28 ene. 2007

Dragic le gana a ‘su’ equipo

95 - Polaris World CB Murcia (24+29+17+25): Dragic (14), Robles (14), Risacher (25), Triguero (13) y Thompson (16) -cinco inicial-, Gavel (7), Óscar García (6) y Pedro Fernández (0).

90 - TAU Cerámica (17+26+20+27): Prigoni (3), Rakocevic (19), House (6), Scola (22) y Peker (2) -cinco inicial-, Arslan (11), Erdogan (3), Vidal (0), Teletovic (18) y Splitter (6).
Goran Dragic, jugador del TAU cedido al Polaris Murcia, revolucionó el partido que enfrentaba a sus dos equipos, el que le contrató (TAU) y el que le da minutos de juego (Polaris). El resto de jugadores del Polaris también dio un paso adelante, especialmente tras conocer la baja de última hora de su referente, Marcus Fizer, aquejado de un golpe en la espalda.

El joven base esloveno salió como un ciclón. Ni prigioni ni Arslan pudieron evitar que impusiera un ritmo endiablado a las transiciones y contraataques del Polaris. Estuvo algo más discreto tras pasar por el banquillo a tomar aire, pero para entonces su actual equipo ya estaba convencido de poder ganar al todopoderoso TAU, que vivía en los primeros minutos sólo de la facilidad anotadora de Scola, al que no podían parar los interiores murcianistas.

El segundo cuarto sirvió para que volviera a las canchas Sergi Vidal después de su larga lesión, mientras su equipo veía como el Polaris no daba su brazo a torcer y seguía con ventaja en el marcador, con una actitud bien distinta a la de los últimos partidos, y cada vez más convencido de la victoria.

Reaccionó ligeramente el TAU en el tercer cuarto, pero para entonces ya no le era tan fácil defender y esperar que su rival empezara a fallar tiros. Los de Hussein le habían cogido la medida al partido, defendían con intensidad, le paraban los contraataques y cegaban las primeras opciones atacantes del TAU, que no llegó a remontar el partido.

Risacher y Thompson se jugaron con acierto balones importantes cuando el partido estaba apretado. En el tramo final Teletovic hizo gala de su fantástico tiro de tres, pero para entonces el partido ya era del Polaris.

La figura: Dragic. El joven base esloveno del Polaris (y del TAU) anotó 16 puntos, cogió 3 rebotes, dio otras tantas asistencias y recibió 6 faltas pero, sobre todo, revolucionó el partido desde el principio e hizo creer a sus compañeros en la victoria a base de velocidad, talento, ganas y descaro.

Les dejo unas imágenes de una jugada del partido, cuando más apretaba el TAU en defensa. Gavel intenta encontrar a un jugador interior pero el TAU hace bien la defensa y los cambios, con lo que ha de pasar a Robles, que finta y se inventa un buen tiro de cinco metros.

No hay comentarios: