25 may. 2006

A tiro de piedra de la ACB

Ganar un partido más. Sólo eso necesita el Polaris World para volver a la ACB. El momento podría ser esta noche, a las 21:00 en el pabellón de deportes de Murcia. En su defecto, habría una nueva oportunidad el próximo sábado, en Zaragoza, pero es el partido de esta noche el que debería ser definitivo en la eliminatoria. Ir a un quinto partido en Zaragoza sería poner de nuevo la ventaja del lado maño.

Ambos equipos ya se conocen bien, y queda poco margen para la sorpresa táctica. Pese a ello, tanto Hussein como Julbe tratarán de sorprender a su rival con un as en la manga de última hora para tratar de frenar los principales argumentos de su oponente. Así, en el tercer partido el Polaris supo hacer una buena defensa de ayudas y cambios para frenar las penetraciones de Keys, en las que el base americano acostumbra a lanzar o doblar el pase. Cuando Keys penetraba y superaba a su par Triguero acudía a dificultar el lanzamiento a canasta bajo el aro, forzando al estadounidense a intentar doblar el balón a un compañero, pero para entonces un alero acudía a interceptar el pase desde la línea de fondo.

Ese tipo de detalles son los que permitirán arañar puntos al rival. Por su parte, Julbe comentó la posibilidad de buscar para hoy algún modo de forzar defensas de dos contra uno para los pívots del Polaris, que están poniendo en serios apuros a la defensa del CAI, pese a contar en sus filas con gente tan aguerrida como Vidaurreta o Jo Jo García.

Otro factor que a buen seguro entrará en liza esta noche será el control de la ansiedad por ganar. Los maños porque no tienen más margen de maniobra, y los murcianos por saber lo difícil que sería abordar el ascenso en un último partido en Zaragoza. La clave, como ambos entrenadores han ido demostrando, está en la defensa. Si la ansiedad estropea los porcentajes de tiro será vital no dejar oportunidades de canasta fácil al rival.

Julbe, además, ha venido intentando conseguir pequeñas ayudas extra manipulando a los árbitros y haciendo declaraciones en las que acusaba veladamente a los árbitros de la impotencia de su equipo.

Xavi Sánchez estará para jugar hoy. Aún tiene molestias, pero ya el martes pudo disputar unos minutos. Su presencia será vital para frenar los lanzamientos de Angulo o las penetraciones de Farmer.

La clave, como siempre, estará en cómo de bien sepa cada equipo parar a los jugadores más acertados de su contrincante. Porque esa es otra, con plantillas tan largas y de tanta calidad es difícil saber quién será el jugador clave en cada partido, aunque todos aportan y cualquiera puede desequilibrar en cualquier momento. En el primer encuentro fue Robles quien acribilló y destrozó desde el perímetro a los maños. En el segundo partido le tocó al irregular Keys, que se hizo el amo del partido y le dio la victoria a los de Julbe. El tercer encuentro no tuvo un protagonista claro, pues la victoria del Polaris se cimentó en el acierto atacante del triángulo Sergio Pérez, Triguero y Hughes.

La emoción está garantizada. Ya el pasado martes, en el tercer partido de la eliminatoria, varios cientos de personas se quedaron en casa con una entrada en el bolsillo, mientras otros tantos se quedaban en la puerta sin poder entrar, con el cartel de no hay billetes en taquilla. Si hoy no vuelve a ocurrir habra un lleno histórico en el pabellón de deportes, que no se producía desde hace 10 años.

Para algunos de los espectadores que asistieron al último encuentro esta era la primera vez que presenciaban en directo a un partido de baloncesto profesional. Ese fue el caso de Inma, estudiante de informática, que reconoce no entender mucho de baloncesto pero habérselo pasado muy bien en su estreno baloncestístico gracias al buen juego y el gran ambiente que se encontró: “es como los toros pero sin sangre”, y hasta se atreve a hacer un pequeño juicio técnico cuando afirma que “si no saben tirar tiros libres, que se fastidien” en alusión al desacierto de Farmer desde la línea de personal. Inma repetirá esta noche, y será otra vez uno más de la ‘marea amarilla’, que volverá a ser decisiva arropando a su equipo cuando las cosas se compliquen. Para consolidar este proyecto deportivo es imprescindible la respuesta de la afición y que se vayan incorporando nuevos aficionados. La política de facilidades para el acceso al pabellón no debería ser una simple estrategia de cara a esta eliminatoria por el ascenso.

Los jugadores del Polaris lo tienen claro, lograr la ACB está en su mano, sólo a 40 minutos de juego.