de historia de este club.

Perder por 44 puntos entra dentro de lo posible, hacerlo contra un rival directo como el Meridiano Alicante es más improbable, pero mostrando la desidia del pasado domingo es algo inaudito. El problema va más allá de jugar un mal partido de baloncesto y entra en el terreno de la profesionalidad y el respeto a este deporte, a los compañeros y a la afición. Algunos de los jugadores que pisaron el parqué del Centro de Tecnificación de Alicante no parecían tener interés en ganar aquel partido, algo que no debería tener otras consecuencias que el despido fulminante, y no ya del entrenador, siempre el eslabón más débil de la cadena, sino de algunos jugadores que no están mostrando una actitud profesional en este equipo. Moncho Fernández apuntó claramente a Delininkaitis, pero hay más jugadores en el disparadero, como ocurre con los balcánicos Vujanic, al que también señaló Moncho Fernández en relación a su pobre actitud defensiva, o Vlado Scepanovic, un jugador de una gran calidad técnica que está pasando prácticamente desapercibido pese a jugar 22 minutos por partido.

El partido, además del componente dramático que le otorga la situación límite del equipo murciano, contará con varias conexiones interesantes. Por un lado, tanto Moncho Fernández como su ayudante Gonzalo Rodríguez son naturales de Santiago de Compostela. De otro, el reencuentro con el Obradoiro tras la impugnación de los gallegos de la alineación de Esteban Pérez como jugador nacional en el play-off de ascenso a ACB de hace 19 años. En aquella época el jugador argentino no contaba con documentos que acreditaran su vinculación con familiares españoles. Hoy se ha relajado mucho la normativa al respecto, y jugadores como Splitter, Prestes, Oleson, Chris Thomas o McDonald pueden jugar sin problemas como nacionales, pero pese a lo paradójico, la justicia dictaminó a estas alturas en base a las normas de entonces, y a día de hoy el Obradoiro, ahora Xacobeo Blu:Sens es equipo ACB de pleno derecho por aquella alineación indebida. Lo curioso del caso es que, según ha afirmado siempre el propio Esteban Pérez, sí que tenía esos familiares españoles, aunque no los papeles que lo acreditaran ni la paciencia para esperarlos.

En el aspecto estrictamente deportivo el Xacobeo Blu:Sens de Curro segura llega a este encuentro en plena racha, pues ha ganado sus tres últimos partidos, el último de ellos incluso de forma contundente al Unicaja de Málaga. Ninguno de los dos equipos contará con lesionados, aunque en el equipo gallego Jackson aún no está completamente recuperado de la lesión que le impidió enfrentarse al Unicaja.

Si algo caracteriza al equipo gallego es un carácter en la pista que les hace ser un equipo que lo da todo y rinde por encima de sus supuestas posibilidades, justo lo contrario que le está ocurriendo últimamente al CB Murcia. El Xacobeo Blu:Sens ha construído con poquísimo dinero una plantilla desde la nada que, de momento, está dando ya unas cuantas sorpresas en su temporada de estreno en la ACB. Sería un curioso capricho del destino que fuera precisamente una derrota frente al Xacobeo, el equipo de su ciudad, la que firmara el despido de Moncho Fernández. Una victoria, en cambio, abriría la puerta de la serenidad y la perspectiva en un deporte en que los resultados mandan más que la lógica y el buen trabajo.

RUEDA DE PRENSA
Moncho Fernández: “Delininkaitis no defiende nada de nada”

CLAVES
Mantener la serenidad. El CB Murcia no está precisamente para mucha calma, pero sólo con serenidad y ganas de jugar al baloncesto podrá hacerse hoy con una victoria que paralizaría el movimiento de fichas en la plantilla.

Mejorar la defensa. Ha sido la lacra de este equipo desde el inicio de la competición. Algunos jugadores defienden poco, otros nada. Unos quieren pero no pueden, otros ni lo uno ni lo otro. Pero en la ACB el equipo que no defiende se va a la LEB.

Demostrar orgullo. Algunos jugadores del CB Murcia parecen haber perdido el orgullo, cuando no la vergüenza. Sin el orgullo de defender una camiseta, o de ser jugador profesional de baloncesto o, simplemente, deportista, no se puede aspirar a ganar un partido.
El técnico galleno no se cortó lo más mínimo a la hora de analizar la situación actual del club. Además de reconocer errores propios arremetió contra algunos de sus jugadores, en especial Delininkaitis. “Delininkaits no defiende nada de nada”, afirmó, y al que lanzó un mensaje muy claro: “Delininkaitis, tienes que defender muchísimo más, si no eres un agujero. Nos matas”. La defensa es una cuestión que tiene que ver más con las ganas que con la capacidad, con lo que “el jugador que no sea consciente de lo que ha pasado debería irse para su casa”, declaró el técnico, quien se mostró de acuerdo con unas declaraciones de Pedro Robles en las que el alero afirmaba que los jugadores del CB Murcia eran muy malos y se creían muy buenos. “Nosotros somos buenos para jugar a los objetivos de este equipo. Pero hay que jugar a equipo pequeño, y estamos jugando a los Lakers, a defender no va conmigo, pero se trata de ganar 55-54. Es imposible defender peor”, se quejaba el técnico quien reconocía la importancia del partido de esta noche. “lo que no puedo es llegar aquí y contaros una milonga. Hay más en juego que el resultado en sí. Esto no es un grupo de amigos que se junta para jugar a baloncesto, que es lo que parecemos”.

El técnico es consciente de que es preciso cambiar cosas, de que su cabeza peligra, pero no duda en poner las cartas sobre la mesa. “Tenemos que buscar las soluciones que sean necesarias, y éstas deben ser lo dramáticas que sean, porque hay en juego muchas cosas”, demandó Moncho Fernández a sus jugadores.

**********
El orgullo será una de las claves más importantes en el partido de hoy. Los jugadores sin orgullo donde mejor están es en su casa, sin sacarle los dineros y los colores a los demás. Aquí hace falta jugadores que se sientan orgullosos de jugar al baloncesto, de ser deportistas profesionales, de tener una afición detrás. Pride es el título de la canción que hoy dejo aquí como grito de guerra. Son los irlandeses U2, un grupo que me tiene dividido entre su buen hacer musical y su estupidez y endiosamiento.

15 nov. 2009

Apagón general

113 - Meridiano Alicante (29+24+37+23): Avdalovic (2), Hill (12), Cazorla (6), Katelynas (11), Austin (11) -cinco inicial- Llompart (13), Stojic (10), Andriuskevicius (15), Urtasun (11), Rejón (9), Jorge García (13).

69 - Murcia (16+17+18+18): Vujanic (25), Delininkaitis (11), Powell (7), Moss (5), Faverani (4) -cinco inicial- Marco (3), Prestes (-), Scepanovic (2), Robles (9), Moncasi (1), Óscar García (2).

Árbitros: Amorós, Martínez Díez y García León. Excluyeron por faltas personales a Rejón, del Meridiano, y a Robles, del Murcia.

Incidencias: partido correspondiente a la séptima jornada de la ACB, disputado en el Centro de Tecnificación de Alicante ante unos 4.500 espectadores.
Cuando nada funciona no hay manera. Dice una canción de Rublén Blades que “si naciste para martillo del cielo te caen los clavos”. Una ferretería entera le cayó ayer a un CB Murcia impotente, carente de ideas y de intensidad en su intento de jugar un partido de baloncesto frente a un Meridiano Alicante que por momentos se gustó y disfrutó apalizando al equipo murciano, en el encuentro con la victoria más abultada de la historia del equipo alicantino en ACB.

Durante los primeros minutos, en los que hubo un atisbo de partido de baloncesto, los jugadores de Oscar Quintana trataron de jugar con Katelynas, aunque el lituano no logró encestar en sus primeros intentos, lo que hizo que Hill tratara de jugarse algunos balones con mejor fortuna. Mediado el primer cuarto Katelynas empezó a ver el aro y a lanzar tiros liberados, desde todas las posiciones, lo que le permitió anotar 11 puntos que abrieron la primera brecha en el marcador y la puerta para que todo el equipo alicantino se sumara a la fiesta anotadora ante un indolente CB Murcia. Sólo Vujanic fue capaz de anotar con cierta facilidad en el aro del Meridiano Alicante, no sólo en los minutos inicales, sino durante todo el partido, aunque su defensa fue tan pobre como la de sus compañeros. Los 25 puntos del serbio fueron poco argumento para un equipo que no parecía jugar un partido de competición. Tres triples casi consecutivos de Katelynas, Cazorla y Llompart pusieron en el marcador la primera ventaja superior a los diez puntos para el Meridiano Alicante (25-15), diferencia que ya no haría otra cosa que ir creciendo paulatinamente con el paso de los minutos.

El CB Murcia no hacía bien las ayudas defensivas, o éstas llegaban tarde o eran demasiado blandas como para impedir la canasta rival. La defensa interior era excesivamente blanda y Moncho Fernández no encontraba solución a los males de su equipo. Los jugadores alicantinos ya se veían mejores que los del CB Murcia, se crecieron, se gustaron y se permitieron incluso el lujo de jugar a correr, llevando las ventajas hasta los 20 puntos de diferencia (53-33). A esa altura del partido a los jugadores del Meridiano les salía todo y los del CB Murcia ya no eran capaces siquiera de subir el balón sin botársela en el pie. Nada le salía a los murcianos, fuera de partido antes incluso de llegar al descanso. Para entonces el CB Murcia ya ni estaba ni se le esperaba.

El tercer cuarto fue una pura avalancha de los de Oscar Quintana, el CB Murcia hacía rato que estaba en estado de shock. Un apagón general se había cernido sobre el juego y actitud de los de Moncho Fernández, que encajaron 37 puntos en ese cuarto en un visto y no visto, mientras la grada del Centro de Tecnificación de Alicante rugía y disfrutaba de lo lindo con el espectáculo que estaba brindando su equipo. Si el CB Murcia se ponía en zona el Meridiano le contestaba de inmediato con un triple de Jorge García, Llompart, Hill o quien quiera que se sumara al festín. Hasta ocho jugadores del Meridiano Alicante lograron anotar más de 10 puntos, mientras que por el CB Murcia sólo Vujanic logró cifras destacables gracias a sus 25 puntos, secundados por otros 11 de Delininkaitis. Ningún jugador murcianista más se aproximó a las dobles figuras. Moss, un baluarte de los rebotes en partidos anteriores apenas logró 4 rechaces, estando igual de desacertado que sus compañeros en la labor ofensiva.

“¡¡Fuera, Fuera!!”
Triste papeleta la que le tocó desempeñar a los más de 200 aficionados que acudieron al Centro de Tecnificación de Alicante sin poder sospechar que su equipo haría uno de los mayores ridículos que se recuerda en los 25 años de historia. Durante los primeros minutos, y pese a estar ubicados en la grada más alta del pabellón, los de la Zona Pimentonera, reforzados con docenas de seguidores murcianistas, lograban hacerse oir como en casa, ignorantes aún de la que les venía encima. Apenas cinco minutos les duraron los argumentos para apoyar a su equipo. A partir de ahí silencio, al principio, e indignación, después. Gritos de “¡¡fuera, fuera!!” se pudieron oir claramente entre los aficionados murcianos, que no pudieron sino ir subiendo el tono de sus quejas con el paso de los minutos, para pasar al grito de “¡¡mercenarios, mercenarios!!” cuando la avalancha alicantina estaba en su punto álgido. Los pocos aplausos que pudieron ofrecer los aficionados desplazados hasta Alicante sólo se escucharon al entrar Oscar García en la pista y al reconocer al final del partido los méritos del Meridiano Alicante. Tristemente, en este partido han llegado los primeros gritos pidiendo la cabeza del entrenador: “¡¡Moncho dimisión!!”. La cabeza del entrenador no suele ser la solución cuando vienen mal dadas, especialmente cuando la plantilla es de las más baratas de la ACB, y cambiar jugadores no es nada fácil cuando hay poco jugador disponible en el mercado y, lo que es peor, no hay un euro en las arcas. Pero casi todos los comentarios pospartido en los aledaños del Centro de Tecnificación venían a terminar con un elocuente “pues algo habrá que hacer”.

El último cuarto apenas sirvió para conjeturar con cuál sería la ventaja final del Meridiano Alicante y si ésta llegaría, como al final hizo, a cifra récord en la ACB, pues con esta paliza por 44 puntos de ventaja el equipo alicantino lograba su victoria por más puntos en todos los años que lleva en ACB, siendo su anterior mejor marca un 99-64 logrado frente a Estudiantes en la temporada 2004-05. Hasta Oscar García, prácticamente inédito en lo que llevamos de temporada, pudo jugar un cuarto casi completo en un tramo final de partido en el que los jugadores del CB Murcia sólo parecían esperar que acabara el partido cuanto antes, si bien esa impresión ya se transmitía desde el primer cuarto.

Este equipo está tocado, lo que antes eran rachas de falta de lucidez se ha convertido ahora en apagón general, en una impotencia e incapacidad que le duró todo el partido. El próximo jueves visita el Palacio de Deportes de Murcia el Xacobeo Blu:sens, otro de los equipos supuestamente débiles de esta liga. Una derrota ante el equipo gallego desataría, casi sin lugar a dudas, movimiento de fichas en el club.

Foto cortesía de Aitor Bouzo.

14 nov. 2009

Derrota del Capuchinos Junior "B" contra el Aceitunas Fruyper “B” de San José de la Vega (65-59)

Esta mañana tuve partido con mis Junior B del Capuchinos. Hoy nos tocó desplazamiento para enfrentarnos al Aceitunas Fruyper “B” de San José de la Vega, uno de los equipos que mejores resultados está logrando en este grupo C en el que estamos.

No sé si por saber que el rival sólo había perdido un partido o por cualquier otro motivo salimos un poco acongojados, por no decir otra cosa, faltos de ritmo, de acierto, cometiendo muchos fallos tontos, defendiendo lo justo. Aún así en ningún momento se nos llegaron a ir de más de 10 o 12 puntos. En el tercer cuarto tuvimos momentos en los que dejamos la desventaja en 6 puntos y otros en los que se nos volvían a ir a la docena. Así empezamos el último cuarto y llegamos a tener un 58-47 a falta de 7 minutos para el final, pero en 3-4 minutos en los que jugamos bastante loco pero a tope logramos un 60-59 a falta de 3 minutos, en una racha en la que nos vinimos arriba y le tocamos la moral y la confianza a los de San José de la Vega.

El problema es que ahí nuestro rival pidió tiempo muerto y supo jugar con algo más de cabeza, mientras que nosotros seguimos locos, pero para entonces ya la locura no jugaba en nuestro favor. Me planteé en ese último tramo si debía aconsejarle a Julio, mi entrenador jefe, parar la locura, pero la verdad es que hasta ese momento nos había ido bien en la remontada y aún no habíamos logrado poneros arriba. Pensé que si nos poníamos dos o tres puntos arriba debía sugerirle a mi jefe que bajáramos el pistón y tratáramos de pasarles la presión y los nervios a ellos viéndose abajo en el marcador y sin tener muy claro qué hacer. Pero ese instante nunca llegó, salieron del tiempo muerto con la cabeza fría, nos hicieron un par de canastas fáciles a base de pasarse el balón sin arriesgar y buscando nuestras ayudas defensivas y nosotros no supimos meter ninguna de las 4-5 ocasiones que tuvimos de anotar en el último minuto, incluidos 4 tiros libres consecutivos que fallamos. Pero eso tampoco sería noticia en este partido, en el que hicimos la friolera de 5 de 27 en tiros libres. Si simplemente hubiéramos metido los tiros libres con el acierto del San José (que tampoco llegó ni al 50%) habríamos ganado tranquilamente este partido. Pero en fin, tendremos que vivir con ello.

Entre los errores que cometimos destacaría el no defender con algo más de intensidad. Nuestra zona 3-2 nos la rebasaban con demasiada facilidad. En individual nuestras ayudas tampoco es que fueran demasiado buenas, pues además de rebasarnos demasiado fácil no llegábamos casi nunca a las segundas ayudas y así nos metían muchísimas canastas fáciles bajo el aro. En ocasiones nos precipitamos, por ejemplo, fallamos una canasta en 4x1 por querer adornarnos e intentamos algo así como un aley-hop en un 2x1. En fin, tendremos que intentar disociar mentalmente la diferencia entre jugar rápido y precipitado. Despistes. Nos dejamos meter una bandeja en 1x0 desde un saque de fondo con pase a toda la pista, o una puerta atrás como una casa, y por falta de concentración en ambos casos. También, de nuevo, nos volvieron a quitar demasiados rebotes por no cerrar bien el rebote. De todos los que nos quitaron al menos 6 se podrían calificar de "clamorosos" según anoté en mi planilla. Más fallos que anoté fueron el no utilizar algo más el pase para tratar de jugar más en equipo, pues en demasiadas ocasiones nos perdíamos botando y botando o bien nos jugábamos los balones "uno contra el mundo" sin necesidad.

Destacar de nuevo la ayuda de nuestros cadetes. Hoy nos echaron una mano Alfonso Quiñonero, quien también fue nuestro máximo anotador con 16 puntos gracias a su buena mano para el triple y polivalencia jugando desde el interior, Joaquín Sánchez, Dani Tevar y Pablo Martínez, quien tuvo que ayudar a Juan Torrecillas en el puesto de base para cubrir la baja de nuestro base Fede Paredes, hoy lesionado en un tobillo.

Por parte del Aceitunas Fruyper “B” de San José de la Vega quien nos hizo un auténtico traje fue J.M. Guerrero, que nos metió más de 20 puntos, algunos de ellos con canastas de gran calidad, como un molinillo con trapiés y bandeja con la izquierda de mucho mérito.

Una lástima que se nos haya escapado este partido, que podríamos haber ganado perfectamente de haber hecho mejor sólo algunas cosas básicas. No obstante, felicitar desde aquí a nuestro rival de hoy, que hizo un partido bastante serio para lograr el colchón de puntos que impidió nuestra remontada final cuando ellos tuvieron también su pequeña pájara.

Aunque creo que el resto de mi equipo no estará del todo de acuerdo conmigo, quiero felicitar también desde aquí a los árbitros del partido, D. Rubio y J.C. García, quienes, fallos aparte como siempre los hay, procuraron aportar un poco de labor didáctica, dialogando con los chavales para explicarles qué habían hecho mal en relación a sus infracciones, o explicándonos a los técnicos dialogada y cordialmente cualquier incidencia de partido con buen estado de ánimo. Esa creo que tiene que ser la actitud de los árbitros, independientemente de que cometan más o menos fallos, que en eso poco se puede hacer, pues ya hemos visto que nosotros también cometimos un buen montón.

7 nov. 2009

X Aniversario del CB Capuchinos

Este fin de semana está siendo interesante en relación al CB Capuchinos. Anoche cena X Aniversario del club, esta mañana partido con victoria en Los Alcázares del Junior B y esta tarde los cadetes han tenido contra las cuerdas al CB Murcia.

En la cena X aniversario del CB Capuchinos pude conocer un poco más a esta familia deportiva con la que estoy empezando a confraternizar esta temporada a través del Junior B, del que tengo el placer de ser entrenador ayudante. Pasamos un buen rato, buen rollo, buena gente al fin, en un acto que me permitió conocer un poco más quién es quién en este club que ya cuenta con 10 años de trayectoria y con el que yo apenas llevo 10 semanas, lo suficiente para sentir que estar con ellos es de lo mejorcito que me ha pasado en los últimos años. Me tocó cenar en la mesa de entrenadores. Se me hace raro verme como un entrenador más después de tantos años sin desempolvar el título de entrenador que me saqué con 18 años. Pero bueno, tampoco soy un entrenador más, apenas el aprendiz que acaba de llegar precisamente para eso, para aprender.

En esa mesa compartí mantel también con uno de los jóvenes jugadores murcianos que busca hacerse un hueco en la élite. Marcos Molina jr., que no viajó con el primer equipo a Málaga, no quiso perderse la cena aniversario del club en el que se formó. Entre otras insignias de honor, Marcos Molina se llevó la suya como ex jugador y parte importante de la historia deportiva del club. Por cierto, quiero aprovechar esta ventana al ciberespacio para recordarles que en Facebook se ha creado un grupo llamado Quiero Comprar a Marcos Molina en la Supermanager ACB. La idea es pedir que, ya que es un jugador de la plantilla ACB del CB Murcia, también debería estar disponible en el Supermánager de la ACB como uno más.

La idea de la cena era rendir homenaje a todos los que han aportado su esfuerzo para que el club cumpla 10 años en el baloncesto murciano y que, además, sea uno de los referentes en Murcia. Hubo recuerdos para los técnicos que levantaron el proyecto deportivo y lo mantuvieron durante años (Felipe Coello, Quini García, Marcos Molina), para ex jugadores como Marcos Molina jr. o para gente que ha pasado por todas las etapas y categorías como Cari Sánchez, que además de haber crecido en Capuchinos como jugadora ahora es miembro del grupo de técnicos de este club, homenajes para ex directivos, etc. Uno de los más reconocidos por los asistentes fue el homenaje rendido a Fede Paredes y Juan Torrecillas, quienes además de hacer las funciones de fotógrafo y técnico de video son parte del grupo de padres de nuestros juniors B, un auténtico grupo de cracks, quienes además de animar constantemente, tienen la impagable costumbre de no ejercer como entrenadores ayudantes y decirles a los jugadores lo que han de hacer, algo harto infrecuente entre los padres de jugadores de categorías de formación. Eso por no hablar de la habilidad de este grupo para montar un aperitivo en menos de un minuto en la puerta de un pabellón u organizar una comida por todo lo alto con la menor excusa. Lo dicho, unos cracks.

En la parte deportiva esta mañana, antes del aperitivo correspondiente en la puerta del pabellón, jugamos contra el junior de Los Alcázares, un partido complicado por el mal estado de la pista, que pese a ser de parquet resbalaba más incluso que nuestro Padua, que ya es decir. Entre caída y caída conseguimos cogerle la medida al partido en la segunda parte, en un choque en el que la anotación estuvo bastante repartida, y en el que ante el pequeño caos de resbalones y alto número de pérdidas por ambos equipos quienes mejor aprovecharon la mar revuelta fueron Adrián Romero y Jorge Rodríguez. Interesante destacar el trabajo de todos para lograr esta victoria, pero también el progreso diario de Pedro Ruiz, quien hoy no sólo fue el dueño de los rebotes, sino que se marcó una canasta con un gancho de izquierda de los de quitarse el sombrero.

Por la tarde pude ver un buen partido entre nuestros cadetes y los del CB Murcia en el Padua. Los del CB Murcia cuentan con más banquillo y físico en sus jugadores, pero pese a ello los nuestros los tuvieron contra las cuerdas durante buena parte del encuentro, llegando a estar varias veces arriba en el marcador en el tercer cuarto y con un amago de remontada en el último cuarto, en el que a eso de cinco minutos del final y a base de una buena defensa presionante en toda la pista lograron ponerse a sólo seis puntos. Pero el esfuerzo realizado para llegar a ese punto les pasó factura y los del CB Murcia sentenciaron el partido pocos minutos después. Valió la pena pasarse esta tarde por el Padua.

De mi otro equipo, el CB Murcia (senior) poco que decir, pues creo que el resultado dice bastante (84-54) pese a haberse ido al descanso con sólo seis puntos de desventaja.

Les dejo el video que se proyectó durante la cena del X Aniversario de Capuchinos, en el que se condensa una buena parte de esa historia.

X ANIVERSARIO CB CAPUCHINOS MURCIA from CB CAPUCHINOS MURCIA on Vimeo.