28 may. 2006

Dese el gustazo de hacer un calvo por 350 euros


350 euros. Por sólo ese módico precio vd., señor jugador de baloncesto profesional, puede dedicarle a la afición rival un calvo en toda regla cuando termine el partido y desee celebrar de un modo original su victoria a domicilio. Si le da pudor hacer un calvo siempre puede optar por otras fórmulas clásicas como el corte de mangas, un "sube y pedalea" con el dedo índice o ese bonito gesto de "vamos a esquiar".

¿Qué son para vd. 350 euros?. Una miseria. Pues eso, ahora que hemos visto que ese es el simbólico precio que la FEB pone a montarle el numerito a la afición rival ¿Quién se va privar de ello?.

En el fondo, de lo que se trata es de una campaña de popularización del baloncesto. Sí. Me explico. Hay ciertas características del mal llamado deporte rey (el furgol) que aún están muy lejos de aparecer en una pista de baloncesto. Lo que se pretende es ir adoptándolas poco a poco.

Parece que la FEB entiende que ir a un partido sólo a verlo y a animar a los jugadores del equipo de uno no es motivación suficiente, por eso quieren que la gente se dedique también a hacer puntería tras los partidos y le lance objetos de todo tipo a los jugadores rivales.

Así, antes o después se hablará de baloncesto en el programa de DeLaMorrena, la gente sabrá de su existencia y de la posibilidad de meter en el lote el lanzamiento de objetos o, si me apuran, el linchamiento de jugadores rivales.

Pero claro, a una afición típica de baloncesto no le sale de forma natural eso de linchar al jugador rival, ni si quiera cuando pierde un partido, y por mucho que eso venga bien para salir en los programas de fútbol de la medianoche radiofónica no se le puede pedir a los aficionados que lo hagan por las buenas. ¿Están dispuestos a hacer eso por el baloncesto los aficionados?. Quizá no, por eso hay que motivarlos haciendo una promoción entre los jugadores, para potenciar que éstos insulten, humillen y provoquen libre y gratuitamente a la afición rival, a ver si así se anima y se va montando una buena tras los partidos.

Lo que no han pensado en la FEB es que cuando esto se popularice se terminarán llenando los pabellones, sí, pero de aficionados noveles que se han enterado de lo del post-partido merced a DeLaMorrena, y que vendrán con la clara ilusión de darlo todo en el post-partido, y provistos de material acorde (frutas del tiempo, piedros, armas blancas, Kalashnikov de oferta..).

Y el que barrunta estas líneas imagina que, una vez llenas las gradas de futboleros de toda la vida atraídos por el olor de la sangre, cuando unos tipos como Vebobe y Farmer monten un numerito similar, pero ante ese tipo de personajes neobaloncestísticos, quizá a los nuevos ocupantes de la grada no les baste con tirar algunas manzanas y otras frutas de temporada, como pasó el jueves pasado en el Polaris-CAI, sino que el linchamiento muy seguramente daría con estos jugadores en el hospital, cuando no en la morgue.

No sé, yo creo que sigo prefiriendo el baloncesto como era antes de esta campaña de la FEB. Si el precio para que venga más gente a los pabellones y se hable más de baloncesto es propiciar que maten a alguien, aunque ese alguien sea tan impresentable como Vebobe o Farmer, lo mismo no vale la pena nada de esto...

No hay comentarios: