25 may. 2017

La temporada que viene va a pitar su padre

El pasado fin de semana tuvo lugar la F4 infantil femenina en Alcantarilla en la que participé como entrenador de uno de esos cuatro clubes. Dejo para más tarde hablar de la parte deportiva de esa F4. Justo antes de disputar nuestro primer partido, y con la excusa de una decisión arbitral complicada que metió en la final del torneo a un equipo con una canasta fuera de tiempo (o no, eso en este caso importa bien poco), el padre de una jugadora de uno de los equipos increpó primero bastante violentamente (doy fe, pues casi me salpica algo al pasar al lado) y tuvo que ser alejado de los colegiados por las personas que por allí estaban (directivos de Jairis, vamos). Más tarde, al terminar nuestro partido, me enteré de que el energúmeno que tuvo que ser sacado de la pista sin llegar a agredir más que verbalmente a los árbitros, tomó la cobarde decisión de esperar a uno de ellos (casualmente el fisicamente más pequeño de los dos) en los pasillos del pabellón para consumar la agresión al árbitro que no le dejaron hacer en la pista.

Pese a que la Federación Murciana de Baloncesto solicitó un castigo ejemplar, ahora me entero de que la agresión le va a salir a ese señor poco menos que gratis (130 € de multa), y no puedo hacer otra cosa que echarme manos a la cabeza con lo que eso implica desde varios puntos de vista.

Si ya de por sí es un disparate que alguien agreda a un árbitro (otra vez, que esto no es tan puntual como se quiere vender) el que eso salga poco menos que gratis es una barbaridad, no sólo por lo injusto en sí, sino porque ¿Quién va a querer pitar en el futuro?. Los jóvenes recién iniciados que dudan si dedicarse o no al arbitraje de forma más estable tendrán muchas más dudas tras algo así, y fácilmente muchos de ellos tirarán la toalla, y terminarán diciendo eso de que "la temporada que viene va a pitar su padre".

Supongo que el lector avisado sabrá que, al menos en la Región de Murcia, tenemos un importante déficit de árbitros. Esta pasada temporada han sido más de 5 fácil los partidos en los que me ha pitado un único árbitro porque no había más disponibles en esa franja horaria, de forma que algún sábado por la mañana ha llegado a haber en la Región algo así como 40 partidos y 60 árbitros (es decir, la mitad de esos partidos pitados por sólo un árbitro). Imagínense, además, el estrés añadido que ha de ser para un árbitro pitar él solo, y si añadimos a eso que se trate de un árbitro novato y el partido complicado la situación puede ser muy delicda y, por tanto, una experiencia bastante desagradable para  el árbitro en cuestión.

Hay pocos árbitros, entran pocos nuevos, y son cada vez más los veteranos que se lo dejan prematuramente por hartazgo. ¿Cómo no se lo van a dejar?.

La agresión consumada es sólo el vértice del iceberg. Me da igual lo que pase otros lugares como en el fútbol, en el baloncesto cada vez es más incómodo sentarse en una grada a disfrutar de un partido, cada vez es menos probable estar tranquilo sin que nadie de entre el público se dedique a decir cosas, increpar o incluso insultar a los árbitros.

También creo que es un problema el que la gente que rodea al que increpa no haga nada, ni le afee la conducta ni algo más tajante. Entiendo que no es fácil ser un héroe hoy en día, y que el vecino de asiento del increpador normalmente será padre de otro/a jugador/a de ese equipo y, por tanto, alguien demasiado cercano como para atreverse a dar la cara por el árbitro ante alguien a quien tiene que ver a diario.

Los vecinos de asiento a veces incluso ríen la gracia al que molesta a los árbitros, y eso no tiene otra consecuencia lógica más que que el energúmeno de turno se venga arriba y entre en escalada, eleve el tono de la increpación para pasar al insulto al árbitro, que a su vez a veces se hace extensivo a miembros del equipo rival (entrenador, jugadores...) y nadie hace nada.


Ojo, los clubes tampoco. Normalmente, a los que terminan agrediendo se les ve venir, se les ve crecer mes a mes, año a año, empezando en el comentario inocente hasta terminar un día en comisaría. Raramente un agresor de este tipo no tiene antecedentes más livianos. Díficilmente es una sorpresa total para los que le conocen. Salvo raras excepciones, los que terminan agrediendo empiezan insultando.

Los jugadores, y más aún los entrenadores, no siempre ayudamos. Yo mismo soy bastante protestón y, aunque intento controlarlo cada vez más y más, y trato de conformarme con el mero diálogo civilizado con los colegiados de turno, entiendo que a veces en partidos de cierta tensión ayudaría más no haciendo la más mínima protesta o queja por civilizada que sea. Pero hay casos mucho peores y mucho más sistemáticos.

Compañeros entrenadores, tenemos que hacérnoslo mirar también. Tenemos una responsabilidad a través del ejemplo, no sólo a los deportistas que entrenamos, sino a los padres que están en la grada, quienes perfectamente pueden pensar que, si nosotros estamos legitimados para protestar a los árbitros cómo no lo van a estar ellos, que además son quienes pagan todo esto a través de las cuotas.

Esta temporada no es el primer árbitro que me comenta que se lo deja, que está harto, que no le compensa la mísera cantidad que se cobra por pitar un partido a cambio de recibir presiones constantes, en el mejor de los casos, cuando no directamente ser insultado con demasiada frecuencia y, más raramente, sufrir algo como lo de la semana pasada.

¿Hay solución?


No estoy seguro. Cosas se pueden hacer, pero seguramente no son medidas muy populares ni tengo claro que todas sean viables. Algunas ideas:

  • Sanciones sin piedad. Ante este tipo de casos castigar a saco. Máxima multa, expulsión de club y pabellones, etc. Pero no sólo por agredir, cortar también los insultos.
  • Aislamiento desde dentro. Que los otros padres le aislen, que dejen de sentarse al lado, de dirigirle la palabra y, por supuesto, de reírle las gracias. Ya que no se puede pedir a otros padres la heroicidad de plantarle cara directamente, quizá sí al menos se le puede dar la espalda.
  • Reglamentar sanciones desde club. Que todo este tipo de cosas estén reglamentadas por escrito dentro del propio club. Del tipo: "A quien se sorprenda insultando a árbitros, rivales, etc. se le sancionará con la prohibición de que tanto él como su hijo/a pisen el pabellón en x semanas". Sí, la sanción afectaría al niño/a, pues no hay nada más eficazmente persuasivo como algo así de drástico, pues se supone que hasta los energúmenos quieren con locura a sus hijos/as y están dispuestos a lo que sea por ellos. Pues qué mejor que comportarse adecuadamente para evitarle que sufran un castigo de este tipo.
  • Formar. Tanto en cuestiones pseudopsicológicas como en conocimiento del juego y sus reglas, pues no hay nada como conocer lo que se tiene entre manos para respetarlo.
  • Terapia con silbato y prevención. Un segundo paso en esa formación puede ser que todos los padres, al igual que jugadores, entrenadores, etc. pasen por el silbato en mayor o menor grado.
Esta última idea me parece quizá de las más eficaces. Debería ser poco menos que obligatorio que los padres (y demás personas del entorno) se tuvieran que involucrar de algún modo en el arbitraje. Algo tan sencillo como formarse un poco en reglas y aprovechar las pretemporadas y otros periodos en los que se necesita arbitraje (incluso en los partidillos de entrenamiento) para vivir la complicada experiencia de pitar, algo que no es nada fácil, como compruebo cada vez que me toca pitar algún amistoso a algún equipo de mi club.

En el caso de los padres energúmenos, los que ya tienen antecedentes (ya sea en sentido estricto legal o dicho coloquialmente) creo que algo así, que les obligue a ellos a pitar, sí podría ser una sanción ejemplarizante, del tipo de las que suele impartir el juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, a veces peculiares, pero siempre llenas de humanidad y vocación de ayudar al joven proyecto de delincuente habitual. Unos cuantos partidos pitados, sufriendo el estrés propio de la complejidad del arbitraje y, porqué no, un poco de su propia medicina de mano de otros espectadores (reales o siquiera "figurantes" para la ocasión) sería mano de santo. Estoy profundamente convencido.

Quién sabe, lo mismo de una "terapia" de este tipo desaparecería algún energúmeno de la circulación y hasta, quiero ser optimista, saldría algún nuevo árbitro, por no hablar del beneficio directo hacia el/la hijo/a del energúmeno reinsertado.

Es decir, que aplicando esa idea, perfectamente podríamos decir de forma expresa que la temporada que viene va a pitar su padre.


24 may. 2017

Nueva etapa basketmaníaca

Después de más de dos años sin escribir en este blog vuelvo. Vuelvo con la intención de iniciar una nueva etapa. No sé si aún le interesará a alguien lo que yo pueda tener que contar. En realidad no sé si alguna vez interesó a alguien.

Dejé de escribir aquí porque no tenía tiempo para escribir con la frecuencia que me gustaría, no por falta de inquitudes o reflexiones. Muchas pendientes.

Inicio a su vez en mi vida un periodo de reflexión en lo relacionado con el baloncesto, que no sé dónde me llevará. Me dijo una vez un buen amigo baloncestista que las decisiones sobre futuro en baloncesto nunca hay que tomarlas en caliente, recién terminada la temporada, pues no se piensa con el reposo y perspectivas necesarias. Esperaré, por tanto, unas semanas antes de saber qué quiero hacer con mi vida baloncestística, aunque cierto es que hace meses que el contexto de este mundillo me invita a tomar un camino en concreto. Ya veremos.

Aprovecharé al menos el parón de final de temporada para ir comentando por aquí inquietudes. Me temo que eso me generará más "amigos" de los que ya tengo, pues me cuesta ser diplomático al hablar de ciertos temas, y mucho más aún mentir directamente respecto de lo que pienso. Por eso, a veces, además de la falta de tiempo durante este periodo de silencio no dejaba de ser una comodidad para mí el estar calladito. Veremos si soy capaz de contener mi teclado viperino.

Se presentan temas interesantes que no sé por donde empezar a meter mano en las próximas entradas: futuro del UCAM Murcia ACB, el ascenso de Myrtia a LEB Plata, el recurrente tema de si está bien, mal o medipensionista el hacer zonas por debajo de cadetes, detalles tácticos de las grandes ligas, nuestro ya clásico Curso Internacional de Alto Rendimiento en Baloncesto, alguna cuestión personal mía (que para eso es mi blog personal), las tropelías de verano de la FEB con los ascensos, descensos y otros tejemanejes y rumores veraniegos, etc.

Myrtia a LEB Plata

De momento, como primera reflexión breve de urgencia, creo que toca como mínimo felicitar al Myrtia de Quini García por su ascenso a LEB Plata. Creo que desde la extinta LEB Bronce en la que estuvieron Archena y Molina no ha habido presencia murciana en ligas LEB, y nada en absoluto nunca en LEB Plata. Es, por tanto, un momento histórico, o poco menos, para el baloncesto murciano. Falta saber si el club ejercerá sus derechos deportivos para salir en la categoría.

En paralelo es importante saber también si Cehegín (Begastri) ejercerá su derecho en EBA tras el ascenso logrado hace unos días, y si UCAM Murcia y UPCT mantendrán sus opciones, pues de todo ello creo que puede depender las posibilidades de plantillas de cada club. Una configuración con un ACB, un LEB Plata y tres EBA sería digna de estudiarse en términos de posibilidades de nutrir de jugadores esos equipos, pues ahora mismo no tengo claro que estén saliendo jóvenes suficientes de calidad para, ACB aparte, nutrir estas ligas semiprofesionales, pues hablamos de unos 45 jugadores semiprofesionales.

Puede que el factor LEB Plata pudiera ser un atractor de jugadores murcianos dispersos por ahí y que de jugadores como Adrian Méndez (Lucentum-LEB Plata), José A. Marco y Carlos Toledo (Cáceres-LEB Oro) o Juan Toledo (Utrera-EBA) pudiera volver alguno de ellos. En cualquier caso, 45 jugadores semiprofesionales se me antoja muchos más de los que, juntando los que van saliendo a senior desde nuestras canteras y los veteranos con nivel para jugar en esas categorías hay disponbiles en la Región. No tengo claro que salir en EBA  a base de jugadores foráneos, por cuestiones de presupuesto y de lo que es la razón de ser de un equipo, tuviera mucho sustento (quizá PLATA podría verse otro matiz en el enfoque). Tal vez dos equipos EBA y uno Plata parece más equilibrado. En cualquier caso, me alegra que haya un equipo en ese terreno intermedio de la LEB Plata. Si además estuviera vinculado de algún modo con el ACB (sea propiedad de UCAM o de quien fuere) ya sería la leche, pero tal como están las cosas me temo que los intereses de unos y otros están enfrentados.

Ya se verá por dónde sale todo en unas semanas.

Yo les dejo (arriba) una foto de un partido de este año, con mi Infantil Femenino Emblems Jairis que capta un momento en el que está claro que me sentía muy bien. Justo hace unas horas me sentía bastante peor, también en relación al baloncesto y ese equipo. Pero eso, eso es otra historia.


27 oct. 2014

El mejor homenaje a Abós se lo dieron Pascual y Ponsarnau en la pista

Todo en torno a la muerte de José Luis Abós ha sido muy emotivo. Fue profesor mío en el CES 2010, aunque apenas pudimos compartir con él una conferencia en aquellas dos semanas. Posteriormente, el pasado verano, estuvimos haciendo gestiones (vía Felipe Coello) para intentar que viniera al Curso Internacional de Alto Rendimiento que hacíamos en el mes de julio, pero le fue imposible venir por tener esos días un compriso en EEUU. Muy pocos días después se le detectó el cáncer que lo mató.

Uno se queda vacío cuando ve una cosa de esas y piensa en lo injusta que es la vida a veces. Dentro del dolor reconforta ver detalles como el que hemos visto este fin de semana. Todas las competiciones FEB guardaron un minuto de silencio en su honor y, además, mi actual club, CB Jairis, acordó que todos sus equipos de formación lo hicieran también. El detalle que más me ha emocionado lo han protagonizado dos grandes entrenadores, Jaume Ponsarnau y Xavi Pascual, haciendo el que me parece a mí que puede ser el mayor homenaje que un entrenador puede rendir a un compañero de los banquillos: haciendo propia alguna de sus enseñanzas.

En este caso en cuestión ambos entrenadores acordaron iniciar el partido realizando ambos equipos la misma jugada (salida "zipper" más bloqueo "flare"). Y así lo hicieron. Los de Xavi Pascual jugaron el balón hacia el lado del flare y lograron canasta en ese 2c2 entre pívot y alero, mientras que los de Ponsarnau no lograron anotar jugando el balón hacia el lado del corte del base.

Inicio en zipper, o cremallera

Continuación con flare para 2c2 entre 2 y 4 o pase a 1


No es extraño que los entrenadores se copien entre sí jugadas o ideas, ni se considera algo negativo. Al contrario, y en muchas ocasiones se suele honrar al autor de la jugada marcándola con un nombre que haga referencia a esa autoría, normalmente llamándola como el nombre del equipo entrenado por éste. Así, no es extraño que en alguna pista podamos oir marcar jugadas como "Estu", "Málaga" o similar.



En definitiva, me ha parecido un gesto de lo más bonito que se puede tener con alguien de quien todo lo que había oído hablar como persona había sido positivo, y desde mucho antes de tener la enfermedad que lo mató, pues ya como técnico estaba claro que era de los grandes.

Les dejo con el video del inicio de partido.


13 sept. 2014

Scott Roth no puede entrenar en ACB. Orenga, e incluso yo, sí podríamos

Ayer me quedé ojiplático con la noticia que señalaba que la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto (AEEB) se niega a aceptar que Scott Roth pueda entrenar en la ACB alegando que su valía no está suficientemente demostrada... al menos documentalmente en base a los párametros de la AEEB. Que esta noticia me llegue precisamente ahora, después del gran batacazo de la Selección Española ante Francia con Orenga al frente (digo al frente por decir algo) me daría risa si no fuera porque en Sevilla no les hace gracia ninguna. Bueno, en realidad me dió un pequeño ataque de risa hasta que me puse en la piel de los gestores del Baloncesto Sevilla y entonces la risa se mudó en enfado.

Al parecer el problema tiene su origen en el convenio colectivo firmado entre la AEEB y la ACB, según el cual para entrenar en ACB hay que tener el título de entrenador nacional (o Nivel III, o título de Entrenador Superior de Baloncesto que es como se llama ahora) o bien estar en alguna de las excepciones que refleja el convenio, que al parecer, según leo en Solobasket.com, son:  "haber ejercido como primer entrenador en la ACB, haber sido primer entrenador de una selección absoluta (Senior) entre las ocho primeras de unos Juegos Olímpicos/Mundial/Eurobasket, haber sido primer entrenador en algún equipo campeón de competiciones europeas de clubs, entrenar durante dos de las cinco últimas temporadas en Euroliga o Eurocup, ser primer entrenador de un equipo NBA o finalista en la NCAA, sin estar inactivo en estos dos últimos casos durante las últimas cinco temporadas". En resumen, o te has sacado el NIII (cosa que hasta yo he sacado. Orenga también), o eres una eminencia mundial y además tu CV se ajusta a unos parámetros concretos en esa línea.

Scott Roth no tiene el NIII pero sí, afirma José Luis Galilea, Director Deportivo de Baloncesto Sevilla, "tiene la máxima titulación como entrenador que otorga la FIBA, que lógicamente está por encima de la Federación Española. Entendemos que ese requisito, además de una carrera de nueve años como ayudante en la NBA (Mavericks, Grizzlies, Warrios, Raptors y Pistons), medalla de plata con la selección de Turquía, medalla de bronce y plata como primer entrenador como seleccionador de la República Dominicana". Eso además de haber sido jugador hace años tanto de Baskonia como de Lliria.

Entiendo que tal vez Baloncesto Sevilla debería haber consultado con la AEEB si Roth entraría en los casos aceptados, pero también entiendo que consideraran que huelga hacer esa consulta toda vez que en las fechas en las que contrataron a Roth Orenga se disponía a hacerse cargo de la Selección Española y el subconsciente, quieras que no, te obliga a hacer una comparación mental involuntaria, en la línea de que si ves a alguien con el poco recorrido de CV de Orenga llevando al mejor equipo posible en la historia de España, ni se te pasa por la cabeza cuestionarte si es que acaso hace falta mirar algo respecto de Roth.

Es cuando menos rocambolesca la situación. La norma entiendo que tiene por objetivo aparente el impedir que cualquier gualtrapa se haga cargo de un equipo ACB, pero en la práctica Audie Norris, quien hizo el Curso de Entrenador Superior hace apenas unas semanas (que ahora mismo no deja de ser un novato en estas lides por más que pueda llegar a ser un crack también como entrenador) podría ser primer entrenador de Baloncesto Sevilla, Orenga podría ser entrenador de Baloncesto Sevilla. ¡¡¡Demonios!!! ¡¡Hasta yo podría ser entrenador de Baloncesto Sevilla!!. Y creo que la lógica deja claro que yo no puedo ser entrenador de Baloncesto Sevilla pese a lo muy orgulloso que me siento de mi diploma de Entrenador Superior de Baloncesto ¿O no?.

Ahora me dirán eso de que las normas están para cumplirlas. Sí, vale de acuerdo. Yo también digo, sin negar que haya que cumplir las normas, que éstas deberían tener una lógica o al menos una flexibilidad (no cabe en cabeza humana, insisto, que en lo que a la normativa se refiere yo sí pueda entrenar ACB y Roth no). Eso por no hablar de los casos en los que cuando a la ACB o la FEB ha convenido bien que se ha violentado esa norma o, como mínimo, bordeado de forma poco disimulada. Me vienen a la cabeza, en relación con la vinculación Selección Nacional, FEB y ACB, y la imposibilidad de compaginar selección FEB y equipo ACB, los casos de Scariolo, Aíto, Ponarnau o, sin ir más lejos, este año con Sito Alonso.

Creo que en realidad, diga lo que diga la normativa, todo esto debería tener un poco de lógica. Baste terminar, como idea resumen de todo esto, que no habría mayor disparate en el mundo del baloncesto el que la AEEB no le pusiera al Baloncesto Sevilla obstáculo alguno para contratarme a mí como primer entrenador y sí que impida que contrate a Scott Roth ¿Estamos locos o qué?.


12 sept. 2014

La culpa no fue sólo de Orenga, también de quien lo puso ahí y quien lo pidió

Pasado el momento caliente de cebarse en lo fácil, en Orenga, toca repartir los palos con un poco más de justicia, pues no es de recibo que todas las críticas vayan a la punta del iceberg. Hay unos cuantos responsables más de la debacle del Mundial de España, todos ellos también responsables de los momentos de gloria que hemos vivido, ojo.

La cuestión es ¿Qué hace Orenga entrenando a la mejor selección española de todos los tiempos sin tener un mínimo de credenciales?. Esa es la pregunta que hay que responder. Y aclaro que aquí todos han sumado y todos han restado de algún modo. Me explico, y aviso que corro el riesgo de ser injusto en algún juicio por falta de datos. Pero esto es así, es un blog. Opinaré de igual modo.

Los jugadores. Son la mejor generación del baloncesto español sin ninguna duda, pero en parte por ello y por el engorde de ego que da los años en la élite también un grupo complicado de gestionar, por decirlo finamente y no decir que se han convertido en algo así como unos niñatos malcriados que se creen con derecho a decidir ellos en todo lo que afecta a la selección, lo que les convierte humanamente en un grupo imposible de "domar". Eso sí, cuando dicen de jugar hay que quitarse el sombrero. Los jugadores son, creo, los que poco menos que impusieron, expresa o tácitamente, que hubiera un entrenador fácil de manejar, que no les diera demasiados problemas a la hora de disciplina fuera y dentro de la pista.

Pepe Sáez. Instauró como punto clave del supuesto "método FEB" la idea de que el entrenador es prescindible, o algo así le hizo ver a los jugadores para engordarles el ego y hacerles ver que no se haría nada que ellos no quisieran hacer y lograr que cada verano no hubiera ninguno de los irmpotantes que se borrara, cosa que casi siempre consiguió, mientras que en otras selecciones las ausencias importantes eran el pan de cada día. Eso sí, tuvo que convencerles de que sus seguros y su comodidad costaba dinero, dinero que salía de las giras y compromisos publicitarios que convirtieron las preparaciones en un poco circo. Eso sí, hubo dinero para toda la cohorte que rodeaba a la maquinaria de la selección y para tirar con pólvora de rey en algunos aspectos.

Orenga. Hasta él mismo sabe que no está cualificado para ir a un mundial al frente de la mejor selección española de todos los tiempos. Él y toda España, vamos. Al menos en lo que a la cuestión técnica se refiere. La razón principal, creo, para estar ahí viene del perfil que antes dije que "pedían" los jugadores, de un tipo que no fuera de ordendo y mando y les dejara hacer en todos los aspectos. ¿No había otro con ese perfil que además fuera buen entrenador?. Pues no sé, pero sí me parece que las veces anteriores que contaron con un entrenador de "perfil alto" la cosa estuvo complicada en cuanto a gestión e incluso hubo reuniones para reubicar roles o estrategias. Tal vez contaba con que los jugadores eran tan buenos que ellos mismos encontrarían la forma de salir de los apuros si es que estos llegaban. Y en la preparación e inicio del campeonato ya se vieron varios conatos y cierca incapacidad para alterar el rumbo inicial, o "falta de cintura" en la dirección, aunque siempre los brotes de calidad sacaban los partidos adelante con bastante solvencia.  Luego los jugadores olvidados, las palizas de minutajes que se llevaron los jugadores importantes, etc. aunque eso ya está más que analizado por mucha gente.

Luego llegó la preparación del partido de Francia (o su ausencia). Los franceses no estaban dispuestos a volver a perder, o al menos no de la misma manera que en el primer partido frente a España, así que prepararon el partido concienzudamente, dispuestos a parar los principales peligros de los españoles (la recepción en el poste alto de un Gasol tras pick&roll por ejemplo) y atacar donde más dolía (la falta de tiro exterior de Ricky, los problemas con los treses al poste bajo...) y buscar sorprender desde el lado débil con puerta atrás o bloqueos ciegos, así como aplicar su superioridad física para ir al rebote de ataque como si les fuera la vida en ello, exactamente igual de intensos que a saltar al 2c1 en la defensa del pick&roll.

Muy buenas armas las esgrimidas por Collet, aunque tal vez deberían haber sido insuficientes en circunstancias normales. Es decir, frente a un equipo español que también se hubiera preparado el partido y que a los 5 minutos de ver por dónde le hacía daño Francia (sobre todo en la defensa del pick&roll) debería haber reaccionado haciendo ajustes, activando un plan B o moviendo el banquillo en busca de otras armas. Pero pasó lo que es normal que pase en un caso así. El entrenador se cagó, como posiblemente nos hubiera pasado a otros en su situación concreta, y no supo qué hacer, y no hizo nada, nada más que seguir el guión previamente escrito, y poco menos que hacer los cambios que llevaba escritos en la libreta (literal o metafórica) y meterse en un final de partido jugando a lo mismo que al principio, con la salvedad de meterle balones a Pau como buenamente pudieran y que él jugara 1c1 como buenamente pudiera, en el que había que remontar desde la defensa pero con los 5 jugadores en pista fundidos por el minutaje del partido, y el acumulado sin tener porqué durante los partidos anteriores.

Me falta el papel del staff técnico ayudante. Parece, según dicen, cosa que me gustaría confirmar, que Sito se fue durante los días previos al partido de Francia a Bilbao a entrenar a su equipo, que los Gasol se fueron, los dos, a ver al recién nacido hijo de Marc, que en el entrenamiento voluntario del día anterior del partido apareció un jugador o dos. Sí está demostrado que Orenga vino a decir que no esperaba gran cambio de juego de Francia en este segundo partido, lo que hace que todo lo demás encaje en la teoría de que se menospreció a Francia, y los franceses nos dieron una buena lección.

En definitiva, es obvio que Orenga no tenía cualificación técnica para estar ahí, pero díganme vds. qué entrenador que estuviera libre, porque está claro que los que entrenen ACB no pueden estar en la lista, habría sido capaz de pilotar la nave correctamente en lo técnico y lograr no tener que echar a dos o tres de la concentración o que los jugadores lo echaran a él.

Todos los implicados la cagaron. Pero ojo, todos sumaron en algo importante.

Pese a ese papel de indomables fuera de la pista, está claro que no sería para nada justo si no fuéramos más que agradecidos por esos años de fantástico baloncesto que nos han dado. Una cosa no quita la otra. Y veremos si alguna vez tenemos un grupo así de bueno.

¡¡¡Muchas gracias chicos!!!

30 jun. 2014

Todo preparado para la 4ª edición del Curso Internacional de Alto Rendimiento en Baloncesto

Ya está en marcha la 4ª edición del Curso Internacional de Alto Rendimiento en Baloncesto que organiza la Universidad de Murcia en San Javier (Murcia) los próximos días 18, 19 y 20 de julio de 2014. 

Este curso reúne en la localidad costera a los principales representantes de las distintas vertientes del baloncesto, tanto entrenadores ACB como de formación, de iniciación, baloncesto femenino, preparadores físicos, entrenadores ayudantes, especialistas en el tiro o en la planificación de equipos de formación.

La edición de este año contará con los siguientes entrenadores y conferencias:
- Pedro Martínez, quien repite presencia tras su buena acogida en la pasada edición: Posiciones defensivas básicas
- Curro Segura: Construcción de un sistema de ataque para categorías inferiores
- Chus Mateo: La defensa de cambios
- Maurizio Mondoni (experto FIBA en Minibasket): De juego con pelota al deporte minibasket
- José Ignacio Hernández (Rivas Ecópolis. Campeón 2013/14 de Liga Femenina): La defensa de cambios y ajustes
- José María Margall (Ex jugador internacional):  Biomecánica del tiro y su tecnificación
- Gonzalo Rodríguez (Entrenador ayudante Rio Natura Mombus ACB):  El entrenador ayudante: filosofía, rol y funciones / El tiro para generar y usar los espacios
- Javier Muñoz (Director de Cantera del UCAM Murcia ACB): Etapas del aprendizaje en el baloncesto de formación
- Juan Trapero (Preparador físico del Real Madrid):  Sesión práctica de fuerza y carrera en cancha con pocos medios / Sesión Práctica de entrenamiento de velocidad en baloncesto
- Dentro del clínic AMEBA (integrado en el curso) participarán Felipe Coello y Quini García: Ataque y defensa del pick&roll

Toda la información actualizada y detallada se puede encontrar en la página: http://alto-rendimiento-baloncesto.blogspot.com.es/

Uno de los atractivos de este curso es la variedad temática y perfiles de sus conferenciantes, algunos de los cuales nos aclaran y adelantan algunas de las ideas que desarrollarán durante el curso. Así, Maurizio Mondoni, uno de los mayores especialistas mundiales en minibasket, señala la importancia del rol de educador en el baloncesto con niños, más allá del entrenador, cuando recomienda a los entrenadores algo tan fundamental como que “cuando llegues a la cancha, recuerda que es necesario entrar con una enorme sonrisa… los niños necesitan ver al menos una. En algunos casos tu sonrisa será la única que vean, porque quizá en casa los padres sonrían poco”, idea sobre la que abunda al incidir en el objetivo principal del buen entrenador de minibasket, pues para él éste “no es aquél que gana más partidos, sino aquél que ayuda a los niños a crecer como futuros ciudadanos de bien", afirma Mondoni.

El Director de Cantera del UCAM CB Murcia, quien en su charla hablará de las etapas en la formación de un jugador, considera que “No tiene sentido hacer cualquier cosa para ganar un partido de cantera”, pues hay entrenadores que en busca del objetivo inmediato de ganar partidos olvidan la formación a largo plazo del jugador y se saltan etapas importantes. “Yo no creo que valga todo”, afirma Muñoz, “Creo que no existen dogmas de fe en el proceso de formación, pero sí creo en el sentido común y en la coherencia en el trabajo. El entrenador/a es el referente del grupo y no debe perder de vista valores como la justicia, el compañerismo, solidaridad…”. Este trabajo de formación tiene un alto componente vocacional, añade Muñoz, y aunque “es habitual escuchar que los mejores entrenadores deben estar en categorías inferiores, es igualmente  sabido que no es donde mejor remunerada está ésta labor, con lo que la componente vocacional es indispensable”, sostiene.

José María Margall, además de uno de los legendarios jugadores que conquistaron la épica medalla de plata de la Olimpiada de Los Ángeles 1984 y excepcional tirador, hoy en día es uno de los más reputados profesores de técnica de tiro de Europa. En su charla explicará cómo mejorar la mecánica de tiro de los jugadores de baloncesto.  El ‘Matraco’ nos explica porqué a él le gusta trabajar la mejora del tiro no antes de los 14-15 años de edad, ya que el tiro "es una cuestión de fuerza. En muchos casos hasta los 15 años no se tiene fuerza suficiente en las piernas y brazos para realizar correctamente el lanzamiento desde cierta distancia”. Con esta idea, el ex jugador internacional nos da la clave de la diferencia en la enseñanza de este recurso básico en niños y adultos, pues “cuando aún no se está físicamente desarrollado el punto de carga (lugar desde el que se coloca el balón para el lanzamiento) tiene que ser diferente, y ha de colocarse más abajo en los niños (algo que suele pasar también con chicas) que en los mayores. Eso sí, el resto de elementos del tiro se han de trabajar correctamente para lograr un buen tiro: las paradas, coordinar, estirarse, acompañar con la mano izquierda…”, puntualiza.

Gonzalo Rodríguez, además de contar con experiencia como entrenador en tierras murcianas en Archena y el CB Murcia, actualmente es entrenador ayudante del Rio Natura Mombus de ACB y contará su visión sobre el rol del entrenador ayudante, si bien ya nos anticipa que “el entrenador jefe, para lo bueno y para lo malo, es el responsable último de las tareas que se desarrollan en un equipo. El ayudante debe meterse siempre en la piel del primer entrenador, y hacer lo que cree que le gustaría que le hicieran a él. La empatía es una cualidad básica a la hora de realizar la función de ayudante. Es fundamental conocer bien al jefe”, sostiene.

El preparador físico del Real Madrid, Juan Trapero, hablará por un lado del trabajo específico de velocidad, algo fundamental en el juego de su equipo, y también aportará ideas para mejorar el trabajo físico de los jugadores de clubes modestos que no pueden permitirse el lujo de contar con un preparador físico o dedicar sesiones específicas a este trabajo.  Además, Trapero nos desmitifica un poco la teoría de la planificación del trabajo físico a largo plazo en equipos de élite pues, nos explica, “las planificaciones tradicionales solo son útiles cuando se conoce por anticipado las fechas de competición, los viajes, importancia de la clasificación en un momento determinado, continuidad de jugadores y técnicos, etc... La realidad, hace que esto solo se pueda cumplir en equipos con calendario cerrado y con un partido por semana. En los casos de equipos que compiten dos veces por semana durante 10 meses y jugándose continuamente la clasificación para siguientes fases, estaríamos hablando de planificación semanal, o a lo sumo mensual. Los condicionantes son tantos y tan amplios, que prever cómo estarán físicamente de recuperados los que juegan más o menos minutos, los viajes, calendario,...es muy difícil”, aclara Trapero.

Esta es ya la cuarta edición de este curso, por el que han pasado más de trescientos alumnos en las pasadas ediciones, además de, entre otros conferenciantes de primer nivel en sus respectivas especialidades, entrenadores que suman varios miles de partidos de experiencia en ACB (Pedro Martínez, Salva Maldonado, Jaume Ponsarnau, Manolo Hussein, Alfred Julbe, Felipe Coello, Luis Guil…),  lo que convierte este curso en cita obligada para los entrenadores y aficionados que deseen formarse en un ambiente relajado junto al mar.

Precio del curso: 80 € (precio reducido de 60 € para alumnos de la Universidad de Murcia, Federados FBRM o Asociados AMEBA)
Dirigido a: Entrenadores de baloncesto y aficionados en general
Información de matrícula y programa detallado: http://www.um.es/unimar/ficha-curso.php?estado=X&cc=51228
Créditos: El curso cuenta con 1 crédito ECTS – CRAU para alumnos de la Universidad de Murcia