22 ene. 2007

El Polaris presenta su candidatura al descenso


El Polaris World presentó frente al Bruesa su candidatura como firme aspirante al descenso. Su número de victorias (7) no es el peor de la liga y su puesto en la clasificación aún permite ver a otros equipos por detrás. No es eso lo realmente preocupante, sino lo que lleva haciendo este equipo en los dos últimos partidos: el ridículo.

Contra el Unicaja pudo colar la excusa de que era un rival de otra liga y que con los dos aleros titulares lesionados poco se podía hacer, los jugadores bajaron los brazos a poco de empezar el partido, sin que en ningún momento mostraran la agresividad e intensidad esperable en un equipo profesional. Nos dolió a los aficionados, pero más de uno nos dijimos que sería mejor sacar todos los monstruos en un partido que no es de nuestra niga que no hacerlo varias veces en los partidos contra rivales directos.

Lo que se vio en la pista era a un equipo con ganas de ganar, aunque con pocos argumentos (el Bruesa), y a otro que parecía estar de vuelta de todo y que poco le interesaba ganar el partido (el Polaris)
El problema es que el rival de ayer era un rival directo, y se volvió a hacer el ridículo por lo mismo, por falta de intensidad, de coraje, de aparentes ganas de ganar el partido. Me dirán que cómo van a no querer ganar el partido. Vale, pero lo que se vio en la pista era a un equipo con ganas de ganar, aunque con pocos argumentos (el Bruesa), y a otro que parecía estar de vuelta de todo y que poco le interesaba ganar el partido (el Polaris). Durante un rato esa actitud me recordó, aunque multiplicada por diez, al rato de pasotismo que se adueñó de los jugadores de Hussein en la final de la liga LEB, que terminó costándoles un partido que tenían ganado, pero que el Bruesa deseó más. Hoy parecía lo mismo, pero mientras que el premio de la final de la LEB era más cuestión de orgullo que otra cosa, el premio de hoy era conseguir un 25% de la permanecia en la ACB, cosa que no parece ninguna tontería.

Sólo espero que mañana los servicios médicos del club nos digan que el equipo al completo jugó con una intoxicación de tres pares de narices debido a la degustación de un bacalao al pil pil mal cocinado o algo así, porque si no fue eso habrá que pensar que, efectivamente, ahora el Polaris es un serio candidato al descenso, dispuesto a dilapidar cuanto antes la renta en victorias que tiene con sus rivales directos.

Al Bruesa, por de pronto, el Polaris le ha regalado un partido y el basket average, todo de una tacada. Ahh, y la semana que viene toca el TAU en el Palacio de Deportes. ¿Tendrán que sudar los de Perásovic o les regalarán también el partido?.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buenas, lo primero felicitarte por el Blog, esta muy bien e intento seguirlo cada vez que puedo.

En cuanto al Post te doy toda la razon en lo que dices ¿A que han jugado hoy? habria que decirles... y Menudo coladero en defensa.Un saludo