31 may. 2006

El estilo FIBA del Polaris se impuso al NBA de CAI

En el cuarto partido de la eliminatoria por el ascenso a la ACB el Polaris tiró por la borda su primera gran oportunidad. En los últimos 4 minutos, pese a ganar de 8, llegó el miedo a ganar y el balón temblaba en las manos de los jugadores. Los de Hussein no llegaron a efectuar ningún lanzamiento más en esos minutos finales, salvo el desesperado intento triple final de Larragán.

En ese cuarto partido el CAI ganó porque, además de tener una buena plantilla, contaba con un jugador como Keys, o como Farmer en su defecto. Es decir, jugadores irregulares, que acaparan mucho el juego, pero con muy buenos recursos de técnica individual para jugarse los balones difíciles en el uno contra uno y anotar con ciertas garantías.

Ese estilo de juego, más centrado en los jugadores que en el equipo, en la técnica individual que en la táctica, es el que predomina en la NBA, frente al juego más de conjunto, de pases, de táctica, que predomina en el baloncesto FIBA.

Sin embargo, la eliminatoria se disputaba a cinco encuentros. En el último de la serie Manuel Hussein, SanHussein, quiso pasarle la patata caliente a los jugadores del CAI para ver si la responsabilidad les ponía un nudo en la garganta y les temblaba la mano. El entrenador canario ordenó defender buena parte del partido en zona. Si el CAI quería ganar tendría que lanzar desde lejos... y meterlas. Y ya sabemos que cuando los lanzamientos contra zona no entran la mano se agarrota y llega la resequedad de garganta.

Contra defensa en zona no es tan fácil hacer brillar las individualidades, el juego de uno contra uno que llevó a CAI a superar la agonía del penúltimo encuentro. Y el CAI lo pasó mal para atacar en el último encuenetro de la serie. Sus individualidades se fueron diluyendo, muy especialmente Farmer, incómodos ante la defensa de su rival.

El único que aguantó el tipo todo el partido fue el 'bicho' Lescano, el talentoso jugador argentino del CAI, que defendió, penetró y tiró desde donde hizo falta sin que le temblara la muñeca.

Hussein le ganó la partida a Julbe. El mejor basket FIBA se impuso a un insuficiente baloncesto inspirado en la NBA.

El año que viene, ACB. Esperemos que no se les vaya la cabeza a los que deciden y a los que ponen los dineros. Se viene demostrando año a año que es un gran error desmantelar un grupo ganador, incluso si se tiene dinero como para afrontar un gran proyecto.

Askasvayu Girona apostó por renovar todo el equipo a base de millones con la ambición de aspirar al título. Sin embargo, pese a los impresionantes fichajes de los de Girona a duras penas consiguieron meterse en las eliminatorias por el título. Llanera Menorca cambió casi todo el equipo y ha conseguido mantener la categoría in stremis, por unos puntos de basketaverage. El contraejemplo es el Fuenlabrada, que mantuvo el grupo en su año LEB y subió a la ACB arrasando. En esta nueva estancia en la ACB mantuvieron grupo e hicieron refuerzos puntuales, y gracias a ello han mantenido la categoría cómodamente.

Habrá quien diga que lo mismo los dueños del club están dispuestos a poner mucho dinero para hacer un equipo de garantías y que eso implicaría muchos cambios. Pues no, no necesariamente. Si realmente hay dinero se puede hacer un gran equipo fichando sólo tres jugadores de grandísima categoría, uno por puesto, y manteniendo el resto del equipo tal cual.

Porque, vamos, a la hora de fichar se trata de cambiar para mejorar claramente, no para mover jugadores, dinero y agentes.

1 comentario:

Julio Soler dijo...

Ahora es cuando viene lo dificil de la temporada! El saber gastarse los millones! Ejemplos...ya los has dicho! Y en el CBmurcia... hemos tenido algunos... hace 10 años por no dar un poco mas de dinero nos quedamos sin dos cracks como Mike Anderson y Jonnhy Rogers...

A ver si hay suerte!!