9 may. 2006

El Polaris tratará de resolver hoy mismo la eliminatoria

El cansancio acumulado podría pasar factura a los de Hospitalet


El Polaris viaja a Hospitalet con la única idea de terminar hoy mismo con la eliminatoria. Como dijo Hussein, sería un error pensar que tienen tres oportunidades para conseguirlo: “Tenemos que pensar que no tenemos más oportunidades. Ellos lo enfocarán así”. Si se juega relajado se le da ventaja al rival.

El cansancio físico debería empezar a ser crítico en los jugadores más castigados por los minutos en pista. Ya en los dos primeros partidos fue decisivo disponer de más jugadores de calidad para las rotaciones. En ambos encuentros Hussein dosificó acertadamente a todos sus jugadores y pudo disputar los últimos instantes con un quinteto menos cansado que su rival.

Las defensas han sido la clave hasta ahora, especialmente para poder frenar al MVP de la categoría, Terrell, bastante apagado merced a la defensa de Humphrey y Bárcenas y las ayudas defensivas pensadas para evitar que recibiera balones. La zona que los de Hussein desplegaron en el último tramo primer partido fue clave para inclinar la balanza.

También Mateo Rubio supo jugar sus bazas defensivas. Boccia se encargó en los dos partidos de defender muy duro a Sala, quien, pese a ello, consiguió repartir casi tantas asistencias (19) como golpes recibió de su defensor. En el segundo partido Hughes tardó medio partido en empezar a recibir balones interiores. Aunque los árbitros suelen dejar jugar a este Hospitalet, cuenta con una plantilla demasiado corta para mantener tanta intensidad durante todo el partido.

En el juego de ataque se mostró por parte de los catalanes una gran dependencia de sus americanos y de aprovechar en momentos puntuales la superioridad física de Boccia respecto a Sala. Por su parte, Hussein se centró en estirarle los minutos en cancha al jugador que estuviera más acertado en cada momento. En el primer partido fue Robles, que en apenas 10 minutos acribilló a los de Mateo Rubio. En el segundo partido ese papel fue para Brown. Los complementos a esos momentos estelares los brindaban pequeñas rachas acertadas del resto de compañeros, ya se tratara de balones interiores para Hughes o Triguero, vertiginosos contraataques de Xavi o una coyuntura de superioridad física de Sergio Pérez con su defensor. Y si en algún momento no era posible contar con alguno de ellos siempre quedaba la posibilidad de jugar con cualquier otro, pues esa es la principal virtud de esta plantilla: cualquiera puede decidir en cualquier momento.

Si esta noche gana el Polaris habrá superado la eliminatoria. En caso contrario el jueves se disputaría el cuarto partido, también en Hospitalet.