24 sept. 2007

El Polaris cae ante el Pamesa por la mínima (81-80)

81 - Pamesa Valencia (19+24+18+20): Oliver (2), Douglas (14), House (8), Claver (7), Rebraca (6) - cinco inicial -, Williams (13), Miralles (8), Avdalovic (8), Garcés (1), Milojevic (9), Timinskas (5), Urtasun (-)

80 - Polaris World CB Murcia (27+19+13+21): Thomas (19), Hunter (10), Opacak (12), Kammerichs (15), Triguero (10) - cinco inicial -, Gavel (5), Marco (2), Risacher (2), Fajardo (4), Reiner (1)

Árbitros: Redondo, Soto y Castillo. Expulsaron a Hussein por dos técnicas personales

Incidencias: Partido disputado en el Pabellón Francisco Laporta de Alcoi, ante 600 espectadores.
El Pamesa le pagó al Polaris con su misma moneda: defensa. Si la defensa puso arriba al equipo murciano, la misma arma sirvió a los valencianos para entrar en el partido y hacerse con él en un final ajustadísimo, decido para los valencianos tras un trepidante duelo a triples entre Hunter y Williams en el último minuto.

Ya está claro que el Polaris de la campaña 2007/2008 va a ser mucho más defensivo que lo fuera la temporada anterior. Fue precisamente gracias a su gran defensa en todo campo como los de Hussein lograron sus primeras ventajas frente los de Katsikaris, con Kammerics como principal ariete en el inicio de partido, cogiendo por sorpresa a los valencianos, que tuvieron que recurrir también al arma de la defensa presionante para enjugar la diferencia de 10 puntos que los murcianos habían cosechado en los primeros minutos, para llegar así al descanso con el marcador de 43-46.

Si Marco fue el jugador que marcó la dinámica del Polaris frente al Spartak, en el partido de ayer fue Thomas (19 puntos) quien se reivindicó. Además de anotar, el norteamericano con pasaporte polaco mostró cualidades para la defensa y el robo de balón. Le secundó en la labor anotadora Opacak (12 puntos), un jugador poco espectacular pero regular en todas las facetas del juego. En los últimos minutos también Hunter pidió los balones calientes. Quien no ha cogido aún el tono es el norteamericano Reiner, aún falto de ritmo y fallón a la hora de usar las manos para atrapar balones.

En la segunda parte el Pamesa, ya con las pilas puestas, siguió en la línea mostrada en el segundo cuarto, remontando el partido desde la defensa y situádose por encima en en marcador gracias a los cuatro tiros libres consecutivos anotados por Oliver (56-52), fruto de dos técnicas consecutivas a Hussein, quien tuvo que ver el resto del partido desde el tunel de vestuarios por protestar el trabajo de los árbitros.

El ojo del amo engorda el caballo, dice el refrán. Con el entrenador del equipo murciano fuera del partido el Polaris no volvió a mandar en el marcador. Thomas y Hunter intentaron echarse el partido a las espaldas pero sus puntos no fueron suficientes para doblegar al Pamesa, que se hizo con la victoria con una mínima ventaja.

Pese a todo no fue malo el partido que jugaron los murcianos, poco acostumbrados aún a jugar contra una defensa tan presionante como la que ordenó el griego Katsikaris.