28 may. 2006

Será épico… o no será

El Polaris se juega en Zaragoza su última carta por el ascenso a la ACB con todo en contra

Esta noche a las 21.00 horas, en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, el Polaris tratará de sobreponerse al mazazo que le suposo verse desperdiciar una oportunidad de oro para subir a la ACB. Lo tenía todo a favor, sólo debía jugar con cabeza y sin prisas durante 4 minutos. Pero no lo hizo y le regaló al CAI una valiosa oportunidad que supo aprovechar.

Durante las primeras horas tras el cuarto partido de la eliminatoria de ascenso a la ACB los jugadores del Polaris estaban bastante tocados pero, al igual que a las grandes victorias hay que dedicarles apenas un rato para disfrutarlas, Hussein pretende que sus jugadores hagan lo mismo para lamerse las heridas cuando, como ahora, las cosas vienen mal dadas. De no ser así lo más probable es que hoy los jugadores murcianistas no sean más que un juguete en manos de los de Julbe, exultantes tras verse hundidos un año más en la LEB y terminar consiguiendo la agónica victoria del pasado jueves.

Ahora los jugadores caístas vuelven a ser los grandes favoritos, pero no se confían. No pueden ni deben. En esta eliminatoria se ha visto ya que se paga muy caro cualquier mínima confianza o despiste. Por eso, los jugadores del CAI Zaragoza saldrán a darlo todo desde el principio y a tratar de decantar el partido cuanto antes, y no dejar así margen para que les ocurra lo que al Polaris en el último encuentro, que no consiguió romper el partido y pagó la presión en los últimos instantes.

Por supuesto, los hombres de Hussein tratarán de conseguir justo lo contrario. Tienen claro que en unas circunstancias tan adversas su única posibilidad pasa por no salirse del partido en ningún momento, o no volverían a tener opciones. Ante la previsible avalancha inicial de los de Julbe, los polaristas deberían aguantar el tipo, no dejar escapar a su rival con una gran diferencia y llegar al final del partido con opciones. La baza a jugar es que la ansiedad que pudo con los de Hussein el jueves les podría pasar factura a los maños, que son ahora los favoritos. Pero sólo estando cerca en el marcador y con los dientes apretados sería posible ese golpe final para coneguir una victoria épica, con todos los elementos en contra.

Otra posible baza para los de Hussein es la gran irregularidad de sus dos americanos. Tanto Keys como Farmer son todo visceralidad, para lo bueno y para lo malo. Su juego de uno contra uno es muy difícil de parar cuando están inspirados, lo que suele proporcinarles muchas jugadas de canasta más personal. Su lado malo es que también son capaces de lo peor y, por ejemplo, fallar hasta 9 lanzamientos desde la personal, como hizo Farmer en el tercer encuentro, o esos días totalmente desacartados en el lanzamiento que suele tener Keys, e incluso pueden perder los estribos y dedicarse a provocar a los jugadores rivales y al público.

Sin embargo, en el último encuentro al Polaris pareció faltarle en sus filas un jugador de las características de Farmer o Keys, que se puedan jugar ellos sólos el partido merced a una posesión de uno contra uno. El CAI adolece a veces de falta de conjunción en el juego, precisamente por la forma de jugar de estos dos americanos. Pero eso es también lo que les hace tener claro qué hacer con los dos últimos balones de partido: un aclarado y que se la juege en uno contra uno cualquiera de los dos americanos. Polaris es un equipo que juega en conjunto, pero no tiene claro a priori quién debe jugársela cuando todo depende de una sóla posesión. CAI sí tiene esa posibilidad.

Lo que sí parece cierto es que las estadísticas son sólo números y que tienen sentido en tanto que es posible ir contra los números a base de hechos. El factor cancha se supone que favorece la posibilidad de que cada equipo gane sus partidos como local, pero en esta eliminatoria tanto CAI como Polaris han ganado un partido a su rival fuera de casa. De hecho, hoy tendrá que contradecirse necesariamente alguna de las premisas basada sólo en los números. Un dato dice que el que gana el primer partido de una eliminatoria tiene casi todas las papeletas para hacerse con ella. Visto desde ese lado las opciones del Polaris estarían plenamente vigentes. Sin embargo, los datos estadísticos también sugieren que es muy improbable que el equipo que juega el último partido en casa no se haga con el triunfo, lo que haría plenamente favorito al CAI.

No obstante, como dice el refranero popular murciano “hasta la noche no es la revendera” o, mejor aún, usando las palabras que pronunció el pasado jueves Manuel Hussein, que no en vano es licenciado en Filosofía, “todo termina cuando las lamentaciones sustituyen a los sueños”, no antes.

No hay comentarios: